Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fresca que te quiero fresca: 10 formas de acabar con la piel seca de una vez por todas

Vanitatis Vanitatis 11/02/2016 Vicky Vera
© Externa

Una de las necesidades de nuestra piel que debemos cubrir durante todo el año es la falta de hidratación, porque tanto con el frío como con el calor, nuestra piel tiende a perder agua; algo con consecuencias fatales sobre su belleza directa. Estar pendiente de este factor es una tarea que requiere atención diaria, pero no entres en pánico, porque tampoco se trata de establecer rutinas complicadas, ni mucho menos.

Bebe agua: El primer mandamiento de todos es el más efectivo. Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día ayuda al correcto funcionamiento de tu organismo y mantiene tu piel más hidratada, firme y elástica.

La ducha, mejor corta y con el agua no tan caliente: Vale, es invierno y no hay nada que apetezca más que quedarse disfrutando de ese chorro de agua caliente, pero no lo hagas. El agua caliente elimina nuestra barrera de protección natural, ya que acaba con el sebo natural que nuestro cuerpo produce. Así que, mejor agua templada.

Evita el jabón: Los jabones resecan la piel, así que cámbialos por texturas en gel con agentes hidratantes.

Utiliza loción hidratante corporal cada día: Nada más salir de la ducha, o incluso dentro de ella, gracias a los nuevos cosméticos concebidos para aplicar en la ducha, aplica cada día tu crema hidratante. Esta barrera de hidratación va a ser tu primer escudo frente a la deshidratación y te ayudará a mantener la piel suave y jugosa durante todo el día.

Exfolia tu piel de forma regular: Exfoliar la piel de forma regular ayuda a eliminar las células muertas y potencia el proceso de renovación celular, algo fundamental para mantener la salud natural de la piel.

Apuesta por las texturas mantecosas: Si necesitas un extra de hidratación, tu piel agradecerá que utilices mantecas hidratantes, incluso después de haber usado la loción corporal.

No te cierres a los aceites faciales: Siempre nos ha dado miedo utilizar texturas aceitosas sobre la piel, pero lo cierto es que funcionan de maravilla, sobre todo si tu piel es seca. Unas gotas bastan para suavizar la piel y reforzar la barrera de protección cutánea que evita la deshidratación. También puedes añadir un par de gotas a tu crema preferida para potenciar su poder hidratante.

Utiliza una mascarilla una vez a la semana: Las tienes en mil formatos distintos e incluso puedes hacerla tu misma en casa con lo que sueles tener en la nevera, así que no dejes de regalar un extra de hidratación a tu piel una vez a la semana.

No te saltes ni un día la protección solar: Hasta en los días más grises la radiación solar está ahí dañando tu piel, así que aplica siempre protector solar cada mañana antes de salir de casa.

Cuida lo que comes: Incluye en tu dieta las llamadas grasas buenas que se encuentran en los aguacates o el salmón. Estos ácidos grasos refuerzan la barrera natural de la piel ayudándote a no perder agua.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon