Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La biblia definitiva de la depilación: cómo quitarte ese pelo de encima

Vanitatis Vanitatis 10/10/2016 Claudia del Águila

Desde los albores de la civilización hemos luchado por quitarnos esos molestos pelos corporales. En las cuevas prehistóricas se encontraron afiladas piedras que hacían las veces de cuchilla de afeitar, aunque fueron los egipcios y posteriormente los griegos los que impusieron la moda del no-vello. Entre las clases pudientes de estos últimos existía la costumbre dedepilarse totalmente, incluso los genitales como sinónimo de buen gusto. Y esa costumbre ha llegado hasta nuestros días: las mujeres deben, como mínimo, acabar con el de las piernasy los hombres empiezan a quitárselo de espalda, torso y también piernas. Por suerte, ya no empleamos una rudimentaria piedra afilada. Rayos láser han sustituido a los artilugios del pasado y ahora nuestra gran pregunta es cuál es el método que mejor nos funcionará de forma definitiva. Para que no te pierdas, he aquí la biblia de la depilación que estabas buscando. 

1. Luz pulsada 

También llamada IPL (por sus siglas en inglés) consiste en disparos de luz que son absorbidos por la melanina y como el pelo, al ser oscuro, tiene más que el resto de la piel, va a parar ahí y se convierte en calor que va destruyendo la raíz del mismo hasta que este desaparece. 

A tener en cuenta. Si empiezas, tienes que ser constante para notar los resultados y que tu inversión realmente valga la pena. Si puedes, intenta sacarte un bono por varias sesiones.

© Proporcionado por Glamouratis

A favor. El tratamiento se realiza bastante rápido y no resulta doloroso, atrás quedaron las quemaduras que en ocasiones provocaban las primeras máquinas. Existen muchos centros que lo llevan a cabo, ya que es el más extendido, por lo que resulta muy cómodo encontrar un establecimiento cercano para realizarlo. También existen aparatos domésticos para poder hacerlo en casa. Muchos de estos se basan en un método novedoso y eficaz que además de la luz pulsada ofrece radiofrecuencia. 

Sesiones necesarias. Dependerá mucho de la zona a depilar y del tipo de vello. Muchas personas consiguen eliminarlo con seis sesiones en seis meses. Y después un mantenimiento de una o dos veces al año. 

2. Depilación láser

Funciona de forma muy parecida a la anterior, la diferencia es que la luz tiene un solo color y una sola frecuencia, por lo que resulta más fácil de absorber. Digamos que es más directo, pero menos generalista, por lo que a veces hay más de una máquina dependiendo del tipo de vello y de piel. 

A tener en cuenta. Deberás realizarla en una clínica especializada o un centro que cuente con un dermatólogo/a. 

A favor. El tratamiento es más rápido en el tiempo y más duradero y sirve para cualquier tipo de piel, siempre que se lleve a cabo con el instrumental adecuado. Los sistemas de láser diodo se están ampliando hasta pieles más oscuras e, incluso, vellos rubios o pelirrojos. Infórmate bien de qué máquina van a emplear en tu tratamiento. De todas formas, en la actualidad la mayoría de centros tiene una o dos a lo sumo. 

En contra. Es más doloroso (sobre todo en zonas sensibles como las ingles o las axilas) y además las sesiones resultan más largas. Y resulta bastante más caro que el anterior. 

Sesiones necesarias. Entre 6 y 8, con una diferencia de un mes o 45 días entre una y otra. De todas formas, depende de cada persona. 

3. Depilación eléctrica

Se trata de introducir una pequeña aguja que llegue hasta el folículo piloso y entonces dar una pequeña descarga eléctrica que acabe con él. A continuación, el especialista retirará la aguja y sacará el vello (que no dolerá, pues no se tratará de una extracción). Al acabar, se desinfecta la zona para evitar infecciones o irritaciones. 

A tener en cuenta. Si tienes psoriasis o padeces de varices, es mejor que no emplees este método de depilación. 

A favor. Es muy efectivo y sirve para cualquier tipo de piel. No es necesario que el vello sea grueso ni de un color específico. Puede emplearse para acabar con los pelos rebeldes que se han resistido a las sesiones de láser o de luz pulsada y que están debilitados, pero no acaban de desaparecer. 

En contra. Al tener que ir pelo a pelo, no se recomienda para grandes superficies, como las piernas. En cambio, es muy útil en otras más pequeñas, como por ejemplo para los de alrededor del pezón, el vello facial o incluso para hombres que lo tengan localizado en la espalda. Y, bueno, aunque la aguja no duele, el pinchazo eléctrico no es muy agradable que digamos. Sobre todo en las zonas sensibles. 

© Proporcionado por Glamouratis

Sesiones necesarias. Dependerá de la zona a tratar, si se busca acabar con los pelos rebeldes que ya han sido tratados con otro método, serán pocas sesiones, que se podrán hacer de forma espaciada. En cambio, si se trata de eliminar, por ejemplo, el vello facial, es posible que se alargue hasta un año para que su eliminación sea definitiva. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon