Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La meca del senderismo está en Irlanda, ¿te atreves a patear este país?

Vanitatis Vanitatis 13/10/2016 Claudia del Águila

El otoño es la estación preferida porlos caminantes, que pueden admirar la naturaleza de las montañas en todo su esplendor ocre sin morir de frío en el intento. Uno de sus lugares de peregrinación es Irlanda,por su cercanía y por su variada orografía. El pequeño tamaño de la isla Esmeralda también la hace ideal para quienes quieren escrutar sus paisajes y no disponen de muchos días para ello. Este país cuenta con una gran tradición en senderismo –sus caminos están perfectamente señalizados–, al igual que resulta atractiva para quienes quieran practicar 'trekking', saliéndose de los senderos marcados. Archiconocidas son sus rutas a todos los niveles: desde los que quieren dar un agradable paseo familiar hasta quienes buscan ascensos complicados. Tal como reza un viejo refrán irlandés, “'tus pies te llevarán a donde está tu corazón”. Si ya estás metiendo las botas en tu maleta, estos son los lugares que no te puedes perder. 

Mar y montaña

Si buscas la combinación ideal de paisajes, tu destino será la Ruta Costera del Atlántico, que se extiende desde el Reino de Kerry hasta Cork por un sinuoso camino que te permite descubrir islas perdidas y penínsulas que se adentran en el mar. Toda esta zona mima especialmente al turista, por lo que tendrás la oportunidad de disfrutar de la mejor gastronomía y del trato amable de los habitantes de la región. Si tienes tiempo, puedes recorrer todo el sendero y si no, hacer uno de sus tramos. Cada uno de ellos te llevará algo más de tres horas y los principales son: de Kenmeare a Bantry –con vistas de mar embravecido y escarpadas colinas–; de Bantry a Baltimore –donde encontrarás la penísula de Sheep’s Head, la joya del senderismo– y de Baltimore a Old Head of Kinsale, donde podrás apreciar la belleza del cabo de esta última localidad.  

Ponte a prueba

Si lo que te pide el cuerpo es un paseo más activo, que suponga un reto para tus músculos y una recompensa para tus sentidos, tendrás que dirigirte a los montes de Mourne, donde se rodaron las 'Crónicas de Narnia'. Aquí encontrarás 28 picos, entre el que destaca Slieve Donard, de 850 metros, una ascensión exigente que culminará con las espectaculares vistas sobre la bahía de Murlough y al acogedor pueblo de Newcastle. Pero no todo el paseo requerirá esfuerzo, cuenta con laderas con paisajes que harán que no puedas despegarte de la cámara de fotos como Butter Mountain, Slieve Bininian o Slieve Corragh. La caprichosa naturaleza crea en estos caminos bellas imágenes de laderas rojizas, hierba algodonera y lagos cristalinos. Aunque la imagen más icónica del recorrido es el muro de Mourne, uno de los símbolos de Irlanda. La piedra sostenida por la gravedad serpentea 15 montañas a lo largo de 35 kilómetros. 

El paseo más legendario

Los que tengan en mente la imagen verde de Irlanda y quieran adentrarse en el epicentro de sus bellas leyendas mitológicas celtas, encontrarán en los Glens de Antrim todo lo que anhelan. El recorrido está  plagado de restos arqueológicos del Neolítico y en sus encantadores pueblecitos aún se cuentan historias de hadas y 'banshees', esos espíritus femeninos que anunciaban la muerte de alguien en la familia. De hecho, en algunos hoteles rurales que encontrarás en este bello camino, las tardes y las noches se amenizan con cuentacuentos acompañados de música de la época que te transporta a ese tiempo mítico.

Lo mejor para conocer la zona es caminar por sus senderos perfectamente indicados que te permitirán ir de una preciosa aldea a otra que aún te parecerá más bellas. No te puedes perder Carnlough, Waterfoot, Cuchendall –que viene a ser la capital de la región–, Cushendun y Ballycastle. Y otro paseo que permanecerá en la memoria es el que conduce a Glenariff, que está en medio del bosque y ofrece senderos de madera para que puedas contemplar las bellas cascadas. 

El paisaje más agreste

La tierra más dura y con un encanto más salvaje es, sin duda, la de Connemara, donde se produjeron las grandes hambrunas el siglo XIX. En aquella época se convirtió en tierra de forajidos, pues ni la ley venía a buscarlos. Hoy en día es un paraje atractivo para los viajeros ávidos de sentir la fuerza de la naturaleza a veces desoladora y siempre imponente.

Es aquí donde se encuentran los caminos de tuberas, esa vegetación casi en estado de descomposición que se crea cerca de los lagos y que, como curiosidad, contiene en muchas ocasiones plantas carnívoras. Imprescindible visitar el Parque Nacional de Connemara con 3.000 hectáreas estucadas de esta especie vegetal, lagos y montañas. Siguiendo esta ruta, también se puede visitar Tipperary, Laois o Offaly. 

Irlanda ofrece parques naturales de vegetación agreste y fauna singular © Proporcionado por Glamouratis Irlanda ofrece parques naturales de vegetación agreste y fauna singular

Aventuras para los más pequeños

Si estás pensando llevarte a tu descendencia de viaje y temes agotarlos con las caminatas antes descritas, una buena opción es ir al parque forestal de Lough Key en el Condado de Roscommon, un lugar ideado para el turismo en familia y para diversión de los más pequeños. Allí encontrarás enigmáticos túneles subterráneos, imponentes torres y hasta un puente colgante. Como exploradores, podréis abriros camino entre bosques en los que resulta muy difícil perderse. También podéis disfrutar de la Arigna Mining Experience, que os conducirá por las minas de esta región.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon