Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Microblading: el último tratamiento contra las cejas despobladas

Vanitatis Vanitatis 18/05/2016 Amor Sáez
© Externa

Sabemos la importancia de las cejas para enmarcar la mirada. Sabemos que la elección de su perfilado, de su diseño, va a ser determinante a la hora de otorgar una u otra expresión a nuestro rostro. Por eso, todas aquellas mujeres que han tenido la mala pata de ver cómo sus cejas se iban despoblando y perdiendo su antiguo espesor suspiran cuando ven las de Cara Delevingne o Gigi Hadid

Detrás de este problema hay causas muy diversas: desde el paso de los años hasta el exceso de pinza, pasando por lesiones cutáneas, enfermedades como el hipotiroidismo o tratamientos como la quimioterapia. Hasta ahora, las soluciones cosméticas eran básicamente tres: los fortalecedores de cejas -que han demostrado su eficacia tras la 'quimio'-, la micropigmentación y el trasplante capilar. Este último es, sin duda, una técnica invasiva reservada para 'valientes'; en cuanto a la micropigmentación, no deja de ser un tatuaje: su larga duración sobre la piel y sus resultados, en muchos casos, poco naturales, echan para atrás a muchas mujeres, que no se arriesgan a un resultado poco favorecedor en un lugar tan visible como es el rostro. Ahora llega otra técnica, el 'microblading', cuyos efectos duran menos tiempo. Sería, quizás, un primer paso antes de recurrir a la micropigmentación y una solución para cuando las cejas están moderadamente despobladas, que no calvas. 

El 'microblading' tiene su origen en el 'tébori', una técnica de tatuaje manual originaria de Asia (Japón y China), donde el pigmento o tinta se implanta en la epidermis evitando su deterioro. A lo largo del siglo XX ha gozado de gran popularidad en varios países de América Latina, como Colombia, México, Chile y Venezuela. Ahora, como decimos, acaba de aterrizar en España. 

“Los tratamientos de micropigmentación tradicionales 'tatúan' las cejas, pero el pigmento se deteriora en poco tiempo y terminan apareciendo tonos verdosos azulados, o incluso rosas y anaranjados. Sin embargo, con el 'microblading' el color se mantiene estable”, asegura Claudia di Paolo, Beauty Hunter y propietaria del espacio Claudia di Paolo Shop, que incluye un bar de cejas y pestañas. Eso sí, si tienes hipotiroidismo debes consultar tu caso antes de realizarte el tratamiento, ya que es posible que el color no se fije bien y dure menos tiempo.

Paso a paso

Primero se realiza un estudio de la fisonomía facial y se elabora el diseño adecuado. A continuación, se realiza el tratamiento a mano alzada y con un instrumento parecido a una pluma o 'pen manual' –en lugar del dermógrafo que se utiliza en micropigmentación–, que va depositando el pigmento trazo a trazo y siguiendo la técnica del pelo a pelo. Este pigmento –específico para 'microblading', de tipo inorgánico, con base mineral e hipoalergénico–, queda a nivel de la epidermis o superficial, a diferencia de lo que ocurre en la 'micro', en la que se introduce entre las capas de la epidermis y la dermis. La duración del tratamiento para unas cejas completas es de unos 45 minutos y el proceso de cicatrización es más rápido, al tratarse de un tratamiento superficial.  

Los resultados: “El objetivo es conseguir unas cejas naturales y definidas, con más espesor”, señala la experta. Bien realizado, puede hacer visualmente los ojos más grandes y expresivos, así como equilibrar las facciones proporcionando simetría al rostro. Y algo más: es menos doloroso que una micropigmentación. Eso sí, dado que se trata de una técnica nueva, nuestro consejo es que te informes bien con anterioridad acerca de la capacitación y formación de la persona que te lo va a hacer. 

Duración: entre un año y un año y medio, según la edad, tipo de piel y el correcto seguimiento de los cuidados postratamiento. 

Sesiones: transcurrido más o menos un mes de la sesión, se recomienda realizar una segunda sesión de repaso o retoque, para perfeccionar el resultado. 

Precio: entre 180 y 350 €. 

¿Dónde? Claudia di Paolo Shop (Madrid, tel. 915 78 26 61). 

Más en MSN:

-La revolución de las cejas: manual de uso

-Cejas salvajes, ¿las 'celebs' aprueban o suspenden?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon