Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mujeres y ciencia: la esperanza española

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 08/03/2017 harpersbazaar.es

Ingeniera informática en Google“Por favor, pásame con un ingeniero”, le gritó un día un cliente al teléfono. Para ella, ingeniera, es necesaria una labor de divulgación que despierte el interés de las niñas por carreras técnicas. “Se nos educa para llevar a cabo labores con más impacto en la sociedad, como médicos o enfermeras, y no se explica cuánto se puede mejorar la vida de las personas a través de la tecnología. Se habla solo de lo exigentes que son las empresas estadounidenses de este área en sus horarios, y eso echa para atrás”, dice. Madre de tres hijos, pone el dedo en la llaga de la, a menudo, mencionada falta de seguridad femenina en las propias capacidades: “Esperamos que nuestros jefes, que suelen ser hombres, nos ofrezcan una promoción en lugar de pedirla. A veces no hace falta estar absolutamente preparada para afrontar un proyecto. Ellos no siempre lo están y eso no les frena”.

Ingeniera informática en Google“Por favor, pásame con un ingeniero”, le gritó un día un cliente al teléfono. Para ella, ingeniera, es necesaria una labor de divulgación que despierte el interés de las niñas por carreras técnicas. “Se nos educa para llevar a cabo labores con más impacto en la sociedad, como médicos o enfermeras, y no se explica cuánto se puede mejorar la vida de las personas a través de la tecnología. Se habla solo de lo exigentes que son las empresas estadounidenses de este área en sus horarios, y eso echa para atrás”, dice. Madre de tres hijos, pone el dedo en la llaga de la, a menudo, mencionada falta de seguridad femenina en las propias capacidades: “Esperamos que nuestros jefes, que suelen ser hombres, nos ofrezcan una promoción en lugar de pedirla. A veces no hace falta estar absolutamente preparada para afrontar un proyecto. Ellos no siempre lo están y eso no les frena”.
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

Elena Mayoral, directora del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, fotografada sobre la cubierta de la T4. Mono de MANGO, zapatos de VIOLETA BY MANGO. Fotografía de Sofía Moro. © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. Elena Mayoral, directora del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, fotografada sobre la cubierta de la T4. Mono de MANGO, zapatos de VIOLETA BY MANGO. Fotografía de Sofía Moro. Elena Mayoral, directora del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, fotografada sobre la cubierta de la T4. Mono de MANGO, zapatos de VIOLETA BY MANGO. Fotografía de Sofía Moro.

He dirigido 25 tesis doctorales y las tres mejores, sin duda alguna, han sido de mujeres”. Director General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid y durante años profesor de diferentes ingenierías en la Politécnica primero y la Carlos III después, José Manuel Torralba puede decirlo más alto, pero no más claro. “Resulta bastante común que los dos o tres alumnos más brillantes de una clase sean chicas”, añade. ¿Por qué, entonces, cuando se pregunta por su papel en el ámbito de las ciencias una escandalosa mayoría (el 63 % en España y el 67% en el resto de Europa) considera que no están suficientemente capacitadas para jugar un papel relevante en él? “Existen estereotipos que son el resultado de mucho tiempo de educación sexista. Aunque en los últimos años hayamos avanzado en este sentido, el proceso de cambio es lento. Faltan todavía referentes que inspiren y motiven a las niñas. Por eso es necesario dar visibilidad en los medios a tantas mujeres que tienen éxito y desarrollan trabajos excelentes en ámbitos científicos y técnicos”, explica Torralba.

María Blasco: “Ser mujer es una difcultad añadida. Dejará de serlo cuando haya tantas como hombres en los puestos de toma de decisiones”. Fotografía de Sofía Moro © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. María Blasco: “Ser mujer es una difcultad añadida. Dejará de serlo cuando haya tantas como hombres en los puestos de toma de decisiones”. Fotografía de Sofía Moro María Blasco: “Ser mujer es una difcultad añadida. Dejará de serlo cuando haya tantas como hombres en los puestos de toma de decisiones”. Fotografía de Sofía Moro

El dato mencionado anteriormente proviene de un estudio realizado por la Fundación L’Oréal entre 5.000 europeos, que ha desvelado un imaginario colectivo en el que las mujeres todavía se perciben como personas con falta de perseverancia, espíritu racional o aptitudes analíticas. En las aulas se refleja esta idea y, a pesar de que desde hace unos años el número de alumnas supera al de alumnos en las universidades españolas, en las carreras de Ingeniería no llegan a ser ni un tercio del total. “Los datos muestran un cierto avance en la brecha de género, pero sigue habiendo pocas mujeres que estudian en los campos tecnológicos y en algunas ciencias experimentales y pocos hombres que eligen carreras en las ciencias de la vida. La presencia femenina en los puestos de decisión tampoco ha avanzado a una velocidad proporcional al número de féminas capacitadas para acceder a estos puestos”, explica Carmen Vela Olmo, Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación. El propio Ministerio de Economía en su Libro Blanco sobre la situación de la mujer en la ciencia española reconoce que “un hombre con hijos tiene una probabilidad cuatro veces mayor de ser promocionado a catedrático que una colega con la misma situación familiar”.

Ser mujer es una dificultad añadida. Dejará de serlo cuando en los puestos de toma de decisiones y de mando haya tantas como hombres. Solo entonces se cambiarán las cosas para que más mujeres se decidan a dar ese paso adelante sin tener que renunciar a cosas tan importantes para nuestra sociedad como la maternidad”, sentencia María Blasco, una de las investigadoras más brillantes de Europa en el terreno del cáncer y directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Ella, junto con otras investigadoras como Margarita Salas, creadora de la patente más rentable de España, y Elizabeth Blackburn, Nobel de Medicina en 2009, han impulsado el manifesto Cambia las cifras, que persigue “luchar contra los prejuicios y acabar con los estereotipos”, así como incentivar el interés por la ciencia desde niñas, ayudar a que puedan avanzar en su carrera investigadora y favorecer su presencia en los medios de comunicación para dar a conocer su trabajo. La doctora Blasco concluye clara: “Las mujeres están igual de preparadas, son igual de trabajadoras y de excelentes que los hombres. La principal diferencia es que mientras ellos saben valorarse, o incluso sobrevalorarse, ellas tienden a tener menos autoconfianza y a no dar un paso adelante”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon