Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El disparate hecho tendencia: del implante de pelo (en el pecho) a la camisa-calzoncillo

Vanitatis Vanitatis 28/06/2016 Marta Villalba
© Externa

Los hombres se cuidan cada vez más. Eso es un hecho, independientemente de la categoría en la que se les encasille: desde los metrosexuales, pasando por los übersexuales hasta llegar a los mismísimos 'yuccies'. Por eso demandan tratamientos de belleza tradicionalmente femeninos -manicuras, pedicuras o faciales- dirigidoa al público masculino. No solo eso: se ha llegado también a las extensiones capilares o incluso al tinte de pestañas o cejas que ofrecen centros como DeLujo Zone,3D Eyes o Lovely Lashes. 

Los trasplantes en el cuero cabelludo han llegado a la barba, al bigote, el pecho e incluso la zona púbica. El proceso es el mismo que en otras partes: se implanta pelo natural de uno mismo (normalmente de la nuca) con una técnica de microinjertos.Este fenómeno también ha llegado al campo de los masajes, donde sucede lo mismo: el clásico en la espalda está en auge y ahora se lleva practicarlos en el pene y en los testículos. Y no, no tiene final feliz. 

En realidad, el fin de estos masajes es terapéutico, ya que se aplican con el fin de combatir la disfunción eréctil. Se trata de estimular los genitales para activar la circulación sanguínea, el mismo efecto que consiguen los principales compuestos de Viagra o Cialis. Se aplica, con la ropa puesta, mediante una antigua técnica maya de masaje abdominal que garantiza el suministro de sangre a la próstata, lo que alivia su hinchazón, la eyaculación precoz, algunos problemas de impotencia y la necesidad de orinar con frecuencia, según explican en esta web. 

Calzoncillos de color carne

En lo que se refiere a la moda, en ropa interior extraña ver a un hombre con calzoncillos de color carne, pero existen. Los ha lanzado el extenista Björn Borg en una colección llamada 'Six shades of human'. Aunque también están disponibles para las mujeres, con este nombre ha buscado hacer referencia a las distintas tonalidades de la piel de las personas en función de su raza, siguiendo la escala Fitzpatrick (una especie de pantone de la tez humana creado por un reputado dermatólogo del mismo nombre en 1975).

La propuesta del extenista con esta marca es luchar contra la discriminación racial (Foto: Bjornborg.com) © Proporcionado por Glamouratis La propuesta del extenista con esta marca es luchar contra la discriminación racial (Foto: Bjornborg.com)

De esta forma, Borg ha querido luchar contra la discriminación racial, ya que el 84% de la población tiene un tono de piel distinto al clásico beis o 'nude' que todos conocemos en la ropa interior. Y aunque pensabas que ese beis era un color nada sexy, estabas muy equivocado, como puedes comprobaren las fotos de la web tomadas por el fotógrafo Joel Rhodin para la campaña.

La revolución ('underwear') francesa

Pero para prendas raras de hombre, esta que ni te imaginabas que podía existir: la 'calchemise', que, como te puedes imaginar, proviene de calzoncillo y camisa. Aunque tal vez encaje mejor como pijama o ropa interior (una especie de bodi femenino), lo cierto es que su creador, el joven ingeniero francés Simon Fréour, la ve también para llevar de día por la calle.

¿Será la 'calchemise' el nuevo hit estético del verano? © Proporcionado por Glamouratis ¿Será la 'calchemise' el nuevo hit estético del verano?

La inventó para evitar que se salga la camisa por encima del pantalón, de ahí que la recomiende para ir a trabajar debajo del traje. Pero también pretende que se imponga en verano sin nada más, como liviano mono de algodón. “La revolución está en marcha”, reza la web. Veremos si triunfa. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon