Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El maquillaje más loco: cuando el color llega a... tus cejas

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 14/08/2017 Vicky Vera

Me paso muchas horas, quizás demasiadas, haciendo 'scroll' en Instagram: no puedo evitarlo. Sigo muchas cuentas de belleza y me fascina la cantidad de tendencias que nacen y mueren en cuestión de semanas. Ahora, con el verano, está claro que se lleva el color pero existe una vertiente de usuarias que encuentra cualquier excusa para darle un giro y crear looks que jamás pensaría que me gustarían. Y uno de ellos son las cejas de colores.

A ver, desde los 14 años que me di a escondidas mi primer baño de color (un tono morado que apenas se notaba sobre mi pelo castaño oscuro) siempre he sido de esas que se aburren de su tono de pelo cada pocos meses. Así que ya podéis imaginar mi alegría al ver no solo las redes sociales, sino también la calle de mujeres con el pelo de colores. Ya sea en tonos pastel o neón, en mechas o degradados o melenas enteras decoloradas y teñidas, yo misma he caído en ello (sin ninguna dificultad y muy feliz de haberlo hecho) y ya estoy planeando mi próxima coloración a lo My Little Pony. Aún así, cuando vi las cejas de colores por primera vez pensé: "Hasta aquí hemos llegado". Y repito, pensé –en pasado– porque de tanto verlo, me gusta cada vez más.

Se trata de enfatizar la mirada de una forma nueva, divertida y contundente. No hace falta que lleves el pelo de colores, es más, una melena coloreada podría hacer que unas cejas del mismo color pierdan su capacidad de impacto. Así que, vista y analizada la tendencia ,quise ponerla en práctica en mis propias carnes, el resultado me encantó y os animo a que lo probéis. Eso sí, teniendo en cuenta las siguientes pautas.

A juego con tu pelo

Ahora mismo, llevo el pelo gris por lo que cualquier tono podría haber quedado bien, pero como llevo algunos mechones más blancos, decidí probar con un tono azul con ese mismo matiz frío que el blanco. Con esto quiero decir que lo primero que debes hacer es analizar tu color de pelo y ver si responde a tonos fríos o cálidos. No caigas en la trampa de pensar que todos los rubios son fríos y los castaños cálidos porque te vas a llevar una sorpresa, así que examínalo a conciencia para no equivocarte con el tono.

Verde menta para unas cejas de color castaño. (Foto: Instagram) © Proporcionado por Glamouratis Verde menta para unas cejas de color castaño. (Foto: Instagram)

Que tus labios marquen el contraste

Yo ese día aposté por un tono mauve, ese color tan favorecedor entre rosa y morado, para darle un punto cálido al look. Intenta que sean tus labios los que marquen el contraste para que el efecto sea completo.

Deja los ojos en un segundo plano

No se trata de no maquillarlos, sino de limitar el maquillaje al mínimo: una sombra de ojos neutra para unificar el tono del párpado y unas capas de máscara de pestañas serán más que suficientes. También puedes hacer un delineado en forma de ojo de gata pero intenta que el trazo sea fino. Si recargas mucho el ojo con diferentes sombras de colores corres el riesgo de convertirte en una de esas obras del arte contemporáneo que nadie entiende.

La técnica

Utiliza la misma técnica que empleas cuando te arreglas las cejas, con la única excepción de utilizar un lápiz o una sombra del tono elegido en vez de en tonos marrones. Si optas por un lápiz, asegúrate de trabajar con la punta lo más fina posible y dibuja pequeñas líneas en forma de pelo, de abajo hacia arriba y del interior hacia el exterior. Si optas por una sombra de ojos, haz esto mismo utilizando un pincel biselado. Sea como sea, ten en cuenta que necesitarás mucho más pigmento que con un marrón normal, ya que tienes que tapar tu color de cejas original.

El truco está en dibujar pequeñas líneas en forma de pelo del interior al exterior. (Foto: Instagram) © Proporcionado por Glamouratis El truco está en dibujar pequeñas líneas en forma de pelo del interior al exterior. (Foto: Instagram)

Lo más importante de este look es que, si finalmente te atreves, que sepas que te van a mirar. Y mucho. Sobre todo en el metro. Puede que alguien te pregunte y todo, pero lo importante es que salgas feliz de casa y te pasees feliz por donde quiera que vayas. Que si quieres llevar las cejas de colores estás en tu derecho y la comunidad beauty de Instagram te apoya.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon