Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva vida de Terry Richardson, el fotógrafo al que amaban las 'celebrities' en los 2000

Logotipo de Glamour Glamour 18/08/2017 Glamour

Rihanna, Miley Cyrus, Lady Gaga, Cara Delevingne... todas se han dejado retratar por él, aunque ahora el fotógrafo vive alejado de la farándula.

Hubo una época en la que todas las celebrities querían a Terry Richardson, el fotógrafo de moda a comienzos de los 2000. Ante sus clics han caído rendidas las artistas (y maniquís) más influyentes y modernas de entonces y de ahora. Solo por nombrar algunas: Rihanna, Miley Cyrus, Cara Delevingne o Chloë Sevigny. Y tanto sus campañas para la fallecida marca de ropa, American Apparel, como sus portadas para la revista Candy tenían asegurado el revuelo (y posterior) escándalo público.

El suyo era un lenguaje fotográfico muy propio de la época: las imágenes eran explícitas y mostraban la parte menos recatada de las mujeres. Sin embargo, como también le ocurrió a la actriz Lindsay Lohan -que, por cierto, era amiga del fotógrafo-, la nueva década dio lugar a otros creadores y Richardson siguió trabajando para las mejores firmas y publicaciones internacionales, pero su nombre ya no ocupaba portadas.

Es probable que las acusaciones de acoso sexual por parte de las modelos a las que él fotografiaba también hubiesen debilitado su imagen. En aquel momento, más de una maniquí que había trabajado con él lo acusó de tener que cumplir con los deseos de Richardson si querían trabajar con él. De hecho, la asistente (y ahora pareja) de Richarson, Alexandra “Skinny” Bolotow, contó que había conseguido el trabajo después de cumplir con uno de los deseos del fotógrafo.

“Ella estaba con su novio de entonces y, supuestamente, Terry dijo, 'Si le practicas una felación a tu novio aquí en la fiesta mientras te mantiene ahí abajo, y me dejas fotografiarlo, te dejaré trabajar para mí', recoge la publicación New York Post. Bolotow no solo estuvo de acuerdo con su propuesta sino que además permitió que Richardson la fotografiase mientras le practicaba sexo oral con una tiara en la que se podía leer la palabra slut (zorra).

En la actualidad, la pareja vive con sus gemelos y comparte una rutina bastante alejada de todo aquel mundo. De hecho, en una de sus últimas fotografías publicadas en Instagram, Richardson -que acaba de cumplir 51 años- toca la guitarra junto a uno de sus hijos, que lleva una camiseta de la banda The Cramps. Al fin y al cabo, parece que donde hubo rock and roll, siempre quedará alguna llama encendida.

 

Getting the band back together 🎸🤘🌳

Una publicación compartida de Terry Richardson (@terryrichardson) el 11 de Ago de 2017 a la(s) 10:54 PDT

www.glamour.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon