Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 25% de lo que cocinamos en Navidad acaba en la basura

Victor @Solano 10/12/2015


Cada español genera al día 1kg de basura sin embargo del 15 de diciembre al 15 de enero esta cifra llega casi a duplicarse. Solo en la ciudad de Madrid se pasa de recoger 3.249 toneladas de R.S.U. (Residuos Sólidos Urbanos) a 5.500 toneladas en estas fechas; se registra igualmente un incremento del 50% en vidrio y del 35% en papel y cartón; lo que hace necesario duplicar los servicios de recogidas en este periodo. El 25% de lo que compramos y cocinamos en Navidades acaba directamente en la basura. De una bandeja de 12 langostinos, tiramos 3; una de cada 4 tabletas de turrón; media barra de pan de cada 2; Es decir, si somos 8 al sentarnos a la mesa es como si tiráramos entera la comida de dos de los comensales. Un sinsentido muy peligroso para el planeta y para nuestros bolsillos. (link a vídeo) 

Si quieres ponerle fin a este disparate mira estos consejos para aprender a no tirar comida.


Parece obvio que a nadie se le ocurriría llegar a casa del supermercado con 4 bolsas llenas de comida y tirar una de ellas directamente al cubo de la basura, sin embargo, parece que prácticamente eso es lo que hacemos los españoles en Navidad. Si este hecho lo extrapolamos al plano económico, resulta que 100 de 400 euros que gastamos en estas fechas los tiramos sin más a la basura. ¿Por qué nos ocurre esto precisamente en Navidad? Enloquecemos con cantidades obscenas de alimentos en comidas y cenas con las que tratamos de agasajar a toda la familia y montones de regalos en ocasiones absurdos con sus correspondientes cajas y envoltorios; parece que en Navidad el consumo se dispara de una manera desproporcionada y poco reflexiva y nos convertimos en perfectas máquinas de generar basura.


En realidad es posible conjugar las tradiciones navideñas con el respeto por el medio ambiente y la eficiencia económica del hogar. Es tan sencillo como aplicar las 4R’s del Consumidor Responsable: Reflexiona, Reduce, Reutiliza y Recicla. La Reflexión y la Reducción tratan de evitarnos los procesos de compra compulsiva y nos obligan a meditar acerca de la necesidad real de los productos que planeamos adquirir. Estudiar cuidadosamente la lista de la compra y organizar en casa los alimentos de manera que se consuman antes los de caducidad más próxima, nos ayudará a comprar menos y tirar menos. Es igualmente importante tener en cuenta el estado y requerimientos de conservación de los alimentos, comprarlos frescos y guardarlos de manera adecuada para conservar sus propiedades durante más tiempo.


La Reutilización y el Reciclaje de los productos que consumimos es un factor de gran relevancia en unas Navidades sostenibles. Regalos útiles, conjuntos y no materiales, como experiencias de ocio o cultura; aprovechar las sobras de comida para generar nuevos platos; reutilizar los envases para la conservación o almacenaje de otros productos; etc. Existen muchas maneras en las que el Consumidor Responsable puede colaborar para minimizar el impacto del consumo en el Medioambiente y en nuestros bolsillos. Lo que parece imposible en el siglo XXI es quedarse de brazos cruzados, así que podríamos añadir una R más a las 4R’s: “¡REACCIONA!”.


Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon