Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Operación melena: sigue estos consejos para que tu pelo crezca más rápido

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 25/04/2017 Vicky Vera
© Externa

La temporada está llena de eventos importantes. Desde la boda de una prima hasta nuestras esperadas vacaciones (lo más importante de todo), lucir pelazo es un plus a la hora de salir en las fotos que quedarán para el recuerdo, así que no te lo tomes a broma. Sacar la inspiración sobre qué peinados te vas a hacer es fácil gracias a Pinterest o Instagram, pero lo complicado viene después, cuando te das cuenta de que te cortaste el pelo en otoño y que todas esas trenzas, esos top knots y esas ondas maravillosas requieren unos cuantos centímetros más de longitud. Lo habitual es que el pelo crezca entre un centímetro y un centímetro y medio al mes, pero no desesperes porque aún tienes tiempo de comenzar con estas pautas para fomentar el crecimiento de tu melena.

Intenta mantener el styling al mínimo

Te prometimos consejos para que tu melena crezca, pero no te dijimos que iba a ser fácil. Este primer paso puede resultarle tedioso a mucha gente, pero mantenerse lejos de los secadores y las planchas es fundamental para que tu pelo crezca más y con más fuerza. Las herramientas de calor dañan la cutícula de nuestro cabello de forma grave y una cabello que no está sano no puede crecer. Por eso, intenta minimizar el uso de estos instrumentos y apuesta por dejarte el pelo al natural. Aplica un sérum o un aceite nutritivo para controlar el encrespamiento y recógelo en una trenza o un moño para conseguir unas bonitas ondas. No siempre se necesitan unas tenacillas para conseguirlas.

Córtate las puntas

Sí, parece contradictorio que para verlo crecer antes tengas que cortarlo un poco, pero así es. Un pelo dañado no puede crecer como lo haría estando sano; por ello, cortar dos o tres centímetros es clave para reactivar la vitalidad del cabello. Y si no te lo crees, solo tienes que fijarte en cómo crece el flequillo. Las mujeres que llevan el flequillo corto tienen que estar pasándolo por la tijera cada dos o tres semanas para mantener su crecimiento a raya.

Evita lavarte el pelo a diario

Evita lavar tu pelo todo los días, ya que lo que estás consiguiendo es destruir la capa lipídica natural que protege el pelo y el cuero cabelludo y que es necesaria para una buena salud capilar. Lavarse el pelo dos o tres veces por semana es más que suficiente, ya que así tu pelo tendrá tiempo suficiente entre lavado y lavado de producir los aceites naturales que lo fortalecen.

Espacia las mechas y el tinte

Es un rollo, pero es un mínimo sacrificio por un bien mayor. Si llevas mechas, no vayas todos los meses a la peluquería para retocarlas; intenta que pasen dos o tres meses entre retoque y retoque. Y lo mismo pasa con el tinte. Intenta cambiar a un tono más parecido a tu color natural para que las raíces se noten menos, sé más tolerante con las canas y, sobre todo, evita procesos muy dañinos como la decoloración. Al igual que sucede con el calor, todos estos químicos dañan al cabello y le impiden crecer tal y como lo hace una melena sana, así que intenta evitarlos en la medida de lo posible.

Mira bien las etiquetas y huye de las siliconas

Renuncia a todos los productos para el cabello basados en siliconas, ya que aunque a corto plazo te aportan un cabello más brillante, son dañinas a largo plazo. Impiden la correcta humectación del pelo y obstruyen los folículos dificultando así el crecimiento normal del cabello.

Cepilla tu cabello todos los días

Hazlo mejor por las noches, antes de irte a dormir, para estimular la circulación de tu cuero cabelludo, encargada de alimentar los folículos capilares. Debes hacerlo suavemente y con cuidado para no arrancar ni romper el pelo con tirones innecesarios.

Cambia tu dieta

Apuesta por una dieta rica en frutas y verduras, ya que contienen vitaminas y sales minerales. Las de hoja verde son especialmente espléndidas en hierro y vitamina A, mientras que otras hortalizas como el tomate, las judías verdes o el brócoli presentan una gran cantidad de vitamina B; todo ello esencial para un pelo suave y brillante. El hierro, presente en carnes rojas, legumbres y verduras, y el cobre, que puede encontrarse en mariscos, espinacas o nueces, son necesarios para una buena pigmentación del cabello, ya que ayudan a la síntesis de melanina. El aceite de oliva, el chocolate o las almendras tampoco deberían faltar en tu dieta, ya que contienen magnesio y son antioxidantes. El pescado también contiene muchas proteínas necesarias para mantener el pelo joven. El huevo es igualmente clave (por eso hay tantas mascarillas caseras que se hacen a base de huevo) ya que es rico en vitamina B12, un nutriente necesario para nutrir el cabello y proporcionarle brillo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon