Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De puente en Cádiz: 72 horas para exprimir su verano más cool

Vanitatis Vanitatis 11/08/2016 Juanjo Madrigal

Cádiz puede ser muchas cosas. Flamenca, chirigotera, marinera, camaronera. Pero si hay un apelativo del que nunca se podrá desligar es el de ser conocida como ‘La Habana chica’. Antaño fue la puerta de salida al Nuevo Mundo y la obra civil de la capital cubana resultó ser una réplica a gran escala. Una fotocopia arquitectónica de su casco antiguo que hermanó a ambas ciudades para siempre. Desde su catedral pasando por el barrio de la Viña con sus coloridas fachadas hasta llegar al malecón. Donde rompenlas mismas olas del mismo océano (el Atlántico) que baña a ambas urbes.

Pasear por sus calles supone recorrer milenios de historia. Está considerada como la ciudad más antigua de Europa Occidental con más de 3.000 años. Fenicios o romanos vieron en ella todo un enclave estratégico. Una Cádiz vigía. La que aún conserva en su casco antiguo decenas de esculturales torres desde donde los oriundos divisaban cuándo y cómo llegaban los barcos mercantes.

Torres de terraza, de garita o de sillón desde donde es posible ver esa amalgama de azoteas y patios interiores asimétricos. Desde las que observar sus playas y su puerto para bajar, tocar tierra y recorrer una urbe de aceras con líneas de colores que recuerdan al visitante qué civilizaciones pasaron por allí. Para dejar su impronta y trazar una Cádiz donde coexisten tradición y modernidad. La ciudad donde florecen los locales más 'cool' para convivir con otros de corte tradicional. Una mezcolanza que Vanitatis repasa en una ruta de imprescindibles. De locales con encanto. ¡Todo a babor!

1. Multibar Arsenio Manila. El paseo marítimo de la playa de la Victoria alberga un pequeño templo gastronómico de paredes blancas, maderas decapadas y decoración a medio camino entre los detalles étnicos y marineros. Un lugar donde es posible disfrutar de la cocina tradicional gaditana con un giro. ¿Su producto? Fresco y de la zona. Entre sus imprescindibles están las lágrimas de atún de la almadraba con mayonesa de soja o sus chocos fritos con alioli de tinta.

El Arsenio Manila Multibar está situado en el Paseo Marítimo número 12 (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis El Arsenio Manila Multibar está situado en el Paseo Marítimo número 12 (Cortesía)

2. Café Royalty. Pinturas al fresco, lámparas de araña, grandes espejos o molduras revestidas con pan de oro. Así es, en esencia, uno de los lugares con más encanto de la capital gaditana. Este gran café de estilo romántico se inauguró en 1912. Con el devenir de la Guerra Civil, el local cayó en desuso y pasó a ser un almacén. Estuvo olvidado durante más de siete décadas hasta que, en 2008, la familia Serna Martín lo adquiere y contrata a un equipo de artistas y restauradores para devolverle su aspecto inicial. Hasta hoy.

El Café Royalty es uno de los pocos locales de estilo romántico que quedan en Andalucía (Café Royalty) © Proporcionado por Glamouratis El Café Royalty es uno de los pocos locales de estilo romántico que quedan en Andalucía (Café Royalty)

Está considerado comoel único café de este estilo decorativo conservado en toda Andalucía. Un lugar donde convergen materiales como el terciopelo, las maderas nobles, el mármol y el hierro. Un lugar donde es posible degustar un desayuno continental como los de antaño o de una merienda como las de ídem. En este paraíso para nostálgicos, situado en la plaza de la Candelaria, sirven un 'brunch' apto para quienes busquen aires cosmopolitas en esta ciudad.

3. Restaurante El Faro.Más de medio siglo de tradición gastronómica basta para convertir a este rincón del barrio de la Viña en uno de los lugares de culto de la ciudad. En concreto, en la calle San Félix número 15. Disponen de dos zonas donde degustar algunos de sus célebres platos: su restaurante y su barra. El salmorejo con atún de la almadraba, el cazón en adobo o sus tortillas de camarones son solo tres de sus 'hits' gastronómicos.

4. De Otero. Aires decorativos con colores propios del (mar) Mediterráneo para un restaurante situado frente al océano al Atlántico. Un 'balcón' con vistas a la playa de la Victoria en donde la madera, los blancos y los azules añil dan personalidad y color a este rincón de la avenida de Amílcar Barca número 37. ¿Su oferta gastronómica? Hunde sus raíces en la comida tradicional gaditana dándole un giro a la elaboración y presentación de platos donde el pescado es su protagonista. Su caballa marinada sobre un tartar de tomates o su hamburguesa de dorada con pan de algas son solo dos formas de atreverse con esta revisión de la cocina la zona. 

De Otero Bar & Restaurante (Facebook) © Proporcionado por Glamouratis De Otero Bar & Restaurante (Facebook)

5. Attariat. Calidad y diseño de producto son dos de las pautas que rigen esta pequeña tienda de cosméticos inaugurada hace menos de un año en la calle Gabriel Matute número 4. Aunque su dueña, Alicia Ibáñez, asegura a Vanitatis que no es un local con productos 100% orgánicos y naturales, la mayoría de las marcas que ofertan no contienen ingredientes tóxicos. 

Imagen del interior de Attariat, en calle Gabriel Matute número 4 (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Imagen del interior de Attariat, en calle Gabriel Matute número 4 (Cortesía)

Entre su amplia gama de productos 'beauty' se encuentran marcas extranjeras como S5 Skincare, Evolve, Natural Empathy o Nailberry. Ibáñez confirma que triunfan entre sus clientes (también disponen detienda 'online') aquellos que se emulsionan con agua y que son capaces de convertirse en leches limpiadoras o cremas. Mascarillas para revitalizar la piel, sérums con ácido hialurónico o protectores solares con espíritu 'bio' son solo tres de las grandes categorías de 'pócimas' más demandadas de esta meca de la cosmética bio gaditana. Cuidarse en verano también tiene premio. 

6. La Colonial Alameda Cóctel Bar. La fusión de su mobiliario de aires 'Art déco' con piezas eclécticas y contemporáneas se convierten en el santo y seña de esta novísima coctelería situada en el número 20 de la calle Buenos Aires. Es posible disfrutar de su variada carta de combinados tanto en su pequeño local de interior –coronado por un fresco que emula a un reloj– como en su terraza ubicada en el paseo de la Alameda de Apodaca. 

Imagen del interior y exterior de La Colonial Alameda cóctel bar (Facebook) © Proporcionado por Glamouratis Imagen del interior y exterior de La Colonial Alameda cóctel bar (Facebook)

Sus vistas a la localidad de Rota son solo una nota de color más a una localización cuajada de especies vegetales exóticas y una agradable fuente que harán las delicias del visitante. Disfrutar de este rincón con un daiquiri de fresa se convierte en un placer solo apto para los días de vacaciones.  

7. Balandro Restaurante. El balcón a la bahía de Cádiz encuentra en el número 22 de la Alameda de Apodaca otro de los locales más frecuentados de la ciudad. Un lugar donde el culto a las tapas deviene en un concepto innovador: la fusión de la cocina de la zona con otras como la italiana. Aquí es posible dar con bocados tan singulares como un secreto ibérico con frutos secos o con una ensaladilla de pulpo a la gallega.

8. Pancracio. Fue Cádiz la ciudad elegida por Pedro Álvarez para levantar un imperio con aires propios de 'Charlie y la fábrica de chocolate', la célebre película de Tim Burton. Los amantes de este dulce encontrarán en este local (situado en la céntrica calle José del Toro, 2) infinidad de productos: desde tabletas hasta bombones cuyo 'packaging' preciosista se convertirá en el mejor 'souvenir' para quien la visite.

9. La Vaca Atada. Cercano al lugar donde atracan cargueros y cruceros se levanta esta panadería y pastelería de aires rústicos, pero con sabores propios de Argentina. Su dueño, un porteño afincado en Cádiz, elabora con maestría los celebérrimos alfajores con dulce de leche o chocolate además de su amplia oferta panadera. No faltan sus panes de centeno, multicereal o rústico que hacen las delicias de su vecindario.

Interior del mostrador y la zona de cafetería de La Vaca Atada, en calle Nueva (Instagram) © Proporcionado por Glamouratis Interior del mostrador y la zona de cafetería de La Vaca Atada, en calle Nueva (Instagram)

10. Sopranis. Paredes de colores tenues que se mezclan con otras que devienen en pizarra. Así es, a grandes rasgos, la última fonda de esta ruta por los lugares con más encanto de la capital gaditana. Este local está incluido en algunas de las guías gastronómicas más punteras del país. ¿El motivo? Su amplia variedad de platos elaborados con productos frescos y de temporada. Imprescindible su vieira templada con tallarines de calabacín, alga wakame y miso blanco que, aunque con reminiscencias gallegas, es un plato de todo el Atlántico.

El restaurante está situado en la calle Sopranis número 5 © Proporcionado por Glamouratis El restaurante está situado en la calle Sopranis número 5

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon