Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guerra de estilos: Luis Fonsi contra Maluma

Logotipo de GQ GQ 08/08/2017 GQ

Tras un verano enfrentados en las listas de ventas, ahora les toca batirse en el ring del estilo. Así lo quiso el destino, mami.

El pasado día cuatro de agosto 'Despacito' se convertía en el vídeo más visto de la historia de Youtube con 2.994.000.000 de visualizaciones. Y subiendo. No vamos a culparnos por ello: la melodía es buena y es una pieza de pop (muy) bien hecho. Pero claro, la vida sería mucho más sencilla si disfrutáramos la música sin más, cosa que por supuesto no hacemos. No nos conformamos con bailar, queremos pensar en ello. Y, pensando, entendemos que el reggaetón es el ritmo de Barrabás.
 
Santiago Auserón (Radio Futura, Juan Perro) escribió en su libro 'El ritmo perdido' (2012), una reflexión muy interesante sobre el reggaetón: ese 'tac tac tac tac' aparentemente simple es un patrón depurado por los siglos. Conecta con el tango africano, es la matriz de la habanera, el son y la salsa. El reggaetón es música de familia (muy) noble. Esto es, no deberíamos cuestionar el género sino el mal gusto con el que muchos lo han interpretado. O por qué hemos pasado de Calle 13 a 'escápate conmigo esta noche bebé'.

Pero ojo porque 'Gasolina' es de 2004; 'Papi Chulo' de 2002. Estamos en 2017 y al menos 15 de las 20 canciones más escuchadas de Spotify en España siguen teniendo ese ritmo. Esto no tiene pinta de que vaya a parar. "Un patrón rítmico dura más que un imperio", en palabras de Auserón. Así que ha llegado el momento de asumir como iconos de estilo a los mejores peores cantantes del momento. Luis Fonsi, buen chico y ex romántico, contra Maluma, un bad boy de manual al que todo le importa un carajo, literalmente. En guardia.

Round 1: de calle

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Vi que tu mirada ya estaba llamándome, muéstrame el camino que yo voy -oh- (Luis Fonsi, 'Despacito')

Si conmigo te quedas o con otro tu te vas, no me importa un carajo porque sé que volverás (Maluma, 'Felices los 4')

¿Cómo son Luis Fonsi y Maluma en la calle? Exactamente como sus letras. Uno es el silabeo dulce ("ten-go-que-bai-lar-con-ti-go-hoy"), otro la dejadez sentimental ("y lo hasemos tol rato"). Fonsi es de un poquito de escote, unos pitillo (llámalo malla) y unas risas de plutonio. Maluma va bien de joyería y decisiones extrañas como la camiseta de la selección colombiana. Como en 'Despacito' y 'Felices los 4': uno apela al hedonismo puro en la playa y la conquista; al otro ella le da igual porque va sobrado.

Fonsi 1 - Maluma 0

Round 2: de traje

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Cuando menos lo imagino, sé que un día no me aguanto y voy y te miro (Luis Fonsi, 'Yo no me doy por vencido')

Cuando desperté yo te quise llamar y ahora me dice que borró cassette (Maluma, 'Borró cassette')

Los cantantes de reggaetón también tienen su corazoncito, sus desengaños, sus whatsapps sin doble check. Y por supuesto cambian los vaqueros por los trajes. Algunas veces. Luis Fonsi, romántico empedernido, se lanza al esmoquin aunque tenga algún que otro problema con la etiqueta: conoce la cadencia pero no las proporciones. Y Maluma… pues traje, lo que diríamos traje, no lleva. Pero lo intenta.

Fonsi 2 - Maluma 0

Round 3: Camiseta sin mangas

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Ya me saqué la piedra del zapato, ya me olvidé el nombre de tu gato (Luis Fonsi, 'Corazón en la maleta')

Todas saben en la cama maltratarme. Me tienen bien, de sexo me tienen bien (Maluma, 'Cuatro babys')

Creemos que la música es mejor con poesía, introspección y análisis. Pero la vida, al final, es una camiseta sin mangas. Tan absurda y tan práctica, tan espejo de miseria y tan explícita. Los dos, por supuesto, cultivan el que parece ser el uniforme oficial del género. Fonsi, sorprendentemente, en formato fantasía; Maluma más callejero y holgado. El pelo, tupé uno y rapado el otro, cuenta como un gancho de izquierda.

Fonsi 2 - Maluma 1

Round 4: Sobre el escenario


  1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Tu suspiro una canción que me arrulla como el viento (Luis Fonsi, 'Llegaste tú')

Es una guerra de toma y dame. Pues dame de eso que tienes ahí (Maluma, 'Chantaje')

El escenario es como un ring. Fonsi sigue a lo suyo, bastante comedido pero con un look 'extraño-normal', como si fuera a la sección de básicos pero cogiera lo menos básico. ¿Una chaqueta negra? Correcto, pero con un poquito de pedrería, por favor. Maluma, mucho más fucker, se planta unos vaqueros y una camisa floja con estampado pasley a la que no podemos decir que no.

Fonsi 2 - Maluma 2

Round 5: Antes de la fama

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Le pido al sol que una estrella azul, viaje hasta a ti y te enamore su luz (Luis Fonsi, 'Aquí estoy yo')

Mirándome al espejo y peleando con mi ego, si entre más me alejo, más te pienso (Maluma, 'El perdedor')

Para desempatar tenemos que tirar de archivo. Esto es, la vida antes de 'Despacito' y la realidad antes del éxito masivo. Luis Fonsi, hay que reconocerlo, ya tenía un puñado de canciones conocidas antes del fenómeno; Maluma, más allá de la psicotrónica 'Felices los 4', ha colaborado con Shakira y escupió algún que otro hit con letras cuestionables. Pero sus looks no estaban nada depurados. Fonsi con flequillo, trajes en colores extraños y algún estilismo que parece rescatado de la primera edición de Operación Triunfo; Maluma siempre ha tenido problemas con los tonos de blanco y las sombras de negro. Y con los zapatos. Malditos zapatos. Empate técnico en drama.

Fonsi 3 - Maluma 3

Decía J Balvin (número 1 en España ahora mismo) en una reciente entrevista a El País que el reggaetón "es lo que la gente quiere escuchar" y que él "canta para el mundo". No para los que siempre buscan diferenciarse, no para sentimientos menores. Ahora que el rock ya no es la música de la calle, el ritmo calentito manda. Nosotros empeñados en la intelectualidad y en despreciar todo lo que es masivo; ellos pasando de nosotros. Y son más, eh. "El reggaeton no pasa de moda, por más que lo jodan la gente lo adora, cantaba Tego Calderón". Pues va a ser verdad.
 

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon