Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De Salamanca a Teruel: cuatro hoteles-castillo donde dormir a cuerpo de rey

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 02/02/2017 Claudia del Águila

Los diferentes reinos que habitaron en nuestra geografía nos han dejadoimponentes castillosque, en muchos casos, se han reconvertido en no menos imponentes hoteles en los que puedes sentir el eco de otros tiempos con las comodidades de nuestra era. Lugares ideales para descansar, para hacer una escapadaromántica, para conocer una región y para estar a cuerpo de rey.

Lujo francés es el País Vasco

El Castillo de Arteaga(Gaztelubide Kalea, Zelaieta, Bizkaia) data del siglo XIII, pero desde entonces ha llovido mucho y ha habido muchas guerras que han provocado que fuera derruido y vuelto a construir en varias ocasiones. Su aspecto actual se lo debe a la emperatriz María Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III, que se encargó de darle un refinado aire francés que ha llegado hasta nuestros días. Alojarse en este hotel es emprender un viaje en el tiempo hasta la Francia imperial de finales del siglo XVIII. El establecimiento ha conservado la distribución original y ofrece siete habitaciones y seis suites. Almenas, muros de mampostería y una cuidada decoración se encargan de recordarnos épocas pretéritas.

El Castillo de Arteaga cuenta con siete habitaciones y siete suites (Castillo de Arteaga) © Proporcionado por Glamouratis El Castillo de Arteaga cuenta con siete habitaciones y siete suites (Castillo de Arteaga)

Eso sí, con wifi y con todas las aportaciones tecnológicas de los subsiguientes siglos. Cuenta con una cuidadísimabodega en la cual se pueden organizar eventos. El paisaje que rodea el castillo ayuda a olvidar todas las preocupaciones mundanas: se trata de la reserva de Urdaibai, declarada Reserva Natural de la Biosfera por la Unesco.

El castillo que quiso comprar Dalí

El Castell d’Empordà(La Bisbal, Girona) se convirtió en un objeto de deseo para el célebre pintor ampurdanés, quien en 1973 quiso regalarle esta bella construcción a su amada Gala. Su plan era comprar este castillo, que data de 1301, a cambio de su obra. Pero el propietario prefería dinero contante y sonante, por lo que el creador acabó regalándole a su musa el castillo de Púbol. La idea de convertir el enclave en un hotel surgió en 1999, después de que estuviera prácticamente abandonado durante 18 años. Albert Diks y Margo Vereijken fueron los fundadores del actual hotel-restaurante Castell d’Empordà. Albert, un holandés que viajaba a España con su familia, se sintió fascinado desde pequeño por los bellos castillos diseminados por la geografía catalana y finalmente, junto a su pareja, hizo realidad el sueño de ser dueño de uno de ellos.

El Castell d'Empordà con varios salones y restaurantes (Castell d'Empordà) © Proporcionado por Glamouratis El Castell d'Empordà con varios salones y restaurantes (Castell d'Empordà)

Este hotel ofrece cuatro habitaciones y dos suites. Cuenta, además, con el Drac Restaurant, en el que se pueden degustar platos clásicos reinterpretados, Tres Margarit, un divertido bar con espectaculares vistas, y el Salón Napoleón y Terraza, en el que se pueden preparar encuentros especiales, ya sean profesionales o familiares.

Una escapada romántica

¿Has soñado alguna vez en darte un baño acompañado de flores y champán? Si tus fantasías no son tan elaboradas, pero ya tienes la miel en los labios, existe un rincón donde hacerlas realidad: elCastillo del Buen Amor(Villanueva de Cañedo, Salamanca). Y aún hay más. Si lo deseas, puedes contratar los servicios royal, que incluyen detalles como la atención de un mayordomo, una terraza privada y desayuno en la habitación.

Un laberinto francés o los viñedos que lo rodean son algunos de los encantos de este castillo salmantino (Castillo del Buen Amor) © Proporcionado por Glamouratis Un laberinto francés o los viñedos que lo rodean son algunos de los encantos de este castillo salmantino (Castillo del Buen Amor)

Cuenta con 45 habitaciones, todas diferentes y con tarifas variadas para todos los bolsillos. Impresionan sus majestuosos salones y su biblioteca. Pero, seguramente, lo que le acaba de otorgar ese toque entre romántico y chic es el entorno. El laberinto francés y los viñedos propiedad del hotel acaban de hacer la estancia inolvidable. Esta fortaleza militar palaciega fue reconvertida en hotel en 2003 y desde entonces es, por derecho propio, una de las mecas del turismo rural con más encanto.

Desconexión total

El Relais & Chateaux hotel boutique La Torre del Visco(Matarraña, Teruel) está considerado como uno de los mejores alojamientos por algunas prestigiosas revistas. Y no les faltan razones. Este hotel, inaugurado como tal en 1995, cuenta con 16 habitaciones y ninguna es igual a otra. La elegante mezcla de estilos, entre los que destaca el aire modernista y las vistas al precioso jardín, les otorga un aire único. Y, aunque cuentan con todas las comodidades imaginables, hay una excepción: ninguna tiene televisión. Y es que aquí se viene a desconectar del mundanal ruido.

La Torre del Visco destaca por su decoración modernista en un enclave singular (La Torre del Visco) © Proporcionado por Glamouratis La Torre del Visco destaca por su decoración modernista en un enclave singular (La Torre del Visco)

Para aquellos que busquen disfrutar de la lectura o de una buena tertulia, La Torre del Viso cuenta con tres preciosos salones con chimenea y una biblioteca con 2.000 libros, en la que también se puede escuchar música o echar una partida con alguno de sus juegos de mesa. Y también se puede pasear por las 90 hectáreas que rodean la finca y en la que se puede encontrar un huerto con olivos, almendros y campos de cebada.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon