Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De ruta por Salamanca: qué hacer, qué comer y qué visitar en la última ciudad 'cool'

Vanitatis Vanitatis 18/02/2016 Juanjo Madrigal

La cuna literaria de la picaresca despierta en clave vanguardista. Salamanca, una urbe que presume de tener dos catedrales en una, se reinventa. La considerada, según Miguel de Cervantes, como 'madre de las ciencias' posee, además, la tercera universidad más antigua de Europa; una arquitectura muy singular gracias a la utilización de la piedra de Villamayor (localidad vecina) en todas sus edificaciones y goza de la posesión del título de ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Estas y otras razones han llevado a la capital del Tormes a erigirse como un destino atractivo. Casi 1.100.000 turistas visitaron la ciudad en 2014. Una cifra récord que ha llevado a más de uno a patear sus calles para encontrar la rana, el astronauta o para disfrutar de la Nochevieja universitaria con la churrigueresca Plaza Mayor como telón de fondo. Además de las tradicionales rutas turísticas que ofrece la urbe –tapeo por la calle Van Dyck y churros con chocolate en el Novelty mediante–, Salamanca invita a descubrir su cara B. Esa que entiende de lugares con encanto y aires ‘cool’. Aquí, el repaso. 

1. Céntrico y urbano. Moderno y elegante. Así es el apartahotel Salamanca Suite Studios que ofrece unos estudios elegantes (individuales o dobles) donde imperan el diseño y la decoración. Consta de 22 habitaciones equipadas con cocinas 'minimal' o agradables zonas de estar. Su especial ubicación –está a escasos metros de la Plaza Mayor de la ciudad– lo convierte en un lugar a tener en cuenta. 

Habitaciones cómodas y de diseño (Foto: Enrique Carrascal) © Proporcionado por Glamouratis Habitaciones cómodas y de diseño (Foto: Enrique Carrascal)

2. Una vivienda con encanto. Así es el Museo Art Nouveau y Art Déco Casa Lis. Toda una joya arquitectónica con dos caras: la de la pequeña fachada que da acceso al mismo (por la calle Gibraltar número 14) y la de sus impresionantes vidrieras con vistas al río Tormes.

Patio del Museo Casa Lis (Óscar J. González Hernández) © Proporcionado por Glamouratis Patio del Museo Casa Lis (Óscar J. González Hernández)

Este palacete, mandado construir por Miguel de Lis, se edificó sobre la muralla de la ciudad. Y el diseño propio de la arquitectura industrial de mediados del siglo XIX, en hierro y vidrio emplomado, fue obra del arquitecto Joaquín de Vargas. 

Una vivienda que en la actualidad continúa dando esplendor a la ciudad. Y todo gracias a que posee una de las mayores colecciones de objetos de vidrio, de muñecas o de criselefantinas cedida en 1995 por el anticuario Manuel Ramos. Una excusa más que perfecta para perderse por sus coloridas salas de suelos hidráulicos o para tomar un reconfortante té americano (con vistas) en la cafetería de esta singular casa-museo. Un lugar imperdible.

3. 'Rincón de lectura'. Su ubicación no podía ser otra: en el número 28 de la calle Libreros. Una vía oscura y angosta situada a escasos metros de la fachada de la Universidad de Salamanca. Es ahí donde se encuentra otro de los lugares con más encanto (y solera literaria) de la ciudad: la librería anticuaria La Galatea. 

Interior de la librería anticuaria La Galatea (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Interior de la librería anticuaria La Galatea (Cortesía)

Un rincón cervantino con 20 años de historia donde es posible dar con verdaderas joyas de la literatura universal. Colecciones completas de grandes clásicos en ediciones preciosistas y muy bien conservadas. Un espacio para quienes devoran libros y aman lo 'vintage' porque también tienen colecciones de cómics y vinilos. 

4. Papelería y atelier. Rollos de papel, marcapáginas, sobres, gomas de borrar… Todo el universo del material escolar y de oficina se encuentra en el número 13 de la salmantina calle Sierpes. Así es Atentamente, un local que mezcla el género más moderno colocado con mimo en los muebles más antiguos. Además, organizan talleres de encuadernación, de elaboración de postales 'pop-up' o de caligrafía, entre otros. Perderse durante un buen rato por este local compensa. Y mucho. 

5. Puro teatro. Una vivienda construida en 1.908 ha devenido en un centro cultural y laboratorio de artes escénicas. Así es La Malhablada: un lugar donde ofrecen representaciones de microteatro, microdanza, cuentacuentos o poesía en un enclave muy singular. Presumen de haber conservado la estética original y los muebles de una casa ubicada en la transitada calle Meléndez (frente a La Clerecía). 

La Malhablada conserva la estética y el mobiliario originales de esta casa de principios del siglo XX (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis La Malhablada conserva la estética y el mobiliario originales de esta casa de principios del siglo XX (Cortesía)

Representaciones teatrales para despedidas de solteros y solteras o exposiciones de dibujo y pintura son solo dos de los platos fuertes que se pueden degustar en este novísimo (y modernista) espacio. 

6. Una carta al biés. La Sastrería del Mercado se ha convertido en el último templo ‘gourmet’ de la otrora Helmántica. Un lugar con encanto ‘deco’ donde triunfan los colores arena, los blancos y los pizarra que combinan a la perfección con zonas revestidas en madera de roble. 

Imagen del restaurante de La Sastrería del Mercado (Facebook) © Proporcionado por Glamouratis Imagen del restaurante de La Sastrería del Mercado (Facebook)

Un rincón donde, además, se pueden catar buenos caldos y degustar algunos de los platos más característicos de la cocina charra. Porque la ensaladilla rusa con espuma de alioli no es solo una receta propia de 'MasterChef'. Cocina de Alta Costura. 

7. Donde arranca la noche. Ecléctico y descarado; su diseño no sigue un hilo conductor porque lo mezcla todo. Y ahí reside su encanto. Estas son tres de las características del Revolutum Hostel. Otro de los imperdibles de la ciudad en cuyo bar se preparan algunos de los 'gin-tonics' y cócteles más célebres de la ciudad. Su patio interior congrega a lo más granado (y canalla) de la capital salmantina. Muy recomendable. 

Imagen del interior del bar Tío Vivo (Facebook) © Proporcionado por Glamouratis Imagen del interior del bar Tío Vivo (Facebook)

8. Una feria de combinados. Revivir los años universitarios es posible en el café bar Tío Vivo. Un local con una fachada propia de un 'irish pub' cuyo interior esconde los célebres caballos de una atracción de feria suspendidos del techo. Pero que su estética 'kitsch' no te asuste porque ahí reside el encanto de este lugar situado en la calle Clavel número 3. 

Tomar una copa acompañada de un buen puñado de cacahuetes es más que un ritual. La banda sonora de la noche estudiantil se escribe aquí. Y si no, que se lo pregunten al cantante Pablo Alborán; quien también se ha subido a su pequeño escenario para ofrecer un concierto en acústico. 

9. El quirófano más 'hipster'. The Doctor se ha convertido en uno de los locales de referencia de la noche salmantina. Su barra ha devenido en quirófano improvisado cuyas intervenciones quirúrgicas entienden de grandes cócteles con y sin alcohol. La relación calidad-precio es inmejorable y su decoración, una de las más 'cool' de la noche charra gracias a su mobiliario de aires 'fifties' y a la pintura de sus paredes que imita a las salas de operaciones. Pasen y déjense aconsejar por su 'bartender'; su mejor cirujano. 

Imagen del interior de The Doctor, en calle del Doctor Piñuela, 5 (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Imagen del interior de The Doctor, en calle del Doctor Piñuela, 5 (Cortesía)

10. Arte en la calle. El barrio del Oeste salmantino despierta en clave artística. Y lo hace llenando fachadas y portones de garajes de coloristas grafitis que han convertido la zona en un nuevo reclamo turístico para la ciudad. 'Geishas', ninfas o leones son solo algunas de las notas 'arty' de una barriada que ha hecho de sus fachadas lienzos para ofrecer actividades culturales en una zona cercana al casco histórico. 

El barrio del Oeste salmantino despierta en clave 'arty' (Cortesía Zoes.es) © Proporcionado por Glamouratis El barrio del Oeste salmantino despierta en clave 'arty' (Cortesía Zoes.es)

11. La cultura como reclamo. La Salchichería, situada en la plaza del Oeste número 7, conserva todavía la estética por la que fue concebida en 1943: ser un despacho de ultramarinos. Ahora, su interior se abre a multitud de actividades: desde seminarios a exposiciones de arte, pasando por sesiones de microteatro. Suelos hidráulicos, azulejos y una mínima reforma han convertido a este local en uno de los mayores reclamos de la zona más de moda en la capital del Tormes. 

Imagen de la zona de bar de La Salchichería (Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Imagen de la zona de bar de La Salchichería (Cortesía)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon