Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los perfumes de la realeza

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 21/12/2015 harpersbazaar.es
articulos © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. articulos

El perfume no es algo moderno. Tutankamon, rey de Egipto, usaba el sándalo, vetiver y el bakhor como fragancias aunque fue embalsamado con mirra y casia, dos aromas de la época. En Roma el agua de rosas se rociaba en los teatros y sobre la piel para camuflar los malos olores. Nefertiti adoraba la flor de loto y el incienso. 

Penhaligon y Floris en Inglaterra, la Maison Guerlain en París, Rancé en Italia, Acqua di Genova, Acqua di Parma o las fragancias de Santa Maria Novella todas estas marcas tienen en común la edad, mucha aunque saludable, y un listado de clientes de sangre azul. La familia Bonaparte era fanática de Rancé, la Maison Guerlain tenía entre sus clientes a la reina Victoria, la reina Isabel de España o a el Zar Alejandro II creada en 1928 por Pierre-François-Pascal Guerlain tiene el honor de haber sido la casa elegida por numerosas monarquías. 

Pero las nuevas generaciones también tienen otras preferencias olfativas. Repasamos el tocador de las familias reales.

Los favoritos de la princesa Diana: Bluebell de Penhaligon's, Diorissimo de Dior y So Pretty de Cartier.

Los favoritos de la princesa Diana: Bluebell de Penhaligon's, Diorissimo de Dior y So Pretty de Cartier.
© Copyright © 2015 Hearst Magazines, S.L.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon