Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Recién nacido: no le quiero como pensaba...

Crecer Feliz Crecer Feliz 19/04/2016 Coks Feenstra, psicóloga

primer-mes © Proporcionado por Crecer Feliz primer-mes No es extraño que una mujer agotada por el parto y la emoción experimente la desconcertante sensación de que no quiere a su hijo, o no tanto como esperaba. Según el psicólogo norteamericano Richard Woolfson, la idea de que el amor materno surge al instante y es cuestión de todo o nada no es más que un mito. El vínculo a veces requiere un tiempo. El 80% de las madres se enamoran al instante de su bebé, pero el 20%, no.

Causas del desapegoPuede haber varias causas para la demora del amor materno:

Un parto largo y complicado. Un bebé prematuro o con problemas que ha de estar ingresado. El bebé no se corresponde con la imagen que la madre tenía de él durante el embarazo. Un bebé difícil, que llora sin parar; cuesta más forjar un vínculo. La madre se siente abrumada por la responsabilidad y preocupaciones, como la lactancia, etc. Problemas emocionales propios que bloquean el amor al pequeño, como una mala relación con los padres, abusos en la infancia... Un embarazo no deseado y/o sin apoyo de la pareja y la familia. Una depresión pre o posparto. Para crear el vínculoEl vínculo afectivo es esencial para que puedas cuidar y proteger a tu hijo y para que él se vincule a ti. Sabemos que en casi todos los casos, el amor, con menor o mayor retraso, hace acto de presencia. ¡No existe un único momento! Unas pautas que lo facilitan:

Comparte tus sentimientos con alguien de confianza. No estás sola y no eres una mala madre. Acuesta a tu bebé sobre tu pecho y dedícate a sentirlo, escuchar su respiración, sus ruiditos... Dale el pecho. La lactancia materna propicia el vínculo. En caso de sentirte infeliz e incapaz de forjar el vínculo, pasados unos meses acude a un terapeuta. Sus encantos para conquistarteEl bebé necesita el contacto con su madre y para conseguirlo dispone de recursos que le hacen irresistible:

Sus grandes pupilas. Si alguien te mira y ves que sus pupilas se dilatan, interpretas que le atraes y te quiere. Su cabeza grande y su cuerpecito achuchable, otro factor de atracción. Su llanto. Te incita a consolarle, despierta tu instinto de protección. Su olor. Tan específico que lo distinguirás del de otros bebés. Él te reconoce por tu olor entre otras madres. ¡Qué interesante!El parto es el momento ideal para forjar este vínculo, porque la descarga de oxitocina induce al sentimiento de amor. Pero si las circunstancias lo impiden (madre convaleciente, bebé en la incubadora...), el vínculo puede surgir después. Ocurrirá de repente, no poco a poco. La lactancia, que también libera oxitocina, lo favorecerá.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Crecer Feliz

image beaconimage beaconimage beacon