Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ruta 62: descubre la ruta de los vinos africanos

Logotipo de GQ GQ 11/08/2017 GQ

Adéntrate en las principales regiones vinícolas sudafricanas por una carretera que encapsula lo mejor del país. 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Si alguna vez has soñado con atravesar Sudáfrica en coche, no hay mejor opción que tomar la Ruta 62: 850 kilómetros desde Ciudad del Cabo hasta Port Elizabeth, cruzando la parte sur del país. Es una carretera turística que no llega a bordear la costa –aunque ésta está siempre a un tiro de piedra– y que ofrece una variedad sin igual. Se la conoce también como la ruta del vino, porque pasa por hasta cuatro áreas vinícolas fundamentales (Wellington, Tulbagh, Worcester, Robertson y Klein Karoo), pero no se queda sólo ahí. Ofrece muchísimas oportunidades para ir de safari, explorar la cultura tribal africana, hacer senderismo, escalada o piragüismo, pescar e incluso de cumplir ese deseo secreto que todos hemos tenido de montarnos al menos una vez en una avestruz.

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Desde Ciudad del Cabo, a sólo 45 minutos está Wellington, el corazón de los Cape Winelands. Los inmigrantes franceses vieron una oportunidad en esta zona para producir vino y brandy de calidad y no la desaprovecharon. Cuenta con las suficientes granjas vinícolas para saciar tu ansia enológica durante meses, pero no te atiborres porque aún te queda mucho camino. Y además tienes que conducir por el Bainskloof Pass, un icónico paso de montaña que bordea del río Witte.

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Puedes seguir luego bebiendo vino en Worcester (ahí se producen casi el 30% de los caldos del país), aunque quizá prefieras sobrevolar las montañas Hex River y el mar en un ultraligero (es una de las zonas del mundo con las mejores condiciones climáticas y de viento para hacerlo). Robertson, el valle de vino y rosas, con sus edificios victorianos, está también muy cerca. Y para relajarse, nada como hacer una parada en los arroyos de agua termal de Montagu, un lugar que tiene fama de producir manzanas, peras, albaricoques y melocotones de otro nivel.

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Una vez repuesto, puedes cambiar de tercio haciendo un safari a medio camino en la reserva Sanbona (es necesario reservar con bastante antelación). O llegar directamente a Barrydale o Ladismith, donde las montañas Swartberg se elevan a 2.000 metros sobre el nivel del mar y ofrecen múltiples oportunidades para practicar senderismo.

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Si tienes los pies cansados, puedes hacer un alto en la pintoresca población de Calitzdorp, considerada la capital sudafricana del vino de Oporto. Descansa, porque luego te espera Oudtshoorn, el sitio con más granjas de avestruces del mundo. Y sí, tienes la posibilidad de montarte en una de ellas e incluso de participar en carreras si no le tienes mucho apego a tus huesos.

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

No puedes acabar el viaje sin tomar un desvío y llegar a una de las localidades costeras, como Oyster Bay o St. Francis Bay, donde, además de ponerte morado de ostras, puedes alquilar un barco para ver focas, delfines y ballenas. De ahí Port Elizabeth está a sólo una hora.

Música para el viaje

Sixto Rodríguez nació en Michigan, Estados Unidos, pero cualquiera que haya visto el oscarizado y excelente documental 'Searching for Sugar Man' sabrá que su música estará siempre asociada con Sudáfrica. Sus tranquilas y evocadoras canciones son perfectas para esta ruta.

El coche

1 © Proporcionado por Revista GQ 1

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon