Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva capa: manual de uso

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 13/01/2017 harpersbazaar.es

Capa con estampado y bordados de inspiración marinera, de Temperley London para Net-a-porter.com (2.354 €)

Capa con estampado y bordados de inspiración marinera, de Temperley London para Net-a-porter.com (2.354 €)
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

Forma parte de la historia de nuestro vestir, del legado cultural patrio; la capa tiene las raíces echadas en nuestro ADN desde tiempo inmemorial. Fue la prenda aliada de taimados y bellacos para embozarse y también la de monarcas excelsos envueltos de armiño. La capa destila altivez y un elevado estatus en la jerarquía social; de hecho la más alta, la de rey. O a falta de rey, infanta –como la de Elena de Borbón en la boda de Federico y Mary de Dinamarca– o su ex consorte, Jaime de Marichalar, en cualquier paseo de frío invierno. Y esto en cuanto a vestimenta palaciega, porque en menesteres más mundanos es fácilmente asociable a las grandes divas del Hollywood dorado. En 2012 volvió a la primera línea de tiro, a los Oscar, de blanco y de la mano de Gwyneth Paltrow. Para terminar de rizar el rizo, el diseño llevaba la firma del todopoderoso Tom Ford. Ea. A renglón seguido vinieron Lana del Rey de Altuzarra en la fiesta del Met de ese mismo año y Cameron Díaz de Stella McCartney en la del año después. Pero segundas (ni terceras) partes...

Para el día a día tiene un aire encantador, mucho más efectista que el más acertado de los abrigos, como un pasaporte instantáneo al podio de la elegancia –mención especial aquí para Oliva Palermo, su mayor defensora–. La pasarelas la han incluido y presentado como la prenda estrella de la temporada: están las historiadas (en Temperley London), las divertidas (en Gucci), las casual (en Givenchy) o las románticas (en Erdem) para el día, y las de rancio abolengo (en Saint Laurent) o las discretas e impecables (en Valentino) para impactar entrada la noche. Lo mejor de la temporada en un envoltorio de lujo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon