Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Esta es la única escena que Robert Pattinson se ha negado a rodar en su vida

Logotipo de Glamour Glamour 05/08/2017 Glamour

Y ya te decimos que estamos ante uno de los 'No' más justificados de la historia.

Si creías que cuando Robert Pattinson rechazó interpretar a Christian Grey en la adaptación al cine de la trilogía 50 sombras porque “no quería ir al gimnasio” estaba loco, piénsalo otra vez. Para empezar,  él perdió los 15 millones de libras de sueldo que le ofrecían; pero a cambio la humanidad ganó a Jamie Dornan y digamos que todos contentos.

Así y todo habrá gente que se esté llevando las manos a la cabeza al conocer que alguien que protagonizó la saga Crepúsculo se pusiera tan quisquilloso rechazando una oportunidad así. Pero es probable que nadie piense lo mismo cuando conozcan otra de las cosas que Pattinson se negó a rodar en su última película: mantener una relación sexual con un perro.

Así se lo contó el propio actor al presentador Jimmy Kimmel cuando le invitó a su programa para promocionar Good Time, filme independiente que recibió muchos aplausos en el último festival de Cannes y que pronto llegará a todos los cines.

Una cinta en la que Pattinson interpreta a un joven dispuesto a hacer lo que sea para salvar la vida a su hermano de la que, por fortuna, se eliminó una escena NSFW que tenía muy preocupado al actor.

1 © Proporcionado por Glamour 1

“No sé si puedo decir esto, pero en esta película ocurren un montón de cosas que cruzan la línea de la realidad”, comenzó diciendo el actor antes de ser más específico. “Digamos que mi personaje, Connie, tiene cierta afinidad con los perros. De hecho cree que él ha sido un perro en una vida anterior y que gracias a eso puede controlar a estos animales”.

Esto nos lleva a que había una escena en la que un vendedor de drogas tenía que entrar en una habitación y se encontraba a Connie acostado al lado de un perro y masturbándolo. “Cuando lo rodamos el director me dijo que lo hiciera de verdad, que no fuera blando”, comentó entre risas Pattinson, que explicó que se negó rotundamente y al final decidieron que era mejor fingirlo con una prótesis.

“Al final no fue tan malo como suena, lo prometo. Pero cuando montamos la película decidimos que esa escena era mejor cortarla”, añadió el actor. “Aunque la podréis ver en los extras del DVD cuando salga”.

¿Lo mejor de todo? La respuesta Kimmel a esta estrambótica confesión. “Vaya, parece que Hollywood es un lugar fantástico. Si tenéis la oportunidad, mandad a vuestros hijos a estudiar a una escuela de cine”.

Puedes ver la entrevista con Pattinson aquí.

www.glamour.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon