Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Michelle Obama: vestir como una presidenta siendo primera dama

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 21/03/2016 harpersbazaar.es

Ayer Barack y Michelle Obama –y Malia y Sasha, sus dos hijas– aterrizaron en Cuba. Esta es la primera visita de un presidente de EE.UU. a la isla en 90 años, y la primavera se abrió paso en forma de flores: la primera dama tomó La Habana ataviada con un vestido blanco de Carolina Herrera con flores en azul y rojo –colores comunes en las banderas de Cuba y EE.UU.–.

Ayer Barack y Michelle Obama –y Malia y Sasha, sus dos hijas– aterrizaron en Cuba. Esta es la primera visita de un presidente de EE.UU. a la isla en 90 años, y la primavera se abrió paso en forma de flores: la primera dama tomó La Habana ataviada con un vestido blanco de Carolina Herrera con flores en azul y rojo –colores comunes en las banderas de Cuba y EE.UU.–.
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

Hace unos meses Michelle Obama aterrizó en el aeropuerto de Tokio ataviada con un llamativo vestido estampado de Kenzo -una firma fundada por un japonés en manos de un conglomerado de lujo francés y cuya dirección creativa queda actualmente a cargo de dos californianos- que tiempo antes había lucido una conocida bloguera en una Semana de la Moda. En los días posteriores a ese viaje, un tour por Asia que realizó en compañía de sus hijas Sasha y Malia para impulsar su proyecto de coincienciación sobre la educación infantil Let girls learn, Michelle llegó a lucir distintos diseños de Altuzarra, Dries Van Noten, Alice + Olivia y Roksanda. Todos modelos de temporada a la venta en tiendas y plataformas de comercio online.

Esa es la actual primera dama de Estados Unidos. La misma que sale de viaje oficial y tiende o rompe lazos diplomáticos antes de bajarse del avión. Como cuando se metió en el bolsillo al presidente chino con un vestido rojo, el color del partido, el poder, y la suerte, y escogió a un diseñador de origen indio, Bihbu Mohapatra, para pisar Nueva Delhi a principios de año. O durante su reciente visita a Riad, donde se le dio un toque de atención por prescindir de un pañuelo que le cubriera el rostro y le tapara el pelo al llegar al país. La misma que durante los años de mandato de su marido ha venido consolidando su proyección pública, entre otras cosas, a través de sus cuidadas aunque no siempre bien recibidas decisiones estilísticas. La misma cuyo índice de aprobación ha crecido tanto durante todo este periodo que Hilary Clinton acaba de fichar a su directora de comunicación además de asesora y relaciones públicas, Kristina Schake, para renovar su imagen y acercarse al electorado de cara a su inminente carrera presidencial.

Y es que Michelle Obama lo mismo ha llegado a apostar por el mismo vestido de Asos que Jessica Alba, que se ha puesto primero el mismo Alexander McQueen que Amal Alamuddin e incluso ha coincidido con el personaje de Julianna Margulies en la serie The Good Wifea propósito de un traje de chaqueta de Michael Kors. Si bien se la ha criticado en varias ocasiones por abusar demasiado de firmas de lujo o tirar en exceso de marcas internacionales en detrimento de aquellos diseñadores patrios a los que en un principio tanto apoyaba (como Jason Wu o Thakoon) además de ignorar a conciencia a creadores consagrados como el desaparecido Oscar de la Renta, también le han puesto el grito en el cielo por comprar en cadenas de ropa de gran consumo y bajo coste (Target, GAP o H&M entre otras). Lo que está claro es que, reproches aparte, Michelle ha conseguido hacerse con el título de primera dama con más estilo desde Jackie Kennedy. ¿Funcionará su fórmula en el caso de una aspirante a la presidencia?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon