Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Objetivo: tener más sexo con tu pareja

AR AR 30/05/2016 Ana Villarrubia
Objetivo:-tener-más-sexo-con-tu-pareja © AR Revista Objetivo:-tener-más-sexo-con-tu-pareja

Lo primero que te pido es que entiendas que esto es relativamente frecuente en parejas con algún tiempo de relación a sus espaldas, parejas que sienten que se quieren mucho pero que no experimentan ya aquella indomable sensación de apetencia del uno por el otro. Por eso esa sensación de "quererse mucho" y a la vez "no desearse del todo" no debe alarmarte ni llevarte a tomar decisiones precipitadas.

Efectivamente el enamoramiento, como enajenación mental transitoria que es, apenas dura unos meses, si acaso algo más de un año, con suerte. A partir de ahí se construyen rutinas, costumbres, rituales, valores e ideales que conforman, entre otros muchos elementos, la estructura sobre la que se asienta la pareja.

El día a día al que necesariamente se enfrenta la pareja, con sus tensiones añadidas, sus inherentes conflictos y sus problemas sobrevenidos, no ayuda tampoco a mantener o avivar la atracción sexual. A veces, los niños, el cansancio y los horarios ajustadísimos parecen no dejar siquiera un espacio para la sexualidad.

Si echas en falta esta faceta de vuestra relación, lucha por ella, del mismo modo que dedicas tiempo y esfuerzo al mantenimiento de la casa o al trabajo. Tu insatisfacción es la prueba de que la sexualidad no es secundaria. Si bien parece que en ocasiones puede esperar, lo cierto es que su ausencia ha generado ya una importante carencia entre los dos. Basta con ponerle voluntad y dedicarle algún que otro recurso.

Empieza por romper la rutina en cuanto a la forma misma de relacionaros. No hace falta que pienses en grandes gestos de afecto: piensa en cómo le hablabas, en qué cosas os escribíais hace un tiempo, en qué cosas le decías cuando estabas en pleno subidón emocional. ¿Ya no piensas nada de aquello o simplemente no lo dices? Si le quieres, si le deseas, si quieres ser apasionada de nuevo, díselo.

Recupera el factor sorpresa que tanto te ilusionaba al principio. Piensa en alguna actividad que os gustase hacer hace tiempo y que hayáis dejado de lado y sorpréndele con ella. Rompe con las costumbres y hazlo además con algo emocionante. ¿Cuánto hace que no salís a bailar? ¿Cuánto hace que nos os apuntáis a un plan juntos? ¿Cuánto hace que no os dejáis llevar por un impulso?

Vuelve a cuidar tu atractivo. Que ya no tengas la necesidad de conquistarle no significa que debas olvidarte de ponerte ropa que te siente bien (incluso en casa), que te olvides de cuidar la alimentación o de dedicarle algo de tiempo a arreglarte el pelo, por poner solo algunos ejemplos. Todo esto requiere implicación y para que no sea solo unilateral puedes pedirle a tu pareja que se cuide un poquito también.

Si el sexo ha pasado a un olvidadísimo tercer o cuarto plano recupera su protagonismo y cédele un escenario para ello. Puede que en un principio parezca artificial pero es la única manera de incluir nuevas actividades en una rutina diaria ya establecida. Prepara un espacio, planifica un rato de intimidad y asegúrate de que será solo vuestro. Piensa en la luz, en la música y en los olores. Recupera las ganas a lo grande y déjate vivir la sexualidad en pareja a través de todos tus sentidos.

www.anavillarrubia.com

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AR

image beaconimage beaconimage beacon