Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hay una importante norma que Kate Middleton y el Príncipe Guillermo están incumpliendo con George

Logotipo de Glamour Glamour 17/08/2017 Glamour
George y Guillermo © Getty Images George y Guillermo

El estricto protocolo Windsor no se aplica a todos sus miembros por igual.

Hay muchas cosas que diferencian a los Windsor de cualquier otra familia: sus niños no llevan pantalón largo, no se les puede pedir autógrafos, no se dan muestras de cariño en público y dos herederos al trono no pueden viajar en el mismo avión. Kate Middleton y el Príncipe Guillermo están cumpliendo las tres primeras normas a rajatabla aunque la última se la saltan de manera reiterada. Y es que, cada vez que los Duques de Cambridge hacen un viaje con sus hijos, vuelan todos todos. De hecho, ya se ha hecho habitual ver a Guillermo ayudando a desembarcar a George y a Charlotte. ¿Por qué a ellos no les afecta esta regla tan estricta que todos los demás cumplen?

Guillermo es el segundo en la línea de sucesión al trono británico, por detrás de Carlos; George es el tercero. Por lo tanto, deberían desplazarse en aviones distintos para garantizar la continuidad sucesoria: si ocurriese un desgraciado accidente, el linaje quedaría roto.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Según se ha revelado, Guillermo ha sido el primero en romper esta regla en 2013 después de años de cumplimiento estricto. Y lo hizo cuando George tenía 9 meses y toda la familia voló a Australia y Nueva Zelanda en viaje oficial. Pero este incumplimiento no se produjo sin motivo: contaban con el permiso de Isabel II.

Las familias reales, aunque despacio, se intentan adaptar al mundo en el que viven. Esta normativa podía tener sentido hace 40 años, cuando los aviones no ofrecían las mismas garantías de seguridad que hoy día. Pero, en la actualidad, no tiene sentido temer a un accidente aéreo: con una probabilidad de sufrirlo de 1 entre 11 millones, sería más posible que les atacase un tiburón, cuya probabilidad es de 1 entre 8 millones. Cuidado con esos viajes privados a Mustique, Wills...

www.glamour.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon