Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Decálogo para elegir (bien) tus zapatillas de 'running'

Vanitatis Vanitatis 16/11/2016 Inés Alonso
© Externa

Si quieres correr como una gacela,además de estar en buena forma, conviene que busques la horma de tu zapato. ¿Eres un principiante oya estás entrenadopero en tus planes no entra competir? Pues entonces no es necesario que te dejes el sueldo en un diseño personalizado (esto ya cuando seas 'pro'), pero sí que compres las zapatillas según tus necesidades.

Para saber cómo adquirir esta 'herramienta de trabajo', Vanitatis se ha puesto en contacto con Natalia Bermúdez de Castro, entrenadora de ‘running’ y triatlón enPersonal Running, y Víctor Alfaro Santafé, podólogo deportivo experto en biomecánica y director general de Podoactiva, y siéntete como la Cenicienta al final del cuento.

1. Conoce tu pisada. Haz el ejercicio de acercarte a un circuito y centrar tu vista en los pies de los corredores. ¿A que no todos tienen la misma técnica? Pues eso, antes de nada observa cómo pones tú los pies. “Este es el primer paso, realizarse un estudio de la pisada. Lo ofrecen en algunas tiendas, pero nosotros recomendamos que sean especialistas en podología deportiva los que realicen el análisis. A través de este estudio podremos determinar qué tipo de pisada tenemos,cómo realizamos el apoyo, la entrada y la salida del pie. Descubriremos si apoyamos más con la punta, con el talón o con alguno de los laterales del pie, además de comprobar si nuestra pisada es supinadora (terminamos el impulso del pie apoyando sobre el dedo meñique), pronadora (apoyando sobre el dedo gordo) o neutra (realizamos un apoyo central). En función de estas variables podremos buscar un tipo de zapatilla u otro”, explica la experta.

2. Chequea tu estado de forma. ¿Te sobra algún kilo? No pasa nada,el 'running' te ayudará a perderlo, siempre y cuando te calces adecuadamente. “Por lo general se recomiendan zapatillas bastante amortiguadas para personas con sobrepeso con debilidad articular (para disminuir el impacto lo máximo posible) y para personas que talonan realizando un apoyo de talón (para evitar lesiones en la columna)”, añade.

No te preocupes. Con el 'running' perderás esos kilos de más... si te calzas correctamente © Proporcionado por Glamouratis No te preocupes. Con el 'running' perderás esos kilos de más... si te calzas correctamente

3. Explora el terreno. Saber con qué se va a encontrar uno en el camino no es una cuestión baladí. Como apunta Bermúdez de Castro, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, “en función del pavimento por el que vayamos a rodar, escogeremos zapatillas con mayor amortiguación y suela más lisa para correr por terreno llano y duro (asfalto), o con una amortiguación menor, pero mayor rugosidad y agarre de la suela, cuando corramos por terreno montañoso, irregular y más blando”.

4. Mide la distancia. No es lo mismo hacerse todos los días 100 metros lisos que 5K. Tenlo en cuenta. “Para rodajes largos se recomiendan zapatillas más amortiguadas y ajustadas. Y para cortos o intensos y competición se emplean las llamadas 'ligeras', con un peso extremadamente bajo y poca amortiguación”, señala Bermúdez de Castro.

5. Ni grandes ni pequeñas. El podólogo Víctor Alfaro Santafé nos da la clave: “Lo ideal es que sobre un dedo entre el final de los dedos del pie y el final de la zapatilla. Cuando llevamos un rato corriendo, el pie se dilata y ese aumento de tamaño puede ocasionarnos problemas si no lo hemos tenido en cuenta. Y también conviene fijarse en el ancho. Mi consejo es probar diferentes modelos hasta encontrar nuestro ancho ideal”.

6. Aprende qué es la 'altura de pala'. Si quieres correr, no te puede sonar a chino: es la altura que tiene la zapatilla en la zona de los dedos. Según explica Alfaro, “hay corredores que pueden tener algunas deformidades, como juanetes o dedos en garra, y que precisen una altura de pala mayor para evitar lesiones por rozamiento y fricción en esas zonas. Además, tenemos que entender que nuestros dedos no se quedan paralelos al suelo cuando corremos, sino que se dorsiflexionan (se doblan hacia arriba). Esto es normal y se conoce como el mecanismo de Windlass, necesario entre otras cosas para facilitar el despegue”.

Es fundamental que aprendas qué es la altura de pala y la altura de drop (Nike) © Proporcionado por Glamouratis Es fundamental que aprendas qué es la altura de pala y la altura de drop (Nike)

7 y la 'altura de drop'. Traducimos: el drop de la zapatilla es la diferencia de altura de la suela entre la zona del talón y la zona de los dedos. “No es aconsejable realizar un cambio brusco de la altura de drop, ya que si pasamos de llevar, por ejemplo, 10 mm de drop a 2 mm de forma abrupta es muy posible que comencemos a tener sobrecargas musculares, tanto en la planta del pie como en la polea muscular posterior de la pierna (tendón de Aquiles, gemelos, sóleo, etc). En caso de bajar de drop siempre debe hacerse de una forma progresiva y con una pauta correcta de estiramientos”, dice el director general de Podoactiva.

8. Lo importante está en el interior. Alfaro recuerda que nuestros pies son únicos, pero las zapatillas se fabrican de forma genérica. Por eso, “en muchos casos es muy necesario que un podólogo deportivo 'personalice' nuestra pisada realizando un correcto estudio biomecánico y una plantilla a medida que compense o corrija posibles defectos”.

9. ¿Experto o aficionado? Como comenta este especialista, “no es lo mismo tener una técnica de carrera depurada que no tenerla. Un corredor con mejor técnica puede correr con zapatillas menos amortiguadas y drop más bajo”.

10. No caigas en la tentación… de comprar las últimas ‘sneakers’ de moda. Al menos no para hacer ‘running’. “Nunca hay que adquirir una zapatilla porque la lleve un deportista famoso. Nuestros pies y nuestra pisada posiblemente no tengan nada que ver con los suyos y es muy posible que tengamos más posibilidades de sufrir una lesión a causa de una mala elección. Tampoco debemos de usar una zapatilla que esté diseñada para un uso (por ejemplo para correr en asfalto) o para un uso distinto (por ejemplo, correr en montaña).Y, desde luego, no hay que correr con un modelo que no esté destinado para este propósito. Ahora es muy frecuente que marcas de moda disfracen de deportivos a determinados calzados, pero no hay que llevarse a engaño”, advierte Alfaro.

MÁS EN MSN:

Una dieta para definir tus músculos

Quema calorías por un tubo

PATROCINADO:

Cómprate una Xbox por menos de 100 € 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon