Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las 10 claves de una vieja obsesión: la cintura de avispa

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 17/03/2016 harpersbazaar.es

La moda obliga a una cintura de avispa Las 10 claves de una vieja obsesión: la cintura de avispa

Echando un vistazo a lo propuesto en pasarela para otoño-invierno, encuentro muchas modelos luciendo corsés, fajines, corpiños y otros elementos tradicionalmente ocultos bajo la ropa que hoy se superponen a vestidos, tops, incluso chaquetas. Veo que el reinado de la cintura fina está de vuelta y que toca ponerse en marcha. Sólo entrar en Google y teclear "formas de afinar la cintura" hace que un escalofrío recorra mi espalda. La obsesión entre estética y fetichista de algunas mujeres por conseguir un cuerpo en forma de reloj de arena les lleva a hacer auténticas salvajadas como lucir un corsé durante 23 horas al día, es decir, quitárselo para ducharse, con el absurdo objetivo de llegar a una cintura de cincuenta centímetros. Digo absurdo objetivo, no porque una mujer menuda no pueda tener ese perímetro, sino porque quien busca esta medida es una mujer con un trasero XXL y un busto más que generoso.

¿Te suena de algo la WaistGangSociety? ¿Has oído hablar de PreMadonna87? Echa un vistazo en Instagram. Seguramente, lo primero que te venga a la cabeza es Nicki Minaj y, sobre todo, el Clan Kardashian. Sí, parece que esta marca de corsés y fajines para marcar cintura mientras entrenas tienen patrocinada a toda la familia. Kim y Khloe posan con estas prendas reductoras y anuncian al mundo que lo suyo (esa silueta excesiva y curvilínea, deforme en opinión de algunos) no se debe a la cirugía, sino a este elemento más parecido a un instrumento de tortura que a una prenda deportiva.

UNA SOCIEDAD DE LOCAS POR LA CINTURA DE AVISPA

Whatsawaist.com es la página web de PreMadonna87, personaje que luce, explica y vende estos corsés. Cuestan entre 100 y 200 dólares y no están prohibidos porque se entiende que queda bajo la responsabilidad de cada uno el buen uso del mismo. Si te interesa el lado saludable de todo esto, que sepas que los traumatólogos no lo recomiendan jamás para dormir, y circunscriben su uso nada más que un rato para entrenar, ya que pueden atrofiar la musculatura abdominal y lumbar. Además, su uso sin descanso puede provocar problemas de estreñimiento, prolapso uterino o vesical. Quizá mejor olvidarlo, ¿no? Sobre todo porque existen ejercicios muy buenos para afinar la cintura y, en general, no beber alcohol ni comer chucherías (calorías vacías que se acumulan en esa zona), además de hacer dieta baja en grasas y rica en fibras, contribuye a un vientre plano y a la no aparición de michelines alrededor de la cintura.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon