Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los peligrosos microbios que se esconden en tu goma del pelo

Vanitatis Vanitatis 25/01/2016 Berta Mina

Una verdad como un templo para millones de mujeres en el mundo: te compras un paquete de gomas de pelo en el que al menos vienen ocho coleteros, pero, por arte de magia, pasados apenas unos días solo has sido capaz de retener en tu propiedad uno. Suerte tendrás si al menos es el de color negro y no el verde fosforito que nadie alcanza a entender por qué lo incluyen en la gama de tonalidades de este tipo de accesorios para el cabello. En serio, basta.

Desconoces qué ha ocurrido con el resto de miembros del 'pack', y tu único objetivo es no perder el único que conservas, así que te lo colocas en la muñeca a modo de pulsera con el fin de no perderlo de vista y tenerlo siempre a mano. ¿Buen truco? En absoluto. Estas portando una barbaridad de bacterias y gérmenes, y pueden resultar de lo más perjudiciales para la salud.

© Proporcionado por Glamouratis

Resulta que ese gesto tan común de pasar la goma del moño a la muñeca y viceversa podría desembocar en una infección de piel de lo más desagradable. Tal y como informó recientemente la CBS, una joven que portaba su útil elástico en el brazo tuvo que acudir al hospital tras descubrir que en la parte posterior de la muñeca le estaba brotando un desagradable y poco discreto bulto. Lo que Audree Kopp, protagonista de la historia, achacó a una picadura de araña resultó ser una infección monumental. Nada de insectos, el responsable fue su goma de pelo.

A diario están en contacto con infinidad de gérmenes © Proporcionado por Glamouratis A diario están en contacto con infinidad de gérmenes

Una infección al alcance de la mano

Tras analizar la aparatosa inflamación, el médico le recetó inmediatamente una ronda de antibióticos. Pero lo peor estaba por llegar: después de un buen chute para frenar la infección, el bulto comenzó a crecer más y Audree acabó en la sala de urgencias donde optaron por someterla a una cirugía para extirparle el absceso.

Tal y como explicó a la CBS el médico que la atendió, la infección fue causada por las bacterias que portaba la goma del pelo que se infiltraron en su piel a través de los poros y los folículos pilosos. “Todavía se ignora si podría haber sufrido una sepsis, una complicación peligrosa derivada de una infección que puede causar insuficiencia orgánica e incluso la muerte”, advierte Kylie Gilbert en Shape.

Rodeados de peligrosas bacterias: combátelas

¿De verdad corremos peligro de muerte por llevar un coletero en la muñeca? Tras darse a conocer el extraño caso de Audree Kopp, los expertos en dermatología han coincidido en dar una respuesta a modo de advertencia: es muy raro que ocurra, pero es posible. El hecho de llevar el accesorio en una zona tan expuesta del cuerpo, hace que sea más probable que se impregne de bacterias como la E. coli o SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) que pueden encontrarse en todas partes, desde la barra del autobús o las escaleras mecánicas hasta el mango del carrito de la compra. El contacto permanente con la piel, puede traducirse en microabrasiones como las que le ocurrieron a la joven, aunque, insistimos, es una situación bastante infrecuente. Al menos hasta ahora las urgencias no estaban llenas de mujeres doloridas por sus colas de caballo, y probablemente nunca se convierta en una verdadera alarma social.

Ojo, la nueva moda masculina no queda fuera del peligro © Proporcionado por Glamouratis Ojo, la nueva moda masculina no queda fuera del peligro

Claro que, como dice el refranero, más vale prevenir que curar. La solución pasa por mantener una higiene constante tanto con nuestra piel -lavándonos las manos con agua y jabón varias veces al día- como con nuestros accesorios para el pelo, que debemos desinfectar a menudo. Y no, no vale con que te duches con la goma en la muñeca; de hecho, la humedad que mantienen tras salir del baño puede convertirla en un verdadero imán para los microorganismos. Mételas en la lavadora y pon un programa que las lave a 60 grados para acabar con todas las bacterias. Importante, deja que se sequen bien antes de usarlas de nuevo.

Y cómo no, reemplazarlas de vez en cuando. No es el anillo de rubíes de tu abuela, así que no guardes los elásticos de pelo como si fuesen una herencia única. Atención: en el hipotético caso de que seas capaz de encontrar el resto de gomas que venían en el paquete primigenio, ten cuidado porque si han estado guardadas en el fondo de un cajón lleno de maquillaje o, peor, dentro de tu desorganizado bolso, estarán también plagadas de gérmenes que terminarás por llevarte a la muñeca. Haz el favor de comprar unas nuevas y cambiarlas cada dos o tres meses, aunque tengas que volver a toparte con la horrorosa goma fosforita.

© Proporcionado por Glamouratis

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon