Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hay vida (y sexo) más allá de Pornotube: claves para ver cine adulto en pareja

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 09/05/2017 Dàlia Rajmil

Hubo un tiempo en el que el pornose confinaba a las salas de cine X o a los cuartos prohibidos de los ya olvidados videoclubs (para los nacidos después del 2000, eran locales donde se alquilaban cintas Beta, VHS o incluso DVD que se metían en un reproductor a través del cual veías películas).

Después llegó la piratería y arrasó con todo. Los videoclubs a pie de calle bajaron la persiana y se transformaron en plataformas digitales por suscripción. Hasta llegar a día de hoy, que el 'pardillo' que paga por ver una película convive con el 'listillo' que se la ha descargado antes que nadie. Pero en toda esta evolución, el cine pornoparece haberse quedado sumergido en los sustratos del negocio audiovisual. Internet y la democratización de contenidos no ha conseguido limpiar la imagen de la pornografía, que sigue ubicándose en el territorio de lo 'underground'.

Sin embargo, clichés cutres al margen, el cine porno ha evolucionado lo suficiente como para que en la actualidad no solo tengamos buen material para elegir, sino que también podamos proyectarlo y compartirlo con nuestra pareja. Sí, hay vida más allá de Pornotube y Redtube. Y en ese más allá encontraremos cine que ya no está hecho solo por y para hombres siguiendo patrones de excitación masculinos. Existen nuevos formatos y nuevas voces que construyen historias para seducir y estimular la mente femenina.

¿Por dónde empiezo?

Imaginarte viendo una película porno en compañía, de entrada, puede parecerte una situación violenta. Pero si logras crear un atmósfera de confianza con tu pareja, compartir este espacio puede aumentar vuestro imaginario erótico y mejorar vuestra complicidad a la hora de dar placer al otro.

"Lo ideal sería que antes de abordar el tema a lo bruto hayáis hablado de si os excita y de cuáles son las fantasías que más os erotizan", señala Ana Fernández, sexóloga y presidenta de la Asociación Asturiana para la Educación Sexual.Y, sobre todo, añade, si alguno de los dos no se siente atraído por este tipo de películas o por la idea de verlas en pareja, será mejor no insistir o no plantearlo directamente.

Si el plan va adelante, un consejo: "Busca un espacio en el que tengáis intimidad y cuando dispongáis de tiempo suficiente", advierte Fernández. Imagínate que estás en medio de la faena y entra tu hijo, o te tienes que ir a trabajar porque te reclama tu jefe en la oficina. Esto es, asegúrate de que puedas colgar el cartel de 'No molestar'.

© Externa

Fuera tabúes

Si decides darle al play pero en la primera escena notas que te empiezas a incomodar o a ruborizar, es mejor descartar la operación porno. "Un encuentro erótico es para disfrutar, no para hacer sacrificios", apunta Fernández. Y si de lo contrario, se te escapa la risa, no pasa nada. De hecho, "reírse es parte del disfrute de la pareja y es señal de que lo estáis pasando bien, además de que la risa también puede ser erotizante".

Si la cosa va bien, os iréis poniendo a tono y poco a poco os olvidaréis de la película para dedicaros a vuestro propio disfrute. En ese caso, no hace falta que sigáis mirándola solo por cumplir con vuestro objetivo. "En un encuentro erótico sobran las obligaciones, estamos para disfrutar con nuestra pareja y esto pasa por hacer lo que nos apetece en cada momento", explica la especialista.

Si por el contrario el experimento no funciona, no te frustres. En el territorio de lo erótico no valenmanuales de instruccionesni existen fórmulas que, por arte de magia, mejorarán vuestra vida sexual.

"Se trata de buscar el placer de ambos haciendo algo que os excite, como visitar una tienda de juguetes sexuales, leer un libro de relatos eróticos, compartir fantasías, etc. Pero intentando siempre que, sea lo que sea, le guste a la otra persona. Si alguien se siente incómodo o violento, resultará contraproducente y, en ese caso, es mejor desechar la idea", resume Fernández.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon