Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Falsos mitos sobre la alimentación

AR AR 21/03/2016 Esperanza Jiménez
Mujer comiendo © AR Revista Mujer comiendo

Se acerca el calor y quien más y quién menos quiere quitarse ese par de kilos que ha disimulado bajo la ropa en invierno. Normalmente, como son pocos, no se recurre a un especialista y cada uno hace la dieta del vecino (error porque cada cuerpo es un mundo) o se deja llevar por los falsos mitos en la alimentación. Unos falsos mitos que desmiente la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB):

1.- Dejar de desayunar no adelgaza. Está demostrado que las personas que optan por saltarse el desayuno tienen más hambre en las siguientes horas del día, lo que les lleva a realizar peores elecciones alimenticias el resto de las comidas. Además, el cuerpo se defiende de ese ayuno tan prolongando activando enzimas o mecanismo de acumulación de grasa como si hubiera una alarma alimentaria.

2.- La leche no es para adultos. Falso. ​Tiene un contenido tan alto en vitaminas, calcio y proteínas que debe estar presente en cualquier dieta. Ya sea en forma de leche como tal o de productos lácteos. Si quieres reducir grasas siempre te queda la opción de tomarla desnatada.

3.- El pan no engorda. Ningún alimento engorda o adelgaza de por sí. Lo que engorda es ingerir más calorías de las que necesitamos. Y además el problema del pan es que suele acompañar de otros productos que también tienen muchas calorías como fiambres o salsas.

© Proporcionado por AR

4.- Los zumos detox nunca pueden sustituir todo el menú. Está muy bien ingerir zumos desintoxicantes o tomar una gran cantidad de verduras y frutas licuadas, pero según los expertos el cuerpo necesita otros nutrientes como las proteínas y los alimentos energizantes para su correcto funcionamiento.

5.- Las dietas hiperproteícas tienen efecto rebote. Tan de moda las dietas hiperproteícas prometen una pérdida rápida de peso, pero ponen en peligro la salud. Por un lado, la ausencia de hidratos puede provocar naúseas y por otro el consumo elevado de proteínas es el desencadenante muchas veces de problemas hepáticos, puede provocar ácido úrico y disminuir la capacidad de absorción de calcio del cuerpo. Pero, además, parece demostrado que tienen efecto rebote.

6.- La fruta es necesaria y no existe el momento ideal para tomarla. Si se toma antes de las comidas lo que provoca es una sensación de saciedad que te hace comer menos. También es saludable después, salvo en casos de personas que tengan problemas de estómago. Se cree que si se toma después fermenta en el estómago, pero no es cierto. El estómago no tiene compartimentos diferentes y se queda más arriba lo que comemos al final. No, se mezcla todo. Y lo único que es verdad es que quizá haya personas con problemas de digestión y para ellas lo más recomendable sea tomar la fruta entre horas.

© Proporcionado por AR

​7.- La tripa cervecera no existe. Existe una descompensación entre lo que comemos y lo que quemamos. Pero no sólo el bajo contenido calórico de la cerveza desmiente este mito. Varias investigaciones científicas han confirmado que la explicación para la obesidad abdominal hay que buscarla en cierta predisposición genética unido a una alimentación desequilibrada.

8.- La carne de cerdo es buena. Hemos pasado de venerar al cerdo como parte esencial de la dieta mediterránea a denostarlo como uno de los responsable directos del aumento del colesterol entre la población. Pero lo cierto es que contiene proteínas, y un alto volumen de nutrientes. Fósforo, zinc, hierro y vitaminas B1, B3, B6 y B12 son algunos de sus componentes y éstos ayudan al funcionamiento del sistema inmunitario, al desarrollo cognitivo de los niños o al normal funcionamiento del corazón entre otros muchos.

9.-Dormir poco ayuda a adelgazar. Mentira. ​El funcionamiento del organismo se basa en el equilibrio y una parte fundamental de esa mesura se corresponde a la relación existente entre sueño y alimentación. De ahí que dormir el número adecuado de horas es esencial en para el cuerpo​. Por contra, cualquier desarreglo nos incita a comer más.

10.- Prohibido el chocolate. Está demostrado que tomar una trocito de chocolate negro después de las comidas no sólo no engorda sino que nos produce satisfacción aunque hayamos comido poco.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AR

image beaconimage beaconimage beacon