Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mejor con amigos: apúntate al buddymoon y di adiós a la luna de miel tradicional

Vanitatis Vanitatis 18/08/2016 Claudia del Águila

Es el mejor modo de recordar ese momento especial en buena compañía. Y, además, así a la vuelta ya no tendrás que dar la paliza para enseñar la colección de fotos que hiciste, porque tus colegas también estaban ahí y tendrán las suyas. 

La tradición de luna de miel se remonta a los babilónicos, que tenían por costumbre que el padre de la novia regalara cerveza de miel durante una luna para que la pareja tuviera energía y fuera fértil. En la cultura nórdica del siglo XVI, la pareja de recién casados debía beber hidromiel durante un mes lunar –siempre se casaban en luna llena-. La hidromiel era el alimento de Odín y estaba relacionado también con la fertilidad y la posibilidad de engendrar varones. De ahí el término 'luna de miel'. 

En nuestra cultura, la luna de miel servía para iniciar la convivencia de la pareja tras un largo noviazgo en el que habitualmente no se habían conocido bíblicamente. Pero, en la actualidad, la mayoría de las parejas ha iniciado su convivencia antes de pasar por la vicaría o el juzgado, con lo cual deja de tener mucho sentido ese viaje para conocerse a fondo. De todas formas, cualquier razón es una buena excusa para pegarse una escapada y la tradición de la luna de miel se ha conservado. ¿Por qué renunciar a los 15 días que te da la empresa? Sin embargo, la razón de ser ha variado y se va adaptando a la realidad de las parejas.  

Una de las variantes que está al alza es la del 'buddymoon': nos vamos de viaje con nuestros colegas. Esta tendencia no es nueva: empezó a hablarse de ella en 2012, cuando el 'New York Times' publicó un artículo hablando de esta modalidad. Desde entonces la demanda ha ido creciendo. Y ahora está en boca de todos porque, en 2015, Jennifer Aniston y Justin Theroux decidieron largarse a Bora Bora con todos sus amigos (incluida Courtney Cox, la compañera de reparto en 'Friends' de Aniston). Y ya se sabe que, cuando un famoso hace algo, se pone de moda. Así que este año las lunas de miel para multitudes se han disparado. Tanto es así que algunos hoteles ya se están especializando en ofrecer 'packs' para Enamorados & Cía.

Todos juntos en pandilla. El altar no les separará © Proporcionado por Glamouratis Todos juntos en pandilla. El altar no les separará

Pero para que realmente salga bien se han de tener algunos detalles en cuenta:

La organización

La idea es que este viaje sirva para que los novios descansen del estrés de montar la boda, así que lo mejor es que no les lleve mucho trabajo organizar el viaje. Buscar un 'pack' específico para 'buddymoon' o simplemente un viaje en grupo con todo incluido puede ser la mejor alternativa para facilitar las cosas. Lo habitual es que los mejores amigos del novio y de la novia se encarguen de todo, pero respetando sus preferencias. 

El plan

En la mayoría de casos no se tratará de una votación democrática: los novios elegirán el tipo de viaje que desean y quien quiera que se apunte y a quien no le guste, que se invente una excusa. Un viaje cultural, uno de relax o una auténtica aventura son las opciones más habituales, dependiendo de los gustos de cada pareja. De todas formas y teniendo en cuanta que se trata de un grupo de amigos, los destinos que combinan relax y alguna que otra actividad suelen ser los preferidos. 

A escote

En general, se establece un presupuesto y cada cual paga lo suyo. En algunos casos, se puede invitar a la parejita (dependiendo del poder adquisitivo de los colegas y de lo que cueste el viaje), aunque lo más habitual es pagar a escote. Por ello, es importante buscar un viaje que lo incluya todo, para no llevarse desagradables sorpresas. Y si esto no es posible, hacer un fondo para no tener que ir sacando cuentas en cada comida.

Aunque sea un poco desagradable, es importante fijar con antelación un presupuesto, para que los invitados decidan si lo pueden asumir o no. 

Cuanto antes, mejor

Otra de las recomendaciones es que el viaje se lleve a cabo justo después de la boda. Ir posponiendo la fecha según las necesidades de los diferentes amigos, puede hacer que al final quede en el limbo y no se celebre. Además, la finalidad del viaje es pasárselo en grande y descansar después del bodorrio. Seis meses después, no tendrá mucho sentido. 

A quién invitar

Es un viaje de colegas, así que no tiene que haber ninguna obligación. La máxima es que no haya tensiones. No es fácil viajar en grupo, por lo que mejor que sea lo más homogéneo posible. También ayuda dejar tiempo libre para cada uno. Con la excusa de que la pareja debe tener un poco de intimidad, se pueden dejar espacios para que cada uno haga lo que quiera y así se previenen situaciones de tensión. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon