Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Destinos insólitos y hoteles sensoriales: todo lo que necesita saber el viajero de hoy

Vanitatis Vanitatis 29/01/2016 Ángeles Castillo

Los viajes del futuro que creímos odiseas en el espacio en naves marcianas han resultado ser planes de diseño ultramoderno vía móvil (nuestro teléfono inteligente) con todas las comodidades del mundo y con destino a lugares encantadoramente exóticos; eso no cambia. Amamos la tecnología, pero nos siguen volviendo locos las playas de las Maldivas y los paraísos de los mares del Sur. Continuaremos viajando en coche, en avión, en tren, pero nos alojaremos en hoteles cada vez más sensoriales.

Puede que soñemos con desconectar, pero, paradojas del mundo moderno, no podremos dejarnos el móvil por nada del mundo. 'Star Wars' y semejantes seguiremos viéndolas, de momento, en el cine. Esto es un manual para el viajero de hoy, el turista 3.0, que ya es el del futuro. Un decálogo elaborado con ayuda del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) y el recién celebrado FiturTech 2016.

1. Todo pasa en internet

Tirar de guía de viaje de papel queda para los nostálgicos y los más románticos de los trotamundos, que los hay (a docenas). La Red y las aplicaciones ponen en bandeja al turista digital todo lo que necesita: vuelos, hoteles, restaurantes... En el marco de FiturTech 2016 se ha dejado claro que el 80% de los llamados 'millenials' -generación fin de siglo- sostiene que su decisión de compra se basa en la información obtenida por internet y que un 78% busca la personalización de la experiencia. Las iniciativas en esta dirección no cesan. Una de las últimas es la de Native, una web de hoteles con encanto y turismo accesible que pondrá en marcha su motor de búsqueda Availroom el 1 de febrero.

Utilizaremos el móvil para ir a lugares exóticos como George Town, en Malasia (Foto: Lonely Planet) © Proporcionado por Glamouratis Utilizaremos el móvil para ir a lugares exóticos como George Town, en Malasia (Foto: Lonely Planet)

2. No sin mi móvil

Adaptarse a los viajes espontáneos (según Orbitz Travel, más del 70% de las reservas que se registran a última hora se hacen a través del móvil), lograr que el cliente llegue a un hotel y tenga todas las facilidades a un clic de su propio 'smartphone', adecuarse a su falta de paciencia y enriquecer el viaje con experiencias, son los retos de la industria de la hospitalidad. Así lo destacó el fundador de Smartvel, Íñigo Valenzuela, en FiturTech. 

3. Un viaje más barato y personalizado

Lo que se busca es un viaje más barato y también más personalizado, en palabras de Luis Hurtado de Mendoza, de la agencia de viajes Expedia. Y en el que todo, o casi, puede resolverse desde el móvil. Una aplicación creada por Cisco Systems, por ejemplo, permite realizar 'online' todos los trámites que requiere una visita al hotel -'check in', 'check out' o lo relativo al servicio de habitaciones-, pero también acceder a información personalizada sobre qué hacer en el destino, extraída del perfil del viajero elaborado a partir del 'big data'.

Habitación sensorial del Hotel del Futuro, creado por Emotion Experience y el ITH © Proporcionado por Glamouratis Habitación sensorial del Hotel del Futuro, creado por Emotion Experience y el ITH

4. Big data, palabras mágicas

Cuando cada aparato guarde la información precisa acerca de su dueño, todo podrá hacerse a su gusto, como si el hotel fuera su casa: desde prepararle la habitación de sus sueños a dejar su comida preferida en el minibar. Entonces se podrá hablar de viaje inteligente ('smart travel'), que tiene mucho que ver con las palabras clave del turismo 3.0: 'big data'. O sea, la acumulación de información sobre el cliente. No se trata, según fuentes de FiturTech, de “acumular datos sin ton ni son, sino de de averiguar cómo poner eso al servicio del viajero”. En eso está volcada esta industria.

5. Destinos insólitos

Inteligencia artificial, tecnología cognitiva y otras palabras de nuevo cuño aparte, los destinos que nos pondrán los dientes largos siguen siendo rincones del mundo aún por descubrir para el turismo de masas. Imágenes que nos despertarán -como tratará de hacer el marketing sensorial, que es lo último- todos los sentidos. Según el ranking de Lonely Planet, un clásico de las guías de viajes (desde los años setenta), Botsuana, Palau, Letonia, Groenlandia y Fiyi se encuentran entre los 10 mejores países para viajar en 2016. Kotor (Montenegro), Quito (Ecuador), George Town (Malasia) y Nashville (Estados Unidos), entre las ciudades. Y Transilvania (Rumanía), oeste de Islandia y Valle de Viñales (Cuba), entre las regiones.

La tecnología también nos acercará a la naturaleza. Impalas en Botsuana (Foto: Botsuana Turismo) © Proporcionado por Glamouratis La tecnología también nos acercará a la naturaleza. Impalas en Botsuana (Foto: Botsuana Turismo)

6. El viajero anuncio

Ya no tendrás que preguntarle sí o sí a tu amigo del alma ni al vecino del quinto qué tal le fue en Estambul y en qué hotel se alojó, ni mucho menos confiar en la publicidad pura y dura. Ha nacido una estrella: el 'adprosumer', que no es sino el viajero que genera contenido digital relacionado con su viaje y lo comparte. O sea, casi todos ya a estas alturas. El nuevo viajero es un consumidor activo y selectivo.

7. Más tecnificado y difícil de sorprender

Los procesos están automatizados y todo (o casi) sucede en una plataforma digital (por ejemplo, en Glamping Hub, dedicada a los alojamientos únicos en la naturaleza). Es lo que está pidiendo a gritos un “viajero móvil, cada vez más tecnificado y difícil de sorprender”, como se dijo en FiturTech. Y además “con altas expectativas, acostumbrado a una gratificación instantánea, con poca paciencia y con una pirámide de necesidades entre las que ya se incluyen la batería del móvil o el wifi gratis”, según Joakin Everstin, responsable de Innovación para Europa, Oriente Próximo y África (EMEA) de Sabre Travel Network.

8. Hoteles sensoriales

Nada de tecnología despersonalizada, fría y sin alma. El proyecto Emotion Experience ha conseguido que los hoteles sean sensoriales, a fuerza de pantallas inmersivas de realidad virtual y mucho led. Es el Hotel del Futuro, levantado en Fitur, junto al ITH y otras 15 entidades, para dar ejemplo. Tiene un pasillo infinito gracias a la luz, un spa con vistas a la naturaleza y con su olor y su sonido, y una ventana para asomarse a cualquier parte.

Así es el spa del Hotel del Futuro (con mayúsculas) que se hizo presente en Fitur © Proporcionado por Glamouratis Así es el spa del Hotel del Futuro (con mayúsculas) que se hizo presente en Fitur

9. Robots en aeropuertos, hoteles, cruceros...

Los robots ya están entre nosotros: en aeropuertos, hoteles, cruceros, y no necesariamente para sustituir a los empleados, sino para ayudarles. Watson es una 'querida' máquina de IBM capaz de entender a los seres humanos y tener una conversación con ellos, que promete ser el perfecto compañero de viaje. Y Skycanner, con su inteligencia artificial a cuestas, la tecnología de Amazon Echo y su sistema Alexa, aspira a eliminar la barrera que crea la pantalla e imponer el reconocimiento de voz para organizar los viajes, a fuerza de preguntas y respuestas.

El 'querido' Watson de IBM (por partida doble) © Proporcionado por Glamouratis El 'querido' Watson de IBM (por partida doble)

10. Agencias de viajes con visión de futuro

Ya existe la Sociedad Española de Agencias de Viajes con Realidad Virtual. Esto quiere decir que durante 2016 habrá agencias de viajes que pongan a disposición del viajero gafas de realidad virtual para que no tenga que imaginar, sino que vea con sus propios ojos, gracias a vídeos en 360º, cómo será su viaje, su hotel y su destino. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon