Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La primavera de la manga pintoresca

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 16/02/2017

Así se decoran las mangas en (de izquierda a derecha) JW Anderson, Kenzo (con bralette superpuesto, doble o nada), Y Project y Michael Kors.

Así se decoran las mangas en (de izquierda a derecha) JW Anderson, Kenzo (con bralette superpuesto, doble o nada), Y Project y Michael Kors.
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

Poco de discreto tiene la próxima temporada. Puede que losbralettes o sujetadores superpuestos a otras prendas se alcen como el top por excelencia a pesar de ser una mínima expresión de tela pero, al menos en lo que a mangas respecta, el juego a seguir es el del todo o nada.

En pasarela, Demna Gvasalia hizo de ellas, extra largas, sello de Vetements desde su primera colección en la primavera de 2015. Siguen presentes, y la estela tiene cola: Prabal Gurung hace lo propio estirando las mangas de sus jerséis de punto veraniegos (esas que enamorarían al mismísimo Enrique Iglesias de principios de los 2000); Off-White las capea, avolantadas y en DKNY, Maxwell Osborne y Dao-Yi Chow hacen lo propio en las sudaderas de la que es su última colección para la firma neoyorquina.

Y hay más: abullonadas (también conocidas como ‘manga jamón’ o ‘gigot’) que nacen de grandes hombros redondeados (regreso ochenteno mediante), acampanadas, desestructuradas, abiertas; ‘manga virago’, remitiéndonos a las vestimentas del s. XVIII, asimétricas o divididas en varios volantes. Y suma y sigue: el reinado de la manga, este año, es bien amplio.

En tiendas, la tendencia baña, principalmente, camisas. Pero también sudaderas, jerséis o vestidos. ¿Lo mejor? Su independencia: una manga llamativa se sobra y se basta para levantar un estilismo de básicos por sí misma, sumando diversión y haciéndose con todas las miradas. ¿Qué más se le puede pedir a una prenda?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon