Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Helado para desayunar: la forma más inteligente de empezar el día, según la ciencia

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 24/04/2017 Claudia del Águila

¿Helado para desayunar? No, no se trata de una nueva moda ni siquiera de una excentricidad culinaria. Se trata de una forma de ser más listo desde primera hora de la mañana. Los resultados de un estudio, realizado en Japón, concretamente en la Universidad de Kyorin en Tokio, que demostró que para dar al máximo de tu capacidad mental, no hay nada mejor que tomarse tres cucharadas de helado en ayunas. Tras ingerir el delicioso ágape, los participantes del estudio debían enfrentarse a varias pruebas mentales que debían ejecutar delante del ordenador. ¿Y cuál fue el resultado? Los que se habían endulzado la vida arrasaron en las pruebas.

Mejores resultados

Las personas que habían ingerido el helado obtuvieron resultados mucho más acertados en casi todas las áreas a las que se enfrentaron. Por ejemplo, sus tiempos de reacción para contestar a los ejercicios fueron mucho más rápidos que los de quienes no habían empezado la mañana con un capricho helado. También procesaron la información de una forma más eficiente. Por último, se midieron sus ondas alfa de alta amplitud y vieron que los niveles de los que ingirieron el helado eran más altos. Estas ondas se relacionan estrechamente con la concentración, la coordinación e, incluso, el descenso de la irritabilidad. Es decir, que según se desprende del estudio todo parece indicar que no solo estaban más atentos, sino que también más contentos. Y es con solo tres cucharadas.

¿Efecto frío?

El asombroso resultado dejó a los científicos sumidos en la duda. ¿Qué tendría el helado que podría provocar esos efectos beneficiosos? Se pensó que aquella reacción podría deberse a la baja temperatura del desayuno. Y para probar si era cierto, se sustituyó el helado por vasos de agua fría, que debían ingerirse justamente al despertar. Se hizo de nuevo un estudio con las personas que únicamente tomaron el agua fría y se sometieron a las mismas pruebas que los dos grupos anteriores (los que tomaron helado y los que no). Y se concluyó que sí que había una mejora cognitiva y del estado de atención en comparación con los que no habían tomado el helado a primera hora. Pero no era comparable a los espectaculares resultados conseguidos por el helado.

La razón

Los científicos siguen dándole vueltas a la razón por la que tan atípico desayuno provoca tantas reacciones positivas. El grupo de investigadores japoneses cree que la glucosa es la causante del acelerón inmediato de las facultades cognitivas. Y, por otra parte, también podría jugar un papel el hecho de darse un gusto, de asociar el helado con un estado positivo y agradable. Los científicos están intentando validar la combinación de estas dos hipótesis para encontrarle una explicación al poder del helado matutino.

Los 'peros' nutricionales

El estudio ha sido ciertamente revelador, pero ha puesto de morros a algunos nutricionistas que opinan que, lo mires por donde lo mires, zamparse un helado a primera hora de la mañana no es una buena idea para mantener una alimentación equilibrada. Y, sobre todo, para mantener la báscula a raya. La fruta, los cereales integrales, los lácteos y la proteína siguen siendo la apuesta de los especialistas en nutrición para acompañar las primeras horas del día.

¿Helado en invierno?

Cuando uno se imagina un desayuno, sobre todo cuando hace frío, inmediatamente viene la imagen de un tazón de leche caliente o un café. El helado, habitualmente, se relaciona con el verano. Sin embargo se ha demostrado que no es así, que esto tiene más de costumbre cultural que de realidad. Por ejemplo, en los países nórdicos se toma helado y no será porque sus cálidas temperaturas inviten a ello. En este sentido, una de las teorías que está ganando enteros entre la comunidad médica es que el helado, al contrario de lo que se piensa, puede ayudar a combatir el dolor de garganta al desinflamar la zona. Y también al tomarlo habitualmente la garganta se acostumbra al frío y se podrían evitar algunos constipados.

© Externa

Las ventajas congeladas

Otro de los beneficios del helado, que recogía un estudio estadounidense, es su aporte de calcio, que podría servir para fortalecer los huesos. De todas formas, este caso se refiere a los helados de elaboración artesana; estos son los que aportan hasta un 15% de las necesidades de calcio diario y que únicamente contienen un 6% de grasa. El mismo estudio apunta que también puede servir para compensar la presión arterial e, incluso, para paliar algunos síntomas de la menstruación.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon