Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La guerra no es la única amenaza de 'Juego de Tronos': ¿qué hay del hambre?

Logotipo de GQ GQ 11/08/2017 GQ

La serie de HBO ha rescatado un tema esporádico en sus siete temporadas. ¿Qué sucede cuando la hambruna se convierte en un conflicto político? 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Las fichas del tablero de 'Juego de Tronos' encaran sus movimientos finales. El enfrentamiento entre la Reina Targaryen y los Lannister mostró en el último episodio su más incendiara batalla, a la vez que las alianzas para contener la amenaza del Norte se cierran poco a poco. En los consejos reales que nos han llevado hasta esas decisiones, se menciona de cuando en cuando a un personaje al que (casi) nunca hemos puesto rostro: el pueblo, los verdaderos habitantes de Poniente, los que sufren de forma extrema el calvario de la guerra que han pensado los de arriba. Daenerys y Jon Nieve temen el dolor y la muerte de aquellos por los que luchan, pero también fulminar a los inocentes del bando contrario. Es una idea que ha rescatado el medio estadounidense 'Uproxx', en un artículo reciente con un antiguo debate. ¿Qué hay del hambre? Siempre ha sido causa y efecto de los conflictos de la ficción, y ahora ha aparecido de nuevo.

La gran preocupación de Sansa Stark en la (por ahora) segura retaguardia de Invernalia es la falta de provisiones en pleno invierno, así como lo es en Desembarco de Rey. No es que Cersei Lannister esté muy preocupada por sus súbditos, pero sus problemas económicos son de nuevo evidentes. ¿Cuál será la situación en Rocadragón? ¿Cómo se alimentará el inabarcable ejército de Dany en un lugar desconocido al que acaban de llegar? Por lo pronto, Madre de Dragones no ha tenido ningún miramiento en arrasar las provisiones de los Lannister a lomos de Drogon. La hambruna del pueblo ha sido un tema esporádico de 'Juego de Tronos', pero es lógico pensar que, en medio de la actual guerra, la gente estará sufriéndola más que nunca. Si es así, ¿por qué apenas se han tratado las implicaciones políticas de lo que sufren los civiles? Por economía narrativa y porque hablamos de un relato de reyes, no de reinados.

La trama más sugerente al respecto fue la que vivimos en la segunda temporada de la serie, cuando un motín en Desembarco del Rey amenaza la seguridad de Joffrey Baratheon, algo que después nos recordó el Paseo de la Vergüenza de Cersei en la quinta entrega. Decepcionados con sus líderes, los ciudadanos arremeten contra ellos. Aquellos apuntes sociológicos fueron en realidad un útil narrativo para contar otras cosas: cómo Margaery Tyrell se convierte en una carismática reina por encima de su marido y de su inmisericorde suegra, y cómo los Gorriones acaban haciéndose con el poder de la capital. Los personajes que han servido como portavoces del pueblo han sido siempre secundarios clave,como Varys y Meñique, Tyrion como consejero de Daeneryes en Mereen, e inculso Missandei y Gusano Gris, pero tiene todo el sentido del mundo que fuera así: son mandos intermedios que espolean la acción y la relación entre los gobernantes y los gobernados.

El retrato social y de clase no es una preocupación para 'Juego de Tronos', y está claro por qué. En primer lugar, porque no hay espacio para ello cuando es mucho más emocionante ver a un dragón arrasando a todo un ejército; en segundo, porque la ausencia del pueblo es ya en sí misma un síntoma de la ficción política. ¿Os imagináis a Frank Underwood, de 'House of Cards', preocupándose de la gente en paro si no es para sacar adelante alguna medida populista? No, y es que parece que también es así en la realidad. Sin embargo, aprovechando el debate que causaron las críticas al racismo en 'Juego de Tronos'(también en 'Confederate', lo nuevo de sus creadores), es interesante plantearse cómo hubiera sido la ficción con un análisis más profundo de sus estructuras de poder. ¿No es sorprendente que no haya habido ningún personaje a lo Espartaco, o que no hayamos presenciado a un súbdito (por cierto, ¿dónde está Gendry?) medrar hasta el Trono de Hierro? Tendremos que verlo en otra serie.

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon