Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lindsay Lohan confiesa ser una adicta

por Colleen Last

Laestrella se sinceró con Oprah sobre su problemático pasado y sus planes de futuro

Tras años de lucha, por fin Lindsay Lohan ha admitido que es adicta a las drogas y al alcohol. La polémica actriz confesó sus problemas en una esperadísima entrevista con Oprah Winfrey justo cuatro días después de finalizar su sexta rehabilitación.Cuando Oprah le preguntó si era una adicta, Lindsay respondió que sí y añadió que su principal adicción era el alcohol porque "era una puerta hacia otras cosas. Probé la cocaína por el alcohol".La actriz, de 27 años, confesó que sólo había consumido cocaína 15 veces. "Al día siguiente nunca me sentía bien. Pero me permitía beber más", ha explicado. "Creo que por eso lo hacía. Era más bien una cuestión del típico ambiente de las fiestas. La gente lo hacía y yo también"."La esnifaba", continuó. "Nunca me he inyectado nada, ¡excepto vitamina B12! Pero sí, bebía mucho".Lindsay también ha confesado que ya no toma Adderall, medicamento para el TDAH que ha tomado durante varios años."Creo que es un gran logro", le comentó a Oprah tras admitir que era adicta a esas pastillas. "Eso era todo lo que sabía. Estaba convencida de que me ayudaba. Pero no lo necesito (ahora)".Durante los últimos años, Lindsay ha sido arrestada en numerosas ocasiones, ha tenido que comparecer ante los tribunales e incluso ha llegado a estar entre rejas. Sin embargo, le comentó a Oprah que sus altercados con la ley no influyeron en su mal comportamiento."La verdad es que no me afectaba", ha desvelado. "Porque soy una adicta. Seguro que pensarías que una persona en esa situación creería que necesita rehabilitación. Esa es la definición de la locura, hacer las mismas cosas una y otra vez".Aunque, en esta ocasión es diferente. Ha comentado que la rehabilitación que ha tenido que realizar en Cliffside Malibu por orden judicial ha sido un éxito en esta ocasión porque, por primera vez, quería estar ahí."Las otras veces era más como un castigo", ha explicado Lindsay. "Creo que nunca antes me había dado cuenta de que tenía que callarme la boca y escuchar. En esta ocasión, ya no tenía ganas de pelear. Me dejé llevar".Desde que salió de la clínica de rehabilitación, Lindsay ha prometido estar "presente, con la mente despejada y concentrada", y, además, ha añadido: "Me siento yo otra vez. Ojalá pudiera mantener siempre esta sensación y estar siempre así. Estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario".La entrevista a Lindsay Lohan se ha transmitido en OWN (Oprah Winfrey Network) y en el canal de televisión TLC.
© OWN TLC
image beaconimage beaconimage beacon