Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gran pantalla y Cosmopolitans: las grandes bebedoras del cine

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 05/07/2016 harpersbazaar.es

Judy Garland Gran pantalla y Cosmopolitans: las grandes bebedoras del cine

A Carrie Bradshaw jamás le faltó una copa de Cosmopolitan, ni a Bridget Jones una de Chardonnay. Películas y series –de ayer, hoy y siempre– han vendido con frivolidad e indolencia el consumo de alcohol. Por lo menos el consumo responsable, porque harina de costal es sobrepasar la desafortunada línea de la adicción, y hacer de la ingesta desmedida una práctica habitual y malsana. Para tales conductas también ha habido espacio en la cinematografía. Los grandes estudios no han descuidado el tema, y nos han regalado cintas sobre abusos, curas y recaídas. Pero qué es el cine si no un reflejo de la realidad (sí, la que supera siempre a la ficción). Y algunas estrellas no quedan exentas cuando de su propia vida se trata. Personalidades adictivas, una nefasta gestión de la fama o cualquier otro motivo válido con tal encontrar en el alcohol el pasaporte a la calma. Repasamos las historias, sean vidas reales o simples argumentos, que alguna vez nos hablaron del infierno del alcoholismo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon