Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Escapada de otoño: descubre la Serbia más verde, cálida y desconocida

Vanitatis Vanitatis 16/09/2016 Claudia del Águila
© Externa

Las vacaciones cada vez parecen más lejanas y sus efectos han ido languideciendo a golpe de trabajo y de rutina.Este es el momento ideal para hacer una escapada de fin de semana o aprovechar alguno de los puentes que se vislumbran en el horizonte laboral para planificaruna pequeña escapada que te recargue las pilas. Los billetes de avión han bajado de precio y los hoteles te tientan con ofertas mucho más asequibles que en pleno verano. Seguramente encontrarás muchas opciones: capitales europeasde eficacia probada o islas que arañan los últimos coletazos del verano para ofrecérselos a los viajeros rezagados. Pero si realmente buscas un destino original, poco conocido pero en el que podrás hacer todo lo que imagines, no lo dudes: el norte de Serbia es la opción para los 'connaisseurs' de pro. 

En concreto, al Parque Natural de Palić, muy cerca de Hungría. De hecho, buena parte de la población está compuesta por húngaros. Antes de que empieces a llenar la maleta de ropa térmica, debes saber que este oasis verde tiene cálidas temperaturas que lo han convertido en una pequeña joya del turismo. Se encuentra muy próximo a la ciudad de Subotica (a 10 kilómetros), una preciosa urbe salpicada de edificios 'art Nouveau'. Merece la pena visitarla. 

El centro del parque natural lo ocupa el lago, de unos cinco kilómetros de largo y de escasa profundidad. En 1840, con el descubrimiento de las propiedades de sus aguas y el barro, proliferaronlos balnearios. Algo que puso este rincón en el mapa. Se construyeron alrededor del lago elegantes edificios que se integran a la perfección en el paisaje natural. Uno de los primeros en edificarse, y de los más bellos, es la Torre del Agua, el Vodotoranj, que imita a un pavo real gracias a su arquitectura folklórica. Esta edificación preside la entrada al parque y a su lado encontramos la Gran Terraza. 

En este parque natural de 19 hectáreas es posible dar con arces, fresnos, olmos, encinas, acacias, tilos, castaños silvestres, álamos, pinos salgareños o cipreses de los pantanos. La zona cuenta con un zoológico y cuidados jardines botánicos barrocos que se inspiran en los ingleses. Dependiendo de la época en la que se visite, se puede disfrutar de la gama de dorados y ocres del otoño o del estallido de colores primaverales presidido por todo tipo de flores. El lago cuenta con innumerables islas, en las que anidan pájaros de todos los pelajes. La banda sonora de la estancia suelen ser los sonidos de garzas y gaviotas. Quienes busquen practicar'birding' encontrarán varios programas para la observación de aves e, incluso, fotos de safaris. 

Sin embargo, no solo de bellos edificios y de flora y fauna vivirá el turista que se acerque a estos lares. Lo más interesante de este lugar es, sin duda, el sinfín de ofertas que harán bastante difícil que el visitante se aburra. Sobre todo para aquellos que quieran aprovechar las minivacaciones para tonificar sus músculos.El parque ofrece carriles asfaltados para practicar del ciclismo y el 'running', así como minigolfy bolera. Y estando en un lago, no podía faltar la pesca deportiva. También se pueden disfrutar de excursiones a caballo o de partidos de vóley-playa. Porque esta es la otra sorpresa, sí, aquí hay playa... y muchos deportes acuáticos.

Tres son las que ofrece este enclave: Ženski štrand (la playa de mujeres), Muški štrand (la de hombres) o Peščana plaža (la de arena). Dependiendo de la climatología, serán ideales para una zambullida o para un inspirador paseo. Y en cualquiera de los casos, el visitante podrá practicar desde paseos en lancha o en catamarán, hasta practicar 'windsurf'. Los más aventureros podrán atreverse a sobrevolar el lago a lomos de un parapente.  

Y sí aún quieres más...

La naturaleza de Serbia en el Parque Nacional de Fruška Gora © Proporcionado por Glamouratis La naturaleza de Serbia en el Parque Nacional de Fruška Gora

Pongamos que dispones de unos cuantos días de asueto y quieres ver aún más. Estás en el lugar adecuado, pues esta zona esta plagada de lagos y preciosos parajes por descubrir. Al norte de Bačka, por ejemplo, te toparás con el arenal de Subotica, lleno de dunas, con bosques, estepas y pantanos que serpentean siguiendo el curso del río Kireš. 

También puedes acercarte a la reserva natural Selevenjske Pustare, con sus orgullosas praderas salvajes, que nunca fueron urbanizadas y en las que se pueden encontrar especies protegidas de orquídeas. 

Por último, también vale la pena que te adentres en la reserva natural Lago Ludaš, rodeado de estepas, en el que se pueden encontrar desde curiosas especies de libélulas y mariposas, hasta yacimientos arqueológicos pasando por iglesias y pueblecitos de gran encanto.

Más en MSN:

-El Drina y su puente otomano

-Los 10 destinos europeos de 2016

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon