Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Orejas, labios, pelo... Sitios donde no te echas protector solar (y haces mal)

Vanitatis Vanitatis 18/07/2016 Vicky Vera

En estos meses, el índice UV se dispara y protegerse bien es más importante que nunca. Seguro que a estas alturas del verano ya tienes interiorizadas las claves básicas para protegerse bien del sol: elegir el factor adecuado dependiendo de tu fototipo, repetir la aplicación cada dos horas, repetirla después de salir del agua... Pero aún se nos quedan algunos detalles en al aire, sobre todo en lo que se refiere a las partes del cuerpo en las que nos echamos protector

Hay muchas partes de nuestro cuerpo que nos pasan desapercibidas, precisamente por lo pequeñas que son, pero eso no les impide quemarse cuando las dejamos desprotegidas frente a los rayos UV. Así que toma nota para la próxima vez que decidas tostarte al sol.

Las orejas. Es fácil pasarlas por alto con frecuencia, pero asegúrate de cubrirlas bien para mantener la piel protegida. Esta piel es bastante delicada, así que incluso puedes ayudarte de bastoncillos o algodoncitos para aplicar el protector solar sin un acabado pegajoso, pero asegurándote de que cada centímetro queda protegido.

Los labios. Agrietados o quemados, unos labios así son la última cosa que quieres tener este verano. Utiliza un 'stick' protector e hidratante de labios con altos niveles de SPF para mantener tus morritos protegidos.

La parte superior de los muslos. Nuestros muslos superiores también son una zona que solemos pasar por alto cuando nos aplicamos el protector en las piernas y las quemaduras en esta zona suelen ser bastante dolorosas. Evitar cualquier quemadura desafortunada este verano masajeando el protector desde las rodillas hasta los glúteos.

Debajo de las tiras del bikini. Lo normal es que en la playa te muevas, así que es bastante probable que tu traje de baño también lo haga. Esto significa que los puntos debajo de las tiras van a estar expuestos al sol durante algún momento del día. El SPF es crucial para evitar que las marcas de bronceado no se conviertan en quemaduras.

Pelo y cuero cabelludo. Mientras que el pelo se encarga de mantener el cuero cabelludo protegido del sol, hay puntos que a menudo están expuestos. La línea del cabello es una de las áreas más susceptibles ante las quemaduras solares. Mantén tu cuero cabelludo protegido con un protector solar ligero que puedas aplicar sobre este área antes de exponerte al sol.

© Externa

Los pies. Solo si te has quemado los pies sabes lo que duele esta situación. Aplica protector solar hasta cuando solo vayas a pasear un rato con las sandalias puestas.

Las manos. Son uno de los indicadores de edad más comunes y eso es precisamente por el efecto dañino que tiene el sol sobre ellas. Así que no te olvides también de aplicarles protector solar todos los días para mantenerlas jóvenes y libres de manchas.   

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon