Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 40 errores de estilo que vinieron del olimpo de la fama

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 05/04/2017

Porque aunque el vestido de novia –sí, es un vestido de novia– lo firme Vera Wang, esta no es la opción más acertada para recorrerse la alfombra roja de los Globos de Oro.

Porque aunque el vestido de novia –sí, es un vestido de novia– lo firme Vera Wang, esta no es la opción más acertada para recorrerse la alfombra roja de los Globos de Oro.
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

Lo fácil sería apuntar a las de siempre, volver otra vez sobre el traje de cisne de Björk o el de solomillos de Lady Gaga. Hacer una galería –otra vez– como un glosario del consabido esperpento, el de los lugares comunes cuando hablamos de mal gusto. Pero no, eso al final se podría considerar incurrir en bulling; siempre acosando a los mismas celebs.

Mucho mejor ir a por las otras, las excelentes vistiendo, esas de las que nadie duda que nutran listas de mejor vestidas; las del gusto exquisito y la percha impecable. Diane Kruger –sí, la refinada actriz alemana– salió un día a la calle hecha un auténtico cuadro, o Sienna Miller –sí, la reina del boho chic y la nueva valedora del ladylike– salió de casa una mañana como si fuera una mendiga.

Hasta la magnánima Cate Balchett metió una vez la pata, unos Globos de Oro en los que parecía vestida por el enemigo. Son 40 momentos para el olvido, 40 meteduras de pata que convierten a estas reinas del estilo en un poquito menos diosas y algo más humanas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon