Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Primavera-verano, el mejor momento para disfrutar de la pareja

AR AR 26/05/2016 Ana Villarrubia
Tenemos que hablar © AR Revista Tenemos que hablar

¡Ya nos sonríe el buen tiempo! Más horas de luz, más planes de ocio después del trabajo, más celebraciones (bodas, bautizos y comuniones incluidas), la piel destapada al calor del sol y, sobre todo, a la vista vislumbramos y planeamos ya nuestros días de vacaciones. ¿Qué más se puede pedir? Ya pasado el ecuador de la primavera le decimos adiós a su temida astenia y disfrutamos del final del curso. Es el momento idóneo para centrar la atención sobre lo que habitualmente dejamos de lado y para dedicarle tiempo a todo aquello de lo que el largo invierno nos ha mantenido alejados. Todo apunta a que la pareja debería ser la principal beneficiada… Sin embargo, ¡resulta que no es así!

Muchos de los tópicos con respecto a la pareja que habitualmente asociamos a la primavera y al verano no son ciertos: ni disfrutamos más de la pareja ni nos entregamos con más pasión a disfrutar de nuestra vida sexual. Sería la época idónea para hacerlo, pero la realidad es que no lo hacemos.

Gracias a que los días son mas largos nos sentimos más alegres y contentos, también más enérgicos. No se trata solo de una percepción subjetiva: numerosas y muy serias investigaciones han relacionado ya de manera rotunda una mayor exposición a la luz solar con la segregación de mayores cantidades de serotonina, uno de los principales neurotransmisores implicados en la experimentación del bienestar, la felicidad y otras sensaciones igualmente placenteras. Por desgracia, parece que no destinamos a nuestra pareja ni una gota de este enérgico chute de hormonas de la felicidad.

Sin ir más lejos, un estudio llevado a cabo por la empresa de preservativos Durex entre la primavera y el verano de 2015 revelaba que solo el 5% de los españoles tenía intención de dedicarle una parte de su mayor tiempo libre a su pareja. Después, sin embargo, nos quejamos de que la monotonía del día a día nos distancia de nuestra pareja y perjudica una de nuestras más preciadas áreas de vida. ¿Qué hacemos entonces?

Aprovechar cualquier cambio (a mejor) en nuestras circunstancias vitales para mejorar la calidad de nuestra relación de pareja está en nuestras manos. El buen tiempo, por sí solo y sin ningún esfuerzo por nuestra parte, no aporta nada. ¿No crees que merece la pena dedicarle algo de esa energía estival a explorar nuevas formas de disfrute en la pareja?

Empezar a instaurar cualquier tipo de cambio e introducirlo en la rutina diaria es costoso: nos da pereza y nos hace salir de nuestra habitual zona de confort. Por eso es importante que anticipes y te recrees en tus motivaciones. Lo que es beneficioso en el largo plazo generalmente resulta muy costoso en el corto.

Empieza por proponer un plan, por salir a pasear o por hacerle un hueco en tu agenda a tu vida sexual. La intimidad se construye día a día y se te han acabado las excusas para seguir posponiéndola.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AR

image beaconimage beaconimage beacon