Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mónica Naranjo lanza nuevo disco, Lubna

AR AR 29/01/2016 Por Pilar Manzanares

Mónica Naranjo lanza nuevo disco, Lubna © Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L. Mónica Naranjo lanza nuevo disco, Lubna

A Mónica Naranjo le gusta cocinar canelones con la misma paciencia con que trabaja un disco. Una amiga italiana la definió como una mujer con ‘corazón de león’, y razón no le falta. La artista derrocha personalidad y cree en la disciplina como secreto del éxito: “Pediría al público que escuchen Lubna con el corazón abierto. Ha sido un trabajo hecho con amor”.

Tu nuevo disco se ha convertido en todo un éxito sin promoción. ¿Te ha sorprendido tanta buena aceptación del público?

Sí, bastante. Han sido siete años de trabajo intenso, y he disfrutado de todo el proceso creativo. Espero que el público también lo disfrute.

La letra de Jamás, tu primer single, trata sobre la pérdida de un hijo. El tema es duro y desgarrador.

No es mío. Se corresponde con el capítulo 15 de un libro que pondré a la venta en septiembre. Cada canción de Lubna tiene que ver con un capítulo de ese libro. Quizá debería haberlo lanzado antes que el álbum, pero si les hago esperar más, mis fans me matan. Acabarlo ya ha sido un gran logro. Han sido siete años de trabajo intenso, mezclando 180 instrumentos. Cuidaremos mucho la promoción, pero no pienso hacer gira hasta que el libro se publique. La gente necesita conocer la historia que da sentido a la música.

Explícame la historia de este libro.

Lubna es un ser que representa aquello que todos hemos querido encarnar alguna vez. Se trata de la justicia divina. Sería bueno que los más débiles, los que sufren más abusos, pudieran vengarse gracias a la justicia divina.

¿Qué no harías ‘jamás’?

Es una palabra peligrosa porque la vida da muchas vueltas y, de pronto, haces cosas que nunca pensabas. Odio la hipocresía y confieso que alguna vez me ha tocado comportarme de forma hipócrita en algún tema de trabajo.

¿Qué no perdonarías ‘jamás’ a tu pareja?

La mentira. Puedo llegar a perdonar una infidelidad muy puntual, pero una mentira pensada, que implicara tener una doble vida por su parte, no lo perdonaría jamás.

Fuiste madre muy joven. ¿Cuál es el momento de felicidad perfecta con tu hijo?

Todos los días. Aitor es la persona más maravillosa del mundo. Tiene lo mejor de su madre y de su padre.

¿En qué situación disfrutas más con él?

Tenemos un ritual, el mismo que yo con mi hermano Enrique hace años: charlando en la sobremesa, Aitor enciende un cigarro y le doy una calada. Es un momento ideal porque cotilleamos de todo. Ahora tiene 23 años y vive con su chica, estudia mucho y tiene un gran equilibrio interior. Creo que, como madre, he hecho bien mi trabajo.

¿Un consejo por si tu hijo te hace abuela?

Pues el mismo que me dieron a mí cuando nació: que sienta por su bebé un amor infinito, pero que no le consienta. La clave es amor y disciplina a partes iguales.

¿Qué queda de niña en ti?

Me gusta ver la vida con los ojos de niña. Eso me hace sentirme viva y creer en la ilusión de la magia. Hace poco, una niña me dio su librito de Walt Disney con las firmas del Pato Donald, Mickey Mouse o Minnie. Quería que yo firmara allí porque también era uno de sus ídolos. Me pareció un gesto muy tierno y bonito.

¿Conservas algún juguete de tu niñez?

Tuve pocos regalos durante la infancia. Recuerdo compartir los Juegos Reunidos Geyper con mis hermanos. Mientras uno se entretenía jugando al bingo consigo mismo, el otro pasaba el rato con la ruleta de la suerte. Compartíamos todo sin enfadarnos.

Dime una canción tuya que no te cansas de escuchar.

Eso me pasa con mi álbum Minage. Significó un cambio importante en mi carrera profesional. Antes tuve varios éxitos internacionales y quería romper esa dinámica con un trabajo más conceptual, alternativo. Me decían que estaba loca, pero yo quería crecer y me alegro de haber tomado aquella decisión.

De tu vestuario, no podrías vivir sin...

Mis botas. Parecen nuevas, pero llevan bastante trote. Mi hijo también las usa. Cuando vamos por la calle parecemos novios. Además, las llevo con la cremallera abierta, para quitármelas en cualquier momento sin esfuerzo.

Admiras mucho los diseños de José Fuentes. ¿Por qué?

Por su capacidad para hacerme sentir mujer. Soy mediterránea, con cuerpo definido, pecho, caderas... José ve a la mujer que a mí me gusta: sana, bella, lozana...

¿Tienes rituales antes de un concierto o en casa?

Suelo comer un dónut dos horas antes de una actuación, y si está relleno mejor. En casa, para desayunar me tomo un zumo de naranja. Tengo muy buen despertar.

¿Cuidas mucho la voz?

Sí. Hablo poco por teléfono, evito comer cosas demasiado frías o picantes, no fumo, intento mantener siempre la misma temperatura corporal... Y cuando estoy de gira soy incluso más meticulosa. En esa época no me permito ni el lujo de tomar una copa de vino.

¿Sueles practicar deporte?

Corro una hora diaria o hago bicicleta, y paseo por la playa haga buen o mal tiempo. A partir de los cuarenta, a las mujeres nos cuesta perder los kilos de más y la carne se vuelve flácida. Trabajo en el gimnasio para mantenerme bien.

El instrumento musical que más te relaja.

El chelo. Su sonido es sublime. ¡Hay tanto drama y tanta expresión en el chelo! Me llega al alma. Eso sí, no sé tocarlo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AR

image beaconimage beaconimage beacon