Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dientes bonitos: descubre qué alimentos son sus aliados y cuáles sus enemigos

Vanitatis Vanitatis 27/01/2016 Amor Sáez

Una buena higiene bucal es esencial para tener unos dientes sanos. Pero, más allá del cepillo, el hilo dental y la pasta dentífrica, también los alimentos que tomas pueden contribuir a embellecer o afear tu sonrisa. No es tan difícil: mira la lista de aliados y enemigos y comienza a cuidar tu mejor tarjeta de presentación: tus dientes

Los Aliados

Agua: ayuda a arrastrar y eliminar los restos de azúcar, bacterias y otras sustancias agresivas para la dentadura, apunta Marta Córdoba del Pozo, de la clínica dental Córdoba del Pozo (Madrid, tel. 911 59 35 00). Si no puedes lavarte los dientes después de las comidas, al menos enjuaga tu boca con agua, alrededor de 30 segundos antes de escupirla, para reducir la presencia de bacterias y los restos de comida. Enjuagarte con agua elimina cerca de un 30% de las bacterias de la boca, según estimaciones del University of Maryland Medical Center. 

Lácteos: “Por su alto contenido en calcio, fósforo y vitaminas A, B y D es esencial para tener unos huesos fuertes y, por lo tanto, una dentadura fuerte y sana. Además, contienen caseína, una proteína que actúa junto con el calcio, para favorecer la salud dental”, apunta la Dra. Córdoba del Pozo. Su consumo también evita la acumulación de sarro, ya que los lácteos actúan como una pasta de dientes natural.   

Manzanas, apio y zanahorias: también se les conoce como alimentos 'detergente' por su consistencia crujiente. Limpian la dentadura mientras las masticas y ayudan a evitar la acumulación de sarro, asegura la Dra. Córdoba del Pozo. 

Fresas: contienen xilitol, un polialcohol de probadas propiedades anticaries, y ácido málico y vitamina C, sustancias que contribuyen a blanquear los dientes. Además, el ácido málico estimula la producción de saliva y puede reducir las bacterias de la boca. No en vano es un ingrediente habitual de muchas pastas dentífricas. 

Verduras de hoja verde: el brócoli, la col rizada y las espinacas, por ejemplo, requieren mucha masticación, lo que estimula la secreción de saliva, rica en compuestos antibacterianos, según la Dra. Córdoba del Pozo. 

Chicles sin azúcar: el xilitol es el componente esencial de los chicles sin azúcar y, como hemos dicho antes, tiene probadas propiedades anticaries. “No es fermentable y, por tanto, no puede ser convertido en ácido por las bacterias de la boca; además, ayuda a restaurar el equilibrio adecuado de alcalinos-ácidos en la misma”, según la Dra. Córdoba del Pozo. Algo más: invierte los efectos destructivos del azúcar y si lo masticas después de una comida, contribuye a eliminar las bacterias acumuladas. 

Pintalabios: “Los labiales en tonos coral medio o rojo claro crean un efecto óptico de dientes más claros. Por el contrario, evita los tonos claros, ya que tienden a resaltar el color amarillento de la dentadura”, según la Dra. Córdoba del Pozo. 

Los Villanos

Cítricos y alimentos ácidos: los limones, las naranjas, los pomelos, las limas, los tomates, el vinagre en sí y los alimentos macerados en vinagre -pepinillos, ajos, cebollas, zanahorias- amarillean los dientes por su alto grado de acidez. “Pueden llegar a erosionar el esmalte y provocar que la dentina -la capa que se encuentra bajo el esmalte- quede más expuesta a los ácidos que ingerimos, lo que puede provocar un daño irreparable en nuestra dentadura”, asegura Pedro Ariño, de la clínica Ariño (Madrid, tel.914 01 20 79). Además, provocan caries y sensibilidad dental, añade la Dra. Córdoba del Pozo. Recomendación: después de consumir este tipo de alimentos deberías enjuagarte bien la boca y esperar al menos 30 minutos para cepillarte los dientes

Dulces, caramelos, refrescos y frutas deshidratadas: contienen mucho azúcar, que abastece a las bacterias bucales, con la consecuente segregación de ácidos dañinos para los dientes. “A medida que las bacterias se van alimentando de dichos azúcares, van liberando ácidos que provocan el deterioro y oscurecimiento de los dientes”, asegura el Dr. Ariño.

© Externa

Además, algunos caramelos y frutas deshidratadas son demasiado pegajosas o gomosas, se adhieren a la superficie dental mezclándose con las bacterias e incrementan la posibilidad de producir caries, según la Dra. Córdoba del Pozo. Recomendación: intenta apostar por las versiones 'light' y sin azúcar. Y lávate bien los dientes tras su consumo. 

Café, té y vino: estas bebidas contienen taninos -polifenoles ácidos- que, aunque pueden combatir la aparición de caries, por otro lado tiñen el esmalte dental, pueden provocar manchas y sequedad bucal, advierte la Dra. Córdoba del Pozo.

Además, alteran el equilibrio del pH de nuestra boca y las manchas grises que provocan en nuestra dentadura son más difíciles de eliminar que las amarillentas, advierte el Dr. Ariño. Recomendación: lavarse los dientes después de su consumo, porque en cuanto te lavas los dientes desaparecen los residuos de color. Y si añades leche a tus tazas de café y té, contrarrestarás algo los efectos. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon