Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Depilación púbica: tendencias para esta temporada (y cómo llevarlas a buen puerto)

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 07/12/2016 Claudia del Águila

Es habitual hablar de las tendencias de peluquería (que si ahora se lleva la melena 'midi', que si las mechas californianas son historia…); sin embargo, hay un tipo de 'peinado' del que no charlamos tan abiertamente: el de las zonas más íntimas. No existen revistas en las que puedas consultar los más favorecedores y tampoco es un tema que abordes alegremente mientras te tomas una infusión con una amiga. Pero eso no quiere decir que no nos interese. En verano nos soltamos más a hablar de ello, pues con la excusa del bikini sale a colación de forma más fluida. Pero cuando llega el frío, está claro que el 'look' púbico depende de la imagen que queramos dar en la intimidad. Así que aquí y ahora vamos a romper con los tabúes y vamos a hablar del tema sin ambages.  

Cómo hacerlo

© Externa

Esta es la pregunta más típica y dependerá de lo segura que estés y de tu umbral de dolor. Si has encontrado tu 'look' ideal y estás segurísima de que de aquí un tiempo no te arrepentirás, lo mejor es optar por la depilación láser, pero tienes que saber que el vello de esta zona, al depender de las hormonas, es más resistente y puede que necesites más sesiones que para otras partes de tu anatomía. Si estás pensando en hacer un cambio radical para ver cómo te sientes, lo mejor es la cuchilla. Si no te acaba de gustar el resultado, ya crecerá. Emplea una espuma y, después de hacerlo, hidrata la piel para evitar molestias. La cera es una opción para las valientes, pues es un poco más dolorosa. Y a favor tiene que aunque no desaparece, el vello se va debilitando. Es recomendable, por ejemplo, si solo quieres hacer las ingles. Por último están las cremas depilatorias, no recomendadas si tienes la piel muy sensible o si buscas una forma muy específica (¡imagínate dibujar un corazón con la crema!) 

Ponerle puertas al bosque

Los 'looks' amatojados, tan en boga hace unas décadas, están perdiendo enteros. Más allá de los escollos que suponen para ciertas prácticas sexuales muy bien recibidas por las usuarias (léase sexo oral), también incentivan los olores y no son muy recomendables si tienes tendencia a padecer hongos. De todas formas, este 'outfit' es un clásico que cuenta con sus seguidoras y seguidores, siempre que se acote debidamente. Las ingles deben de estar bien depiladas (esas madreselvas enrolladas en la ropa interior son tan incómodas como poco sexis). De hecho, la braguita es la que marcará el recorte, tanto por los lados como por arriba. Tampoco estaría de más recortar un poco las puntas

Nada de nada de nada

La depilación total, también conocida como caribeña, es la preferida de las artistas porno, por lo que forma parte de nuestro imaginario sexual. ¿A favor? Se gana sensibilidad al tenerlo todo a flor de piel y aumenta la visibilidad como factor de excitación. ¿En contra? Requiere más cuidados y, sobre todo, se ha de saber hacer bien. Si optas por la cuchilla, tendrás que recortar el vello primero y ser muy cuidadosa. No te iría mal que te echaran una mano. Con la cera, deberás acudir a un centro que te garantice las medidas de higiene necesarias… y morder una bala. En ambos casos, deberás hidratar la zona después y evitar al uso de ropa muy ajustada. De todas formas, con el tiempo, tu piel se irá acostumbrando a la ausencia de pelos y las subsiguientes ocasiones no serán tan traumáticas. Si estás decidida a que este sea tu 'look' de por vida, lo mejor es optar por la depilación láser, pero tendrás que ir a un centro especializado, con profesionales cualificados, para evitar cualquier quemadura en una zona tan sensible. 

El triángulo de las bermudas

Siguiendo los consejos anteriores, el triángulo puede menguar. Es decir, se puede eliminar más vello de arriba y de los lados para que tenga el tamaño deseado. Este arreglo sigue la forma 'natural', pero se ve mucho más cuidado. Es como cuando has calculado todo lo que llevas puesto para parecer que es lo primero que has cogido del armario. Es perfecto para chicas que no quieran enfatizar la importancia que le dan a esa zona, pero que tampoco quieran que las pillen despeinadas. La longitud del triángulo dependerá de hacia dónde quieran decantar la balanza.

¡A bailar samba!

Y llegamos a las famosas ingles brasileñas, que heredan su nombre de la costumbre del país de llevar tangas y por tanto de poder mostrar una zona desmilitarizada de pelos. En general, queda una discreta línea vertical, cuyo grosor dependerá del gusto de la usuaria. Lo mejor es empezar con una no muy delgada, para ver cómo se siente una y después decidir si se quiere convertir en una escuálida I. Se han de exterminar, sobre todo para lucir un buen tanga, esos pelos que acechan por donde la espalda pierde su nombre. Para estos casos, es mejor que no optes por la cuchilla si no quieres pasarte todo el día pendiente de esa zona de tu cuerpo. Además, si lo haces tú misma, puedes cometer algún accidente que no cubre ningún seguro. La cera es más duradera aunque más dolorosa y si estás segura de que has encontrado tu 'look', opta por la depilación láser. 

Imaginación al poder

Los románticos corazones, las flechas que guían a visitantes pícaros o las pistas de aterrizaje (dos rayitas paralelas) entran ya en el ámbito de las fantasías de cada cual. Otra figura muy demandada también es la de la mariposa. Para que realmente quede bien y no acabes con un dibujo abstracto (para estos menesteres es mejor ser figurativo), lo mejor es que recurras a un servicio profesional en el que podrán plasmar con pericia tu fantasía. 

Para gustos, colores

Pongamos que quieres un cambio, pero que no implique depilación. Pues haz lo mismo que cuando no quieres cortarte la melena, pero te quieres ver diferente: cambia de color. Si realmente quieres llamar la atención, existen tintes rosas, verdes, rojos, azules… Pero debes buscar un producto diseñado para ese tipo de vello y para esa zona, que no cause irritaciones. Estos productos suelen durar unas cinco semanas. También puedes apostar por colores más naturales: rubios, castaños o cobrizos. Incluso por el típico negro. Estos tintes, por si no lo sospechabas ya, tienen un beneficio añadido: cubren las antiestéticas canas.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon