Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mamás millenials

ELLE ELLE 17/05/2016 Blanca del Río
Mamás millenials © Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L. Mamás millenials

Ni a los 15, ni a los 40. La edad en la que la maternidad llama a la puerta de la generación Millenial se ha establecido en el umbral de los 30. Y no, no hay crisis ya al cumplirlos porque los 30, dicen, son los nuevos 20. Una frase manida pero ciertamente precisa. Porque los 20, los 30 y los que tengan que venir, traen nuevos retos. La generación de Instagram, de las “no-bodas”, del smartphone y del smartclock, también crece.

La generación de la que todo el mundo habla vive la maternidad (y la paternidad, que esto es y ha sido siempre, cosa de dos) con ilusión desde el minuto cero pero también con miedo, pánico y nervios, como todos (aunque se empeñen en decir que no). Miedo de pensar en qué plano puede quedarse la vida que hasta ahora conocían pero a la que no tienen por qué renunciar.

Hace poco, conversaba con mi abuela, una persona de 84 años, acerca de su maternidad. Jamás le hicieron una ecografía en los cuatro embarazos que tuvo. Tampoco a su primera hija, mi tía, a comienzos de los 80. Me recalca que sí, fue una vez al médico en su último embarazo a “arreglar papeles para el registro”. Nunca escuchó el latido de sus hijos antes de nacer y ahora puedes comprar un doppler de segunda mano a golpe de click desde el móvil. Ella vivió los nueves meses de cuatro hijos sin saber si había problemas en la gestación. Ahora... ahora es impensable.

En los tiempos que nos atañan, un perfecto combinado de miedo e ilusión se apodera de la futura mamá desde que el test de embarazo le dice con exactitud de cuántas semanas está embarazada y enseguida, una horda de clínicas 'pre-mums' le asaltan por la calle cuando huelen sus hormonas para que compre el pack de ecografías 4D.

Dejando a un lado el pánico prenatal habitual y salvando algunas excepciones, esta generación quiere ser racional. En su mayoría, su vida continúa exactamente igual que como estaba antes. Mentimos. También adquiere, por supuesto, una nueva dimensión llena de ilusión. Y la viven -o lo intentan- con tranquilidad, con nuevos pensamientos y desde un prisma que a veces choca con lo establecido pero que se asienta de forma sana y feliz.

Así que, tras una radiografía rápida, así son las mamás millenial que vienen dispuestas a traer una nueva generación al mundo.

Padres eco

La preocupación por el medio ambiente, afortundamente, ha aumentado. Reciclar ya no es suficiente. Cada una de nuestras acciones es clave para ayudar puesto que lo que hoy creemos será el futuro de los que vienen. Se preocupan, por tanto, desde la base. Investigan y se informan. Y se enorgullecen de hacerlo, de buscar todo aquello que es responsable también en los procesos de fabricación o los materiales utilizados y en este terreno se hacen hueco firmas como Greentom. Ya se han hecho hueco algunas piezas estrella que tienen además otro punto a su favor: son 'low cost' (importante para una generación a la que le cuesta hacerse hueco en el terreno laboral por salir al campo en mitad de una crisis desmedida).

regalos-mamas_03 © Proporcionado por Elle ES regalos-mamas_03

Greentom es la firma de sillas de paseo holandesas que han acogido las nuevas generaciones con ilusión por su filosofía del “menos es más”. Las nuevas generaciones viven en casas mini -de precios maxi- así que, todo cuenta. Estas sillas ultra ligeras y plegables forman parte de una colección 100% ecológica que sigue el lema del fundador, el diseñador Bart Bost: “dejar un futuro y un planeta más verde a nuestros hijos”. Con la sostenibilidad como pilar principal, la marca ha creado una línea de sillas hechas con materiales reciclados como las botellas de plástico. Un compromiso con el medio ambiente que gusta y que, además, añade un último factor que les convence del todo: al final del ciclo de vida de estos carritos, pueden ser devueltos a la fábrica donde se reutilizan todos los materiales. Su precio ronda los 400 euros.

Además, la firma ha sido reconocida con el premio ‘Best of the Best’ en la categoría de mejor diseño de producto en los Red Dot Awards 2016, uno de los galardones de diseño más importantes a nivel mundial. El jurado internacional, formado por un total de 41 expertos, ha distinguido el diseño de sus sillas por su innovación, calidad, funcionalidad y compromiso medioambiental.

Captura de pantalla 2016-04-28 a la(s) 14.14.59 © Proporcionado por Elle ES Captura de pantalla 2016-04-28 a la(s) 14.14.59

Mamás con estilo

¿Ropa premamá? Sí, pero con estilo. Se acabaron los blusones y los pantalones hechos sin ojo crítico. Y lo avalan tops de la talla de Behati Prinsloo, embarazada (millenial) y una de las que mejor abanderan la ropa premamá. Y si un ángel de Victoria Secret lo dice, será por algo.

Una foto publicada por Behati Prinsloo Levine (@behatiprinsloo) el 15 de Abr de 2016 a la(s) 10:15 PDT

Zara, Asos, H&M, Sfera y un sinfín de cadenas y firmas apuestan por dar a las futuras mamás una opción elegante sin que se tenga que renunciar a las tendencias durante nueve meses. Y también estas firmas abogan por lo eco. La mayoría utiliza algodón orgánico en las líneas premamá para cuidar cada rincón de su piel... y del planeta.

hm © Proporcionado por Elle ES hm

(Foto: H&M Premamá)

Mamás que se cuidan

Y mucho. Desde el primer momento. Importa la forma física e importa, sin lugar a dudas, la mental. La natación especial para embarazadas ayuda en la tarea y cada vez son más las clases que se llenan de jóvenes con prominentes tripitas de embarazada.

¡Buenos días! ¿Un poco de #Yoga para empezar el día? ¡Happy Weekend! #YogaPrenatal #yogapregnancy #YogaLiving #Pregnancy #8months #Meditation

Una foto publicada por Patricia Montero (@patrymontero) el 11 de Jul de 2015 a la(s) 12:05 PDT

Asimismo, los locales especializados en pilates y yoga premamá han visto incrementados sus aforos al mismo tiempo que lo hacía eso de “mens sana y corpore sano” también cuando llevas un pequeño dentro de ti.

our Sunday morning

Una foto publicada por Candice Swanepoel (@angelcandices) el 17 de Abr de 2016 a la(s) 7:40 PDT

Y una vez que dan a luz, ¿qué?

Bautizos, comuniones...bla bla bla. Una nueva forma de celebrar se ha instalado junto a las “no-bodas”. Las baby showers americanas pueden tener cierta culpa en ello. Las mamás millenials sólo quieren celebrar que son felices, sin que eso suponga una etiqueta, sin que lo tenga que bendecir un párroco, sin que se tenga que gastar una millonada en una comida familiar.

pinterest2 © Proporcionado por Elle ES pinterest2

Ahora, las madres de la nueva generación celebran fiestas porque sí. Porque son felices. Al mes, al año... ¿Qué importa el momento? Algo similar a esas fiestas con barra libre de comida y bebida de las que hablábamos aquí aunque de forma más relajada, porque... alguien duerme en un carrito. Fiestas con amigos. Fiestas informales.

Animaciones-Dabaduu © Proporcionado por Elle ES Animaciones-Dabaduu

Mamás y novias

Sí, un preferente gusto por casarse embarazadas o con el bebé recién tenido también se instaura en esta generación. El proceso cambia y ahora se celebra al revés. Quieren hacer partícipe de su felicidad a ese pequeño desconocido que han llevado con ellas durante nueve meses y que ahora, ya con rostro y nombre, merece también disfrutar de ello.

Bodas celebradas seis o sietes meses después, tiempo suficiente para que la mamá haya recuperado su figura con un cuidado programa post parto o con la tripita de los cinco meses prenatales, con la ilusión de ponerse un cómodo vestido ibicenco y unas sandalias de pompones de Mabu by Maria BK a los pies y darse el sí quiero entre guirnaldas, amigos y caipirinhas (0,0).

pinterest3 © Proporcionado por Elle ES pinterest3

Mamás millenials, en las redes

Por supuesto, las redes sociales tienen mucho que mostrar aquí con sólo añadir delante el símbolo del hashtag (#). Muchas de ellas esperan a poder mostrar su incipiente barriguita para celebrarlo con sus seguidores y amigos virtuales. Otras, lo viven en directo y hacen del 'parenting' una nueva forma de vida (echa un vistazo a los vídeos de Verdeliss para saber de lo que hablamos). La intimidad ha cambiado de rumbo. Se ha desviado del receloso tabú mal visto y ahora la felicidad, se comparte y se celebra a golpe de comentario y emoticono.

Agora e #barrigapositiva ! #babyangel ❤️

Una foto publicada por Candice Swanepoel (@angelcandices) el 19 de Mar de 2016 a la(s) 1:13 PDT

Y así es como una generación se convirtió poco a poco en un leitmotiv por sí misma, en un himno, en una nueva forma de vida, en un patrón diferente de vivir lo de siempre. Nuevas legiones de padres se han hecho hueco en un mundo poliédrico en el que cada uno lo vive a su manera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon