Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gwyneth Paltrow, Ivanka Trump y el (disparatado) precio de su perfección

Vanitatis Vanitatis 31/08/2016 Marita Alonso

El armario de Gwyneth Paltrow está lleno de modelos de Stella McCartney, pero lo que realmente llama la atención de la actriz es quegasta 230.000 euros al año en tratamientos de belleza. Más que colarnos en su armario, nos apetece zambullirnos en su despensa, echar un vistazo entre sus botes de suplementos y toquetear su tocador. Al fin y al cabo, la prensa se hace eco cada día del dinero que desembolsa semanalmente en comida orgánica ytratamientos 'wellness'.

Por si fuera poco, su mundo bio, zen y 'healthy' está compuesto por personajes con presupuestos y gustos similares. Sin ir más lejos, su socia y entrenadora, Tracy Anderson, organiza lo que llama Vitality Weeks: un curso de tres días de duración (previo pago de 1.200 euros) en el que Tracy da charlas sobre estilo de vida saludable. Porque leer manuales 'wellness' en tu casa de decoración Feng Shui mientras tomas un té (matcha, por descontado) ya no es suficiente.

© Externa

Gastar verdaderas fortunas en escapadas 'detox' es otra de las tendencias más extendidas. En España, los oasis del bienestar como Sha Wellness (Alicante) incluyen programas semanales valorados en 4.450 euros y centrados en perder peso y someterse a espartanas operaciones depurativas. 

Estar a dieta era antes (casi) un secreto. Ahora, las celebridades no tienen el menor reparo en compartir en sus redes sociales cómo se someten, durante semanas, a pruebas en campamentos intensivos (o 'bootcamps'). Por ejemplo, Lea Michele se enorgullece de haber pasado por The Ranch, un lugar de retiro en el que perder peso y encontrarse consigo misma por 25.160 dólares el mes. Al igual que ella, otras tantas muestran en sus cuentas de Instagram los tratamientos estéticos que prueban. Las inyecciones de ácido hialurónico ya no se ocultan, sino que se muestran con orgullo como si de un bolso de Hermès se tratara. La mesoterapia facial de hoy es el bolso modelo 'Drew' de Chloé del ayer.

Parece que al comprar experiencias somos más felices que al hacernos con bienes materiales. Al menos ese es el mensaje que puede extraerse de un estudio de Boston Consulting Group: "De los 1,8 trillones de dólares que se gastan en lujo, el 55% se invirtió en experiencias, no en objetos o ropa".

​¿Belleza de Alta Costura?

Entrenar con las deportivas de Alta Costura de Chanel, esas cuya confección requiere 30 horas y cuyo precio ronda los 5.000 euros, no es nada comparable a entrenar en el Madison Square Club de Nueva York. Hacerlo cuesta 25.000 dólares, pero saber que Heidi Klum o Ivanka Trump son algunas de las clientas del gimnasio del 'personal trainer' de las estrellas, David Kirsch, no tiene precio. En Barcelona, por ejemplo, el exclusivo spa Six Senseses una muestra de ese gusto creciente por gastar en 'fitness' y en bienestar. Sesiones de pedicura exclusivas para 'runners' son algunas de las estrellas de su menú de procedimientos. Su precio es de 100 euros. También existen experiencias tan excitantes como conseguir una cita con el doctor Frank Lipman. Su primera consulta, de hora y media, cuesta 800 dólares.

Los productos de belleza 'luxury' han aumentado sus ventas un 7%, tal y como indica un estudio de NPD Group. El maquillaje de lujo, en concreto, incrementó un 13% sus ventas. La editora de belleza de 'WGSN', Theresa Yee, asegura que las cifras se han beneficiado del efecto Kim Kardashian. Tras poner de modael 'contouring'y el 'strobing', la consultora NPD señaló un notable incremento de ventas en productos de maquillaje enfocados a reforzar estas técnicas. Por cierto, el tal efecto KK podría hacerse extensible al gusto por presumir de tratamientos de belleza. Ella nos muestra sus tratamientos faciales y corporales a través de su Instagram e incluso de su 'reality', y cada semana nos bombardea con suplementos para pelo y piel (debidamente patrocinados, no nos engañemos) en sus redes.

The Global Wellness Institute señala que los turistas de 'wellness' gastan unos 1.639 dólares por viaje, un 59% más que los turistas tradicionales. Se estima que cada año esta cifra se incrementará un 50%. Viajar para estar 'fit'. Sufrir para estar 'fit'. Gastar, en definitiva, para estar 'fit' es ahora sinónimo de lujo. Se acabó eso de ser la más chic de la fiesta por llevar el bolso de moda y se terminó el bulo de beber dos litros de agua diarios para estar bella. Lo último es dedicar horas y millones para conseguirlo. 

Una cuenta corriente potente puede ayudarte a conseguir el bolso modelo 'GG Marmont' de Gucci. Hordas de seguidores pueden hacer que el bolsillo de una veinteañera logre ingentes cantidades de dinero con las que hacerse con el 'it bag' del momento. Pero un rostro impoluto, una silueta envidiable y una actitud zen son más difíciles de conseguir. Por muchos 'likes' que atesores, esa perfección 'paltrowniana' no es tan asequible. El objeto 'it' de la actualidad no es un diseño de marca, sino la mejor versión de ti misma.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon