Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Friends, mon amour

ELLE ELLE 06/07/2016 Emma Dibdin

8. Rachel y Joey

joeyrachel © Proporcionado por Elle ES joeyrachel

Si algo aprendimos aquella vez en que Rachel puso carne en un postre tradicional inglés, es que cuando dos cosas buenas se unen no tienen por qué convertirse necesariamente en algo mejor. Nos encanta Rachel y también Joey, y sin embargo, su relación resultaba muy forzada ya desde el mismo momento en que Joey se da cuenta de que siente algo por ella. Su romance al menos nos dio una alegría al comprobar que, a pesar de ello, Ross estaba bien, pero nunca perdonaremos que se permitiera este desastre de relación y no la de Phoebe/Joey.

7. Ross y Emily

rossemily © Proporcionado por Elle ES rossemily

Pobre Emily. Su compromiso express con Ross estaba claramente condenado al fracaso desde el principio, aunque probablemente merecía algo mejor que la despedida que se le tenía reservada. Tanto ella como Ross hacían una pareja adorable, sobre todo, en los primeros momentos de su relación hasta que se produjo el terrible espectáculo de la boda con el momento estelar de "Yo te tomo a ti, Rachel", que la convirtió – no sin razón - en una bruja celosa.

6. Chandler y Janice

chandlerjanice © Proporcionado por Elle ES chandlerjanice

Siendo una pareja incompatible como lo era, Janice fue capaz de manejar muy bien la relación. Está bien, Janice era chirriante hasta la saciedad (su voz era sólo la punta del iceberg) y, al principio, Chandler intentó por todos los medios romper con ella, pero en el fondo había una especie de atracción magnética entre ambos. Al final, teníamos tantas ganas de que su relación acabase bien que nos sentimos decepcionadas cuando Chandler se enteró de que Janice estaba casada con el actor que interpretaba el anuncio de Mattress King.

5. Mónica y Richard

monicarichard © Proporcionado por Elle ES monicarichard

La edad es sólo una cifra. Si bien no se puede negar que nos resulte escalofriante que Richard recuerde con cariño a Mónica jugando en su piscina cuando era una niña, también lo es que su romance se rompa. El carisma, el bigote y la elegancia de Tom Selleck, hicieron que Mónica se sintiera avergonzada por sus otros intereses amorosos (no demasiado en las primeras temporadas, te lo garantizamos), y ambos protagonizan una de las rupturas que más se recordarán de la historia.

4. Phoebe y Mike

phoebemike © Proporcionado por Elle ES phoebemike

Objetivamente, Mike es casi perfecto. Es dulce y leal, tiene un gran ingenio y está interpretado nada más y nada menos que por Paul Rudd. Es difícil imaginar un mejor marido para Phoebe, con quien comparte su amor por la música y quien se convierte en un sólido apoyo a sus extrañas decisiones. (Prueba A: La princesa Consuela Banana-Hammock y Mierda Embolsada). Pero gracias a la siguiente entrada en la lista, no estamos muy de acuerdo en que Phoebe no rompiera con él.

3. Phoebe y David

phoebedavid © Proporcionado por Elle ES phoebedavid

¿Sabes lo que es increíble de David, el tipo científico, también conocido como “el amor de la vida” de Phoebe? Pues que apareció en un total de cinco episodios en toda la serie y él y Phoebe fueron pareja en UN SÓLO EPISODIO antes de que él tuviera que irse a Minsk. El hecho de que su relación causara tanto impacto dice mucho de la química que había entre ambos. El episodio donde él vuelve brevemente en la séptima temporada es quizás uno de los más desgarradores de la serie y, al final, Phoebe debería haberle elegido por encima de Mike. Lo sentimos, Mike.

2. Ross y Rachel

rachelross © Proporcionado por Elle ES rachelross

Icónico. Simplemente icónico. Este es un romance tan profundamente arraigado en la cultura pop que "Ross y Rachel" se han convertido en el paradigma de la tensión sexual no resuelta, impecablemente descrita en las tres primeras temporadas de Friends. Desde el principio -Ross suspirando por Rachel en la primera temporada y Rachel suspirando por Ross en la segunda temporada- hasta la preciosa intimidad que alcanza su relación, pasando por su desgarradora separación. Inevitablemente, las cosas se hicieron cada vez más repetitivas a medida que la serie avanzaba, con los guionistas inventándose argumentos cada vez más rebuscados para mantenerlos separados hasta el final, pero Ross/Rachel nunca perdieron su chispa. Su primer beso en Central Park sigue siendo aspirante a uno de los mejores besos de la historia de la televisión.

1. Monica y Chandler

chandler-monica © Proporcionado por Elle ES chandler-monica

¿Quién habría predicho esta relación cuando comenzó la serie? Incluso los guionistas de Friends no tenían ni idea de que la pareja Mónica-Chandler se convertiría en el eje central de la serie (el plan original era que fuese Monica/Joey), pero ese encuentro en Londres resultó ser el comienzo de algo glorioso. Hay cientos de razones por las que esta relación no debería haber funcionado -ambos personajes son bastante nerviosos- pero sus diferentes niveles de neurosis terminaron complementándolos entre sí a la perfección. ¿Hay algo más romántico que eso?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon