Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Alta Costura se lanza a la conquista de la ropa deportiva: llega el athleisure

Vanitatis Vanitatis 23/02/2016 Marita Alonso

Rita Ora y su colaboración con Adidas, Rihanna y su 'affaire' estilístico con Puma y Alexander Wang y sus propuestas 'sporty chic' para H&M se engloban dentro de una tendencia cuyo nombre quizás no te suene, pero cuyo estilo te será familiar si has salido de casa –o si has leído una revista de moda– en los últimos dos años: el 'athleisure'.

Esta palabra es fruto del romance entre la corriente atlética y el universo del ocio, y para entenderla basta con mezclar 'leggings' de yoga con tacones, tops de Nike con 'mules' de Chanel o una sudadera Adidas con una falda midi de Miu Miu. Gigi Hadid acaba de sorprender en la Semana de la Moda de Nueva York con un abrigo maxi de Sally LaPointe, pantalones de corte 'sporty' de Chrome Hearts y zapatos de Raye, convirtiéndose en un maravilloso ejemplo de 'look' 100% 'athleisure'. Pero el 2016 ya ha llegado y con él el momento de revisar el término y analizar si es capaz de englobar todos los campos, tribus y significados que esta palabra debería ser capaz de albergar tras esas diez letras.

Una charla de la directora de 'sport' de WGSN, Clare Varga, pone de manifiesto la necesidad de encontrar un nombre que realmente sirva de paraguas a todas las dimensiones que encierra esta cada vez más habitual palabra. Porque lejos de desaparecer, en cinco años veremos cómo esta corriente continúa creciendo con fuerza. El mercado deportivo genera  263 billones dólares en la actualidad. Las ventas del 'activewear' alcanzaron los 41,3 billones de dólares en julio del 2015, logrando un incremento del 17% respecto al año anterior. Se estima que este mercado generará 350 billones de dólares en 2020. La moda deportiva será la responsable de generar 178 billones de dólares en dicho año. 

'Arreglá' pero informal. El 'athleisure' seduce a celebridades como Kendall Jenner (Gtres) © Proporcionado por Glamouratis 'Arreglá' pero informal. El 'athleisure' seduce a celebridades como Kendall Jenner (Gtres)

“La moda 'casual' y ‘athleisure’ han cobrado vida por sí solos”, comenta Marshal Cohen, de NPD Group. “Ya no es una simple tendencia, sino un estilo de vida que es muy cómodo y que es accesible a consumidores de todas las edades, por lo que no va a desaparecer así como así. Casi todas las firmas de moda han terminado sumando líneas deportivas en sus colecciones (recientemente Mara Hoffman, Rebecca Minkoff, Tory Burch y Derek Lam lo han hecho) y las zapatillas de deporte, esas que Dior y Chanel elevaron al campo de la Alta Costura en 2014, son ya un 'must' en los armarios de oficinistas, deportistas o estudiantes.Beyoncé lanzará esta primavera su línea deportiva junto a Topshop, Atelier Versace ha dado un giro deportivo a sus propuestas para la colección de Alta Costura Primavera 2016 y FILA planea renovar la firma colaborando con el diseñador Jason Wu. El deporte es ya tan habitual en la pasarela como los tacones, si no fuera porque estos son cada vez más veces cambiados por las cámaras de aire.

La llegada de nuevos inversores al universo 'sporty' demuestra que este seguirá pegando con fuerza. Aquellos que antes invertían en empresas como Snapchat o Airbnb hoy se vuelcan en el mundo deportivo, conscientes de que la gente necesita ropa para mantener ese estilo de vida sano que se consolida. Es más una tendencia de vida que una tendencia de moda. La gente busca comodidad y estilo. Es un estilo de vida que se ha convertido en aspiracional. Aunque no todos podemos permitirnos entrenar cinco días a la semana, queremos que parezca que podemos. Tener un cuerpo 'fit' es el nuevo Chanel. Rebecca Minkoff contó a 'The Huffington Post' que la inspiración para comenzar su línea deportiva vino de las mujeres jóvenes de la compañía, que demandaban prendas 'casual' con un giro atlético. “Definitivamente, hay un número sorprendente de mujeres que quieren que parezca que entrenan o, al menos, que pueden hacerlo”, aclara. El 'athleisure' es consciente de esta necesidad y se nutre de ella. 

Otro factor que señala que la tendencia va a continuar entre nosotros es su capacidad para evolucionar. El término ya se incluye en el 'Merrian Webster Dictionary', que lo define como “ropa 'casual' diseñada para hacer ejercicio y para el día a día”.  

Claire Vegas se pregunta la razón por la que tantos diseñadores, por el contrario, rechazan este término. Tory Burch señala que ni sabe lo que es ni es consciente de lo que implica. Nasir Mazhardijo que los periodistas que lo utilizan desconocen su significado. Vanessa Freidman se preguntaba en 'The New York Times' lo mismo. “¿Activewear? ¿Athleticwear? ¿Sportswear? ¿Alguien puede pensar por favor en una palabra más adecuada para ese momento 'del gym a la calle' que sacude nuestros días?”.

El equipo de WGSN señala que como término cultural 'athleisure' puede resumir las tendencias de estilo de vida, pero que ya no es capaz de albergar las del estilo de las tendencias de consumo de los diferentes grupos que forman estas tribus. El que se haya usado tanto la palabra, por otra parte, hace que el término haya sido despojado de significado. Indican la existencia de cinco grandes grupos de estetas.

Los 'ath-luxers' elevan el 'sportswear' a un nivel superior, con firmas como Tory Burch o Stella McCartney para Adidas. Para ellos, el tiempo de entrenamiento es equiparable al lujo, por lo que acuden a gimnasios carísimos en los que las últimas clases disponibles forman parte de sus horarios. Se mueven con tranquilidad del gimnasio a los bares y llevan 'wearables'. Como si de accesorios 'fashionistas' se tratara, los 'millenials' son propensos a formar parte de este grupo: cuando un 'tracker' tiene diversos usos, lo aman. La moda 'athleisure' encaja en sus necesidades.  

La siguiente tribu la conforman las 'protein princesses'. Ellas se centran en el aspecto aspiracional y siguen a iconos como Khloé Kardashian y Karlie Kloss. Entrenan entre cinco y seis veces a la semana y lo importante para ellas es poder presumir de ello en sus redes sociales, por lo que las imágenes de sus últimas compras para el gimnasio no faltan en su Instagram. Tardan tanto en preparar su estilismo de noche como el del gimnasio y renuevan constantemente sus 'looks' para entrenar. La moda deportiva es su forma de enviar el mensaje de que han entrenado. 

Los 'ath-fakers' dan forma a la siguiente tribu. Ellos buscan la comodidad, pero no son personas que descuidan en absoluto sus 'looks'. Firmas como Lulemon encajan en este perfil. Por cada vaquero que tienen en su armario cuentan con dos 'leggings'. 

Los 'alldayactives' son los herederos de esta tendencia. El deporte y la salud son partes esenciales de sus vidas y sus agendas son muy apretadas. Buscan ropa deportiva que sea estilosa y son los responsables de que se borre la línea que separa la moda deportiva del resto. 

Los siguientes son los 'fashleisures', que mezclan ropa de firma 'premium' con prendas de Adidas o Nike. Quieren descargar sus 'looks' y darles un giro 'casual'. Adoran las ediciones limitadas de las líneas deportivas y las colaboraciones de edición especial. 

La belleza como objetivo (futuro)

El 'athleisure' seguirá de moda e impulsará el crecimiento de otros mercados, como el de la belleza deportiva. Selfridges incluye un puesto de gimnasia y proliferan los maquillajes pensados para ir al gimnasio, las cremas con las que conseguir ese rubor que surge tras entrenar y productos anticelulíticos pensados para rociar sobre los 'leggings' en el gimnasio. Sus mayores compradoras son las 'protein princesses' y los 'ath-luxers'. 

Birchbox ya anunció el lanzamiento de Arror, una firma de belleza inspirada en el 'athleisure' que incluye maquillaje, cremas y tratamientos corporales diseñados para realzar la belleza natural durante y después de entrenar. “Nuestras consumidoras son mujeres con vidas muy activas. Nos inspiramos en el 'athleisure' de la moda y creímos que sus máximas podrían adaptarse al mundo de la belleza, con productos que te ayuden a estar genial sin dar la apariencia de que le has dedicado demasiado tiempo”, señala la cofundadora y CEO de Birchbox, Katia Beauchamp.

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica

Clare Varga concluye diciendo que esta tendencia es un claro caso en el que se ama la tendencia, pero se odia el nombre. Hay que luchar por entender a los consumidores individuales para así centrarse en diferentes nombres. Es decir, el 'athleisure' seguirá entre nosotros y continuará evolucionando y haciendo que otros mercados crezcan con él, pero es un término demasiado amplio para responder a las necesidades y características de cada tribu que lo engloba. Así que tranquila: esos 'leggings' de 120 dólares de Lulemon no han sido una mala inversión. El haber pagado la matrícula de ese carísimo gimnasio que solo pisaste dos veces, tampoco. Ahora puedes aparentar haber entrenado y te habrás ahorrado un dinerito con el que comprar unas Nike con las que correr... a la tienda más cercana para comprarte una máscara de pestañas para el 'gym'. Sí, es un bucle. Pero es moda, y la moda es cíclica y no es siempre partidaria del sudor. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon