Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mejor 'road trip' del mundo está en la costa gaditana

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 29/03/2017 harpersbazaar.es

Si el tiempo lo permite, elegir descansar plácidamente en alguna de las playas vírgenes de la Costa de la Luz puede ser uno de los mejores planes de la próxima Semana Santa. Sin embargo, si solo dedicamos esos días a broncearnos y a estrenar bañador, nos estaríamos perdiendo la oportunidad de descubrir la auténtica esencia de los pueblos que conforman el paisaje marinero de una de las provincias más eclécticas de España.

De Sanlúcar de Barrameda a Sotogrande, 285 kilómetros de costa gaditana esperan a los viajeros que quieran hacer de este rincón toda una aventura al volante. Es precisamente en primavera cuando los pueblos de la zona rebosan belleza y autenticidad, libres aun de las aglomeraciones de turistas de cada verano y con muchísima vida en calles. Estas estrenan las primeras terrazas al tiempo que preparan procesiones y festejos, mucho más modestos que los de las grandes ciudades andaluzas.

Arrancamos el motor y nos ponemos en marcha para, sin necesidad de mapas, solo dejándonos llevar por el impactante paisaje costero, conocer la auténtica costa gaditana. Y lo haremos con 15 paradas en las que gastronomía, cultura y naturaleza se han aliado con la intención de dejarnos sin palabras.

Tomar una de las carreteras provinciales del lentiscal entre Tarifa y Zahara de los Atunes no solo es una buena idea por poder conocer la especial naturaleza del Campo de Gibraltar, entre lo Atlántico y lo Mediterráneo, sino también para acercarse al Conjunto Arqueológico Baelo Claudia, o lo que es lo mismo, al asentamiento romano de Bolonia, donde hace decenas de siglos preparaban el pescado que más tarde marcharía a Roma y al resto del Imperio. Como golosina, nada como tirarse por las gigantescas dunas. Por cierto, es la carreta CA-8202.

Tomar una de las carreteras provinciales del lentiscal entre Tarifa y Zahara de los Atunes no solo es una buena idea por poder conocer la especial naturaleza del Campo de Gibraltar, entre lo Atlántico y lo Mediterráneo, sino también para acercarse al Conjunto Arqueológico Baelo Claudia, o lo que es lo mismo, al asentamiento romano de Bolonia, donde hace decenas de siglos preparaban el pescado que más tarde marcharía a Roma y al resto del Imperio. Como golosina, nada como tirarse por las gigantescas dunas. Por cierto, es la carreta CA-8202.
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

Más en MSN:

-Vejer, la niña mimada del sur

-Vía verde, pueblos blancos

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon