Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El bronceado ideal existe: alimentos 'top' para preparar la piel antes del sol

Vanitatis Vanitatis 06/08/2016 Amor Sáez

Llega el verano y el bronceadose convierte en una suerte de 'oscuro' objeto de deseo. Para todos, incluso para quienes miran de soslayo los tan consabidos efectos adversos. A saber: ponerse moreno es la reacción defensiva que genera el organismo tras el impacto de los rayos UV en el cuerpo, una reacción que consume las defensas naturales de los antioxidantes y que puede provocar quemaduras, envejecimiento prematuro –manchas, flacidez y arrugas– o cáncer de piel (melanoma). Para evitarlo no basta con un fotoprotector (salvo los de factor 50). Son necesarias otras prácticasen los días previos a las jornadas de exposición solar.

El objetivo es reforzar el sistema inmunológico y las defensas cutáneas, y esto se puede conseguir a través de la dieta, con la ingesta de alimentos con antioxidantes, betacarotenos, ácidos grasos esenciales o probióticos. Este cóctel presolar actúa como filtro solar natural, previene el envejecimiento prematuro, preserva la hidratación y la elasticidad, y también acelera y prolonga el bronceado. El fin último para los días de verano: lucir un bronceado de escándalo. Pero ¿qué se debe ingerir para preparar la piel antes del verano? Varios especialistas prescriben sus particulares 'recetas'. 

1. Betacarotenos y vitamina E 

© Externa

"La exposición solar consume la vitamina E de forma rápida, así que en verano no deben faltar en la dieta alimentos ricos en esta vitamina –aceite de girasol, de oliva, de germen de trigo, frutos secos o semillas oleaginosas– y en betacarotenos –como la zanahora, las espinacas, el repollo, remolacha roja, albaricoque o sandía–", aconseja Consol Rodríguez, formadora de alimentación viva y autora del libro'Raw Food Anti-Aging' (editorial Urano). Unas sustancias capaces de disminuir el enrojecimiento de la piel y de acelerar y prolongar el bronceado.   

2. Licopeno

Este caroteno se encuentra en vegetales yfrutas de color rojo como la sandía, los tomates, los pimientos rojos, las bayas de color rojo, la fresa, la cereza, el arándano, las zanahorias y las papayas, y en algunas salsas como la de tomate frito, tomate triturado y el kétchup. Cada vez existen más estudios que demuestran que es un reflector natural de los rayos UVA y UVB, ya que “protege las células bloqueando los radicales libres –causantes del envejecimiento y cáncer de piel– y aumenta las enzimas antioxidantes”, asegura Yolanda Andrés, experta en nutrición del Sha Wellness Clinic (Alicante, tel. 966 81 11 99). Por tanto, la ingesta de estos alimentos propicia un bronceado saludable.    

3. Luteína

La luteína es un pigmento que aporta color amarillo a los alimentos. Petenece a la familia de los carotenoides y está presente en productos como el brócoli, las espinacas, el maíz, la yema de huevo, el repollo, el berro, el perejil, la lechuga, el pimiento verde y amarillo, los arándanos, las grosellas negras, las ciruelas y las algas marinas. ¿Su efectos? “Protege la piel y los ojos de los efectos nocivos de los rayos del sol, funciona como un filtro solar natural y previene el envejecimiento prematuro”, según la citada experta en nutrición.  

4. Vitamina C

"Participa en la síntesis del colágeno, ese 'pegamento natural' que se encarga de mantener nuestros tejidos unidos, entre ellos las estructuras profundas de la piel. Promueve la turgencia, elasticidad y el brillo de la misma”, apunta Ata Pouramini, experto en quiropráctica y nutrición (Valencia, tel. 963 94 27 29). Por otra parte, es un antioxidante que evita la deshidratación y las quemaduras, según Yolanda Andrés. Algunos alimentos como el pimiento rojo, la acerola, el escaramujo, los cítricos –naranja, mandarinas, pomelos, limones, limas, kiwis–, y las crucíferas –coliflores, coles de Bruselas, berzas– contienen grandes cantidades de esta vitamina. Por lo que su consumo en las jornadas previas a las vacaciones está más que recomendado. 

5. Omega 3

“Son ácidos grasos esenciales que promueven la salud y juventud de la piel y el cabello. Fortalecen la inmunidad cutánea, protegen de los rayos solares y mantienen la hidratación y humedad necesarias”, según Yolanda Andrés. Está presente en el pescado azul –salmón, sardina, atún, caballa, arenque, anchoa y boquerón–; en legumbres como la soja negra, el tofu, el 'tempeh', la col rizada, los brotes de kale, las acelgas y el perejil; en algunas semillas, como la de chía, cáñamo y calabaza, y en aceites como el de linaza. 

6. Probióticos

“Son microorganismos destinados a mejorar la población de bacterias beneficiosas que se encuentran en el intestino. Mejoran y refuerzan el sistema inmunitario y así consiguen que nos defendamos mejor de la acción nociva de los rayos solares”, asegura Yolanda Andrés. Están presentes en los yogures frescos, kéfir, chucrut, miso, salsa de 'shoyu' y 'tempeh'. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon