Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Parabenos en cosmética: ¿son realmente malos para piel?

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 25/01/2016 harpersbazaar.es

En la imagen, Helena Rubinstein en su laboratorio

En la imagen, Helena Rubinstein en su laboratorio
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

Todo el mundo habla de ellos. Al menos, todo el mundo interesado en comprar cosméticos. Se supone que los queremos evitar pero ¿sabemos por qué? Para empezar: ¿sabemos qué son los parabenos? Es fácil: "Los parabenos o parabenes son unos químicos que se utilizan como conservantes en la cosmética para evitar que el producto se degenere con microorganismos, hongos o bacterias. En otras palabras, son insecticidas y el 80% de la cosmética de uso frecuente los lleva en su composición", afirma Claudia di Paolo, experta en cosmética. Como te imaginas, algo que está en prácticamente todo lo que usamos en nuestro cabello y piel a diario no puede ser tóxico, desde el momento en que está la venta, ergo ha pasado controles de calidad y de sanidad. Ahora bien, que no sea tóxico no quiere decir que no sea potencialmente alergénico. Y eso quiere decir que puede provocar alergias o, sin llegar a ellas, reacciones en el cutis o en el cuero cabelludo. La experta Di Paolo te explica en diez puntos qué son los distintos tipos de parabenos y cuáles es mejor evitar:

1. Los parabenes son los conservantes cosméticos y farmacéuticos más usados en todo el mundo debido a su bajísimo precio, por su actividad bactericida y fungicida con el producto.

2. Los encontramos en casi todos los productos cosméticos y de higiene personal: geles, cremas, champús, maquillaje...

3. La alerta anti-parabeno llegó en el año 2004 cuando oncólogos de la Universidad de Reading (en Edimburgo), llevaron a cabo estudios con tejidos cancerígenos y comprobaron que en el 90% de las muestras que venían de biopsias de mujeres con cáncer de mama, había rastros de parabenos.

(Antes de alarmarte, atenta: El parabeno que se encontró en estas muestras no es uno de los usados en cosmética)

4. Hay dos tipos de parabenos: los orgánicos, algunos alimentos como los arándanos los contienen y como se metabolizan de forma natural no representan ningún problema y sintéticos, que se han fabricado de forma química.

5. Los sintéticos son un grupo de 6 diferentes conservantes y aparecen bajo nombres que acaban en –paraben, -parabeno, o -parabens y su contenido es metanol, etano o propanol. Por ejemplo, Benzylparaben, Butylparaben, Ethylparaben (E214), Isobutylparaben, Isopropylparaben, Methylparaben (E218), Propylparaben (E216).

6. Otros de los conservantes sintéticos más utilizados son el ácido benzoico que aparece como benzoic acid o el alcohol bencílico recogido como benzyl alcohol. En cosméticos se suelen identificar también con estos nombres: Benzoato de sodio, el Sodium (y Ammonium) Laureate Sulphate.

7. Los parabenos están aprobados por las autoridades sanitarias, considerados sustancias de baja toxicidad y seguras para la salud puesto que nuestro organismo los absorbe y metaboliza para ser eliminados sin rastros tóxicos.

8. Esto no quita que en los últimos años haya habido un incremento de los casos de alergias dérmicas, rosáceas, entre otros, por el uso de parabenos en alimentos y cosméticos. Incluso hay casos demostrados en los que los parabenos son responsables de reacciones alérgicas. Si sufres alguno de estos síntomas: Dermatitis de contacto, enrojecimiento, inflamación, picor y dolor en la piel, tirantez, sequedad (sobre todo después de la ducha), tal vez, estas teniendo una reacción a los parabenos.

9. La alternativa a los productos con parabenos es buscar productos con las etiquetas "paraben free" o "libre de parabenos".

10. Si te decides por productos sin parabenos, intenta guardarlos evitando la luz directa, las temperaturas muy altas o muy bajas y cerrarlos bien después de usarlos.

Y, en general, si tu piel es reactiva o sensible, te interesa evitar los productos con colorantes sintéticos, conservantes y fragancias que pueden provocar sensibilidad en la piel. "Un ejemplo de este tipo de ingredientes son: clorocreosol, formaldehído, níquel, parabenos, mezcla de perfumes…. También se debe prescindir de productos muy siliconados y con emulsionantes", aclara la experta en cosmecéutica Inmaculada Canterla.

Si quieres tener un neceser paraben-free, toma nota de nuestras propuestas en la galería superior

Más es MSN:

-Cremas antiarrugas: Top 20

-¿Qué sabes sobre el ácido hialurónico?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon