Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Matt Smith ya se ha convertido en el fotógrafo Robert Mapplethorpe (y tenemos pruebas)

Logotipo de GQ GQ 28/07/2017 GQ

El actor británico se encuentra rodando uno de los biopics más controvertidos de los próximos meses. 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Hablar de polémica cuando nos referimos a Mapplethorpe es como reducir un tsunami a la categoría de marejada. El inmortal fotógrafo neoqyorquino fue acusado de escándalo público, pornografía, indecencia, obscenidad y (tras la publicación de su 'Black Book') incluso racismo, convirtiéndose en una cause célèbre habitua dentro las guerras culturales libradas en la Norteamérica de Richard Nixon. Su visibilización de un universo secreto bajo las calles de la metrópoli, donde el fetichismo BDSM se daba la mano con naturalezas muertas y una celebración (austera, con un punto trágico) de la libertad sexual, lo acredita como testigo y catalizador de excepción de sus tiempos. Incluso su muerte fue testimonio de aquella Nueva York, por suerte ya desaparecida, donde la plaga del sida campó a sus anchas.

Resulta extraño que el cine comercial, siempre fascinado por las historias de artistas contra el mundo, no se haya fijado aún en una vida tan interesante y sustanciosa como la suya. Más allá de los documentales  'Black White + Gray' (James Crump, 2007), una exploración de su simbiosis con el galerista Sam Wagstaff, y 'Mapplethorpe: Look at the Pictures' (Fenton Bailey y Randy Barbato, 2016), ha permanecido alejado de las pantallas... hasta ahora. Pese a los mejores intentos de James Franco, finalmente ha sido Matt Smith quien se ha llevado el gato al agua en la película que Ondi Timoner, directora del excelente documental 'Dig!' (2004), sobre el éxtasis y caída del grupo The Brian Jonestown Massacre.

Las primeras fotos de rodaje muestran a Smith (con peluca) en los alrededores del número 24 de Bond Street, en Manhattan, donde el fotógrafo tenía su estudio y sala oscura. Incluso podemos verlo en la escalera de incendios, uno de los lugares más emblemáticos del Nueva York de principios de los 70. La película parece haber sido concebida para festivales como el de Toronto, Venecia o Telluride, así que no esperes su estreno para antes del otoño de 2018.

1

1
© Proporcionado por Revista GQ

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon