Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Locos y gigantes

ELLE ELLE 30/12/2015 Texto y Fotos: Óscar Checa Algarra
Locos y gigantes © Copyright © 2015 Hearst Magazines, S.L. Locos y gigantes

Empieza la ruta en Argamasilla de Alba, uno de los pueblos con más probabilidades de ser el lugar de La Mancha de cuyo nombre no quería acordarse Cervantes. Y no quería acordarse, seguramente, porque aquí estuvo preso. La cueva donde lo encerraron y donde comenzó El Quijote se puede visitar en la Casa de Medrano (2 euros).

En Campo de Criptana te espera el escenario de la aventura más conocida de la novela: los molinos de viento que Don Quijote confundía con gigantes. En el cerro siguen en pie diez de los treinta o cuarenta molinos que llegó a albergar. El Sardinero, conserva la maquinaria del siglo XVI, pero es el Burleta el que sigue haciendo moliendas una vez al mes, enfocadas al turismo, claro. Del resto, el Poyatos sirve de punto turístico y el Culebro alberga el Museo de Sara Montiel, que nació aquí (2 euros).

La próxima parada, a 9 km, es Alcázar de San Juan, donde la historia de los caballeros de la Orden de San Juan se mezcla con la atmósfera quijotesca. Visita el conjunto palacial del Gran Prior y el Torreón de Don Juan José de Austria, antigua torre almohade y actual centro de interpretación.

En el Museo del Hidalgo (3 euros), en una casa del siglo XVI, descubrirás cómo era la vida de los nobles sin título o con pocos bienes que inspiraron a Cervantes.

Hay otras dos visitas imprescindibles. La primera es el FORMMA –Museo de la Alfarería de La Mancha (2 euros)–, con decenas de utensilios moldeados en barro, muchos de ellos presentes en la obra cervantina.

La otra, a las afueras, es el Complejo Lagunar de Alcázar de San Juan. Forma parte de la Mancha húmeda y es Reserva de la Biosfera, con tres lagunas de carácter estacional y salino que albergan decenas de especies. Desde los observatorios podrás ver flamencos, grullas, malvasías, garzas reales o calamones, entre otros. El atardecer desde la Laguna de las Yeguas, con concentraciones de sal cien veces superior a la del Mediterráneo, es espectacular.

Quijote gourmet

Son muchas las alusiones culinarias recogidas en El Quijote, pero la que más destaca es la de las Bodas de Camacho, donde el plato principal era la pepitoria. En Alcázar de San Juan se celebran en noviembre (este año, el 7 y 8) unas Jornadas Gastronómicas dedicadas al Guiso de las Bodas de Camacho, en las que participan un buen puñado de restaurantes con el mismo menú pero que cada uno personaliza. Además de la gallina en pepitoria incluye queso manchego, viandas de orza, vino, mistela, mantecados y, por supuesto, la típica bizcochá de Alcázar: tortas bañadas en leche con canela, azúcar y corteza de limón. El menú suele rondar los 15 euros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon